Las FuelBand meten en un lío a Nike y Apple
  • Nike y Apple han decidido finalmente compensar a los usuarios norteamericanos de la FuelBand por disfuncionalidades en las mismas reconocidas de manera implícita por ambas compañías y que llevaban a que las pulseras ni contaran los pasos con fiabilidad ni acertaran en las calorías quemadas durante el ejercicio



Uno de los productos estrellas de la firma norteamericana Nike, comercializados bajo la alianza y el apoyo inestimable de Apple, las conocidas FuelBand, han estado a punto de costar a ambas compañías un serio contratiempo tanto a nivel de imagen como a nivel económico, aunque finalmente la sangre no llegará al río tras la decisión adoptada por ambas entidades.

Las FuelBand meten en un lío a Nike y Apple



Nike y Apple han decidido poner fin, de manera tajante, a una situación que amenazaba con enquistarse y con la que se corría el riesgo de obtener una grave crisis de reputación para ambas instituciones a poco que la misma se hubiera dilatado en el tiempo y hubiera llegado a instancias judiciales.

Así, tanto una como otra han decidido parar de inmediato la demanda que contra ambas compañías se estaba fraguando por parte de una asociación de consumidores contra las conocidas FuelBand por incurrir, según la misma, en publicidad engañosa, algo que podría haber generado un importante coste económico para las firmas implicadas pero, sobretodo, en un no menos importante coste de imagen.

Ni cuentan pasos ni aciertan con las calorías



Dicha demanda argumentaba en su contenido que las conocidas pulseras de Nike no eran capaces de contar, con exactitud, los pasos que el usuario daba en sus ejercicios ni, tampoco, monitorizar con claridad y acierto, las calorías quemadas por el mismo durante dichos ejercicios. Ello motivaba que la publicidad que Nike y Apple hacían de las mismas podría ser considerada a todos los efectos como engañosa, algo que podría haber provocado un verdadero problema en instancias judiciales.

Ante esta situación, Nike y Apple han aceptado ofrecer como compensación a todos los usuarios norteamericanos que hayan adquirido alguna de sus pulseras en los últimos tres años la cantidad de 15 dólares en efectivo o bien 25 dólares en tarjetas regalos, una medida con la que ambas compañías pretenden dar por cerrado una situación que se antojaba complicada en los Estados Unidos, a la espera de lo que ocurra, a raíz de esta decisión, con las asociaciones del usuarios del resto del mundo, que bien podrían emprender acciones iguales o parecidas al respecto.

Sea como fuere, la posibilidad de esas indemnizaciones viene a confirmar en cierto modo los argumentos de dichas asociaciones acerca de las prestaciones poco fiables de las citadas FuelBand.

Participa y comenta esta noticia

 
Top