La marcha de Casillas al Oporto, la peor opción para adidas
  • La marcha de Iker Casillas al fútbol portugués puede provocar un verdadero descalabro a nivel comercial en las firmas y marcas que tienen al guardameta blanco en su catálogo de embajadores

  • Una de las firmas que probablemente más afectadas se vean por dicha marcha es la multinacional alemana adidas, que quizás hubiera preferido un destino mucho más atractivo para sus intereses comerciales como podría ser la MLS




En nuestra edición del día de ayer publicábamos un más que interesante artículo acerca de las consecuencias del fichaje de Iker Casillas desde el punto de vista del marketing deportivo para una de las grandes firmas vinculadas al Oporto: su actual sponsor técnico, New Balance. En el mismo hacíamos mención a cómo la situación para la firma norteamericana sería una de las más ventajosas posibles, puesto que sería uno de los primeros grades futbolistas de los llamados de primera línea que luciría el logotipo en su camiseta de New Balance, aunque no directamente como embajador pero sí como integrante de un club vestido por la firma estadounidense, un hecho éste que le iba a garantizar, tan sólo por la enorme relevancia del propio Iker Casillas, una exposición más que interesante para la marca. Hoy llevamos a cabo el mismo análisis pero desde otro punto de vista no menos importante: qué influencia tendrá el traspaso de Iker Casillas al Oporto desde el punto de vista de la firma de la que es embajador, esto es, de adidas.

Casillas y su llegada a adidas



Primeros compases del año 2012. Iker Casillas se encuentra quizás en uno de los momentos más álgidos e importante de su carrera. Titular indiscutible en el Real Madrid y en la Selección Española que se acababa de proclamar apenas dos años antes campeona del mundo, el futbolista blanco, sin ser un verdadero icono mediático, sí que representa un importante atractivo comercial para las marcas.

Fruto de ese interés, de ese valor añadido que el tener a Casillas en su catálogo de embajadores le da a las diferentes firmas, una de las más importantes del mundo, adidas, reclama para sí la llegada a su roster de representantes la figura de un Iker Casillas que hasta el momento estaba ligado a una de las filiales de la marca alemana: la firma norteamericana Reebok.

El nuevo acuerdo alcanzado con adidas vinculará a las partes durante los siguientes cinco años a razón de algo más de 1 millón de euros anuales, lo que convierte a Casillas en uno de los guardametas mejor cotizados por las firmas a nivel mundial. Con ello, adidas se aseguraba tener bajo su paraguas al portero que todo el mundo admiraba en aquellos momentos, sobretodo ante los más que sospechosos movimientos de firmas como Nike en el entorno del jugador.

La crisis "Mourinho"



Sin embargo, el panorama cambió sustancialmente. La incipiente crisis que se aventuraba entre el que fuera entrenador del Real Madrid, José Mourinho, y una de las grandes figuras del club blanco, Iker Casillas, dejó a adidas casi sin capacidad de respuesta, toda vez que Mourinho era otro de los grandes representantes de la marca a nivel mundial. Con medio Bernabéu en contra del ídolo madridista (cosa que aún hoy persiste y que se ha convertido en uno de los motivos de la marcha de Casillas al Oporto), adidas no dudó en tratar de salvar la imagen de marca de su representado con campañas de apoyo al mismo en los momentos más preocupantes del conflicto. Pero nada funcionó.

adidas se temía lo peor. Una salida del club de su máximo representante dentro del apartado de guardametas a nivel mundial iba a provocar una verdadera caída de valor en la capacidad comercial del mismo, un potencial que, por otra parte y todo sea dicho, no contaba con la misma aceptación dentro que fuera de España. Por tal motivo, adidas comenzó a barajar y estudiar las diferentes ofertas que tenía sobre la mesa el guardameta blanco. Y de entre todas ellas, frente a los grandes clubes europeos que garantizaban el tener a Casillas en la primera línea de la actualidad mediática, adidas se decantaba por otra opción mucho más interesante para la compañía: su marcha a los Estados Unidos, un mercado que se había convertido en crucial para los intereses de la marca sobretodo tras perder terreno en el mismo frente a Under Armour y en el que la firma estaba poniendo un importante interés con la llegada al mismo de grandes estrellas de su portfolio que, aunque en el ocaso de su carrera, se convertían en importantes baluartes en el soccer USA, como David Villa o Steven Gerrard.

El fichaje por el Oporto, la peor solución para adidas



Pero cuando a finales de la última temporada la tensión de la cuerda entre el club blanco e Iker Casillas comenzó a agudizarse, en adidas fueron conscientes que la salida este mismo verano del portero madridista del club en el que había militado toda su vida sería una realidad. Tan sólo quedaba por conocer el club al que iría y que en adidas esperaban fuera el menos malo para los intereses de la compañía.

Llegó a barajarse incluso la posibilidad de que recalara en el Manchester United en un intercambio de guardametas, algo que no habría rechazado del todo adidas toda vez que a partir de la próxima campaña lucirá su logo en la camiseta de los Diablos Rojos. Pero la realidad era otra muy diferente. Los nombres que se apuntaban, con todos los respetos para los mismos, no eran el de los grandes clubes europeos sino más bien los situados en un escalafón posterior por lo que adidas seguía considerando como mejor opción para el portero madridista su salida a la MLS. Pero cuando todo parecía sumirse en un callejón sin salida y que Iker Casillas continuaría un año más en el Real Madrid, la solución menos mala para adidas, la noticia saltó hace tan sólo unos días y confirmaba, a falta de cerrar y anunciar el acuerdo, la marcha de Casillas al Oporto portugués, quizás una de las peores decisiones para adidas, la firma que paga a Casillas.

Casillas se va a un fútbol muy diferente al español, tanto a nivel deportivo como a nivel mediático. La repercusión que los clubes portugueses tienen fuera del propio país luso se limita a sus campañas en las competiciones europeas, unas campañas no siempre exitosas y a las que deberá aferrarse con todas sus fuerzas adidas para tratar de obtener el máximo rendimiento de Casillas durante su estancia en la entidad portuguesa. Esa y las posibles convocatorias con España serán las únicas alternativas que a nivel comercial podrá plantearse explotar adidas durante la estancia de Casillas en el Oporto en lo que le resta de contrato con la multinacional alemana.


¿Perderá patrocinadores?



Casillas es uno de esos deportistas con un importante potencial a nivel de marketing deportivo para las firmas pues aúna en su imagen infinidad de aspectos muy positivos y muy valorados por las compañías comerciales. Más sin embargo, este potencial del madridista, quizás por su posición de guardameta como dice el índice Repucom o quizás por su poca capacidad para explotar esta imagen mucho más activamente desde un punto de vista comercial, nunca ha sido realmente aprovechado por el cancerbero blanco. Casillas tiene a un puñado de patrocinadores en su portfolio tales como H&S, Samsung, Lay´s, Hyundai, BBVA o adidas, que, paradójicamente, centran la actividad comercial del crack madridista en el ámbito nacional español, con escasa repercusión a nivel internacional. En definitiva, Casillas es todo un referente para dichas compañías.... pero en España.

Esta complicada situación de Casillas con sus patrocinadores puede tornarse en casi imposible con la marcha del jugador madridista del conjunto blanco. Como decimos, el potencial de la imagen de Casillas se agranda a nivel nacional de manera inversamente proporcional a su depreciación a nivel internacional. Casillas es un jugador veterano (acaba de cumplir 33 años), con una imagen comercial más que consolidada a nivel nacional pero que a nivel internacional, a pesar de haber sido considerado mejor portero del mundo en más de una ocasión, no proyecta el atractivo que tiene en España, acusado muy probablemente por la demarcación en la que juega. Y aunque los más optimistas creen que estas firmas pueden aprovechar el desembarco de Casillas en el fútbol luso para abrir mercado, a través del guardameta, en el país portugués, no son pocos los que creen que su salida del Real Madrid repercutirá negativamente en su capacidad comercial.

En definitiva, esa salida muy probablemente se traduzca en una importante pérdida del potencial de su imagen a nivel comercial. Ello redundaría de manera negativa en el propio Casillas dentro de este apartado hasta tal punto que hay muchos que consideran que más de una compañía se replanteará su futuro al lado de Casillas con su marcha al Oporto, lo que redundará muy negativamente en la arcas del propio jugador.

Participa y comenta esta noticia

 
Top