Agustí Benedito en la presentación del preacuerdo con Flight Without Wings
  • Semana clave para el futuro de Qatar en el FC Barcelona, un futuro que parecía asegurado tras el preacuerdo alcanzado con Bartoméu antes de las elecciones pero que cada vez aparece más negro para los intereses de la entidad árabe

  • Bartoméu se reunirá con dos precandidatos a la presidencia del FC Barcelona que llevaban en sus programas sendos acuerdos con dos importantes multinacionales dispuestas a dejar 120 millones de euros en el Barça de manera anual por la camiseta principal y la camiseta de entrenamiento de la entidad azulgrana




Dicen que rectificar es de sabios y todo parece orientado hacia ello en el FC Barcelona bajo la presidencia de su reelegido máximo mandatario, Josep María Bartoméu, que está dispuesto a decir aquello de "donde dije digo, digo Diego" para dejar sin valor su preacuerdo electoral con Qatar Airways para que la aerolínea siguiera manteniendo su status dentro de la camiseta del club azulgrana ante la negativa imagen que la misma tiene dentro de la afición del Barça.

60 millones de euros anuales



Junio de 2015. Inicios de la carrera por la presidencia del FC Barcelona a la que el todavía presidente azulgrana, Josep María Bartoméu, da el pistoletazo de salida anunciando la dimisión de la por entonces directiva y la convocatoria de elecciones y, de paso, poniendo encima de la mesa una serie de preacuerdos con claros tintes electoralistas, que a la postre pueden haberse convertido en una de las grandes preocupaciones del reelegido mandatario.

Entre ellos, destacaba por encima de todo el preacuerdo alcanzado con Qatar Sports Investment, la agencia qatarí encargada de llevar la inversión del emirato en el mundo del fútbol, para que Qatar Airways continuara su presencia en la camiseta azulgrana más allá de 2016 a cambio de 60 millones de euros anuales, un preacuerdo que fue vendido como un verdadero logro de la junta directiva saliente y que ajustaba el precio de la elástica azulgrana a lo que deseaban sus mandatarios.

Sin embargo, justo tras conocerse su victoria electoral, se publicaban en la prensa una serie de encuestas realizadas entre los aficionados del club blaugrana relativas a diferentes aspectos donde se ponía de manifiesto el enorme rechazo entre la masa social del club a que Qatar continuara al frente de la camiseta del primer equipo.

La salida de Qatar dejaría 120 millones en el Barça



Dichas encuesta transmitían a Bartoméu que sus esfuerzos por convencer a la afición para que Qatar continuara, como el de conseguir que Qatar renunciara  a la camiseta de entrenamiento del club para que éste pudiera negociar con otra firma y con ello ingresar aún más dinero, no consiguieron convencer a nadie hasta el punto de llegar a una situación, la actual, donde la salida de Qatar del patrocinio del Barça estaría más cerca que nunca.

Así, con este escenario, el presidente Bartoméu tiene previsto mantener dos importantes reuniones con los que fueron dos precandidatos a hacerse con la presidencia del club azulgrana: Jordi Farré y Agustí Benedito. Y ambos con una misma materia a negociar: los presuntos acuerdos que ambos tenían con importantes empresas comerciales para sustituir a Qatar.

Jordi Farré acudió a la precandidatura del FC Barcelona con un acuerdo con la firma de juegos online "Botemanía", acuerdo fraguado con una importante empresa británica con sede en Londres y que dispone de varias marcas parecidas en otros países, y que reportaría al club hasta 40 millones de euros anuales por la camiseta de entrenamiento del FC Barcelona así como la de las secciones y la publicidad del Camp Nou, algo que podría entrar en conflicto con uno de los últimos acuerdos alcanzados para esas secciones, el de la compañía turca Lassa Tyres.

Agustí Benedito por parte presentó un proyecto donde el patrocinio de la camiseta del FC Barcelona iría a la compañía World Trade Brands para anunciar la bebida energética Flight Without Wings, y que reportaría al club durante los próximos tres años una cifra cercana a los 80 millones de euros al año que permitiría a esta empresa con sede en Londres pero con capital hindú iniciar su proceso de expansión a Europa. Benedito disponía además de ofertas de otras dos importantes compañías por una cifra similar.

Ahora, con la presidencia bajo el brazo, Bartoméu quiere iniciar conversaciones con ambos para ver la posibilidad de acogerse a dichos preacuerdos, lo que garantizaría al club unos ingresos del orden de los 120 millones de euros anuales por su camiseta. Eso sí, siempre contando con la salida de Qatar del club y la ruptura del preacuerdo alcanzado por el propio Bartoméu con dicha entidad antes de las elecciones.



Participa y comenta esta noticia

 
Top