La llegada de Arda Turán al Barça, ¿imposición de los sponsors?
  • La llegada de Arda Turan al FC Barcelona ha pasado de ser uno de los grandes tantos a anotarse por la candidatura de Josep María Bartoméu en colaboración estrecha con la Junta Gestora del club y que ha provocado la indignación del resto de candidatos, a una preocupante arma arrojadiza con viaje de vuelta que puede afectar y seriamente a los intereses electorales del ex presidente

  • El jugador, considerado el David Beckham turco a nivel comercial, habría sido una imposición de dos de los más importantes patrocinadores de la entidad azulgrana, Beko y Lassa Tyres, precisamente marcas de origen turco que obtendrían una enorme rentabilidad a nivel comercial a la llegada de Turán al Barça




Hace tan sólo unos días la Junta Gestora que lleva las riendas del FC Barcelona en tanto en cuanto tienen lugar las elecciones a la presidencia del club azulgrana hacía un anuncio no por esperado, sorprendente por lo que varios de los candidatos consideraban un exceso en las funciones encomendadas a la misma: el hasta ahora jugador del Atlético de Madrid, Arda Turan, pasaba a convertirse en nuevo integrante de la plantilla blaugrana, un fichaje que, no obstante, debería ser ratificado por la nueva Junta Directiva entrante y que, en todo caso, todos los candidatos vieron como un tanto que se anotaba a su favor la candidatura del presidente saliente, Josep María Bartoméu. Ahora, con el paso de los días, ese tanto a su favor parece estar volviéndose en contra del propio Bartoméu y su candidatura por los rumores que hablan de la enorme influencia que en dicho fichaje ha jugado la figura del marketing deportivo y, más concretamente, la de los patrocinadores oficiales del club.

Arda Turán, el David Beckham turco



El fichaje de Arda Turan por el FC Barcelona ha sido uno de los movimientos de este periodo de fichajes por varias circunstancias: la primera, porque el jugador no podría jugar con el club azulgrana hasta Enero de 2016 como consecuencia de la sanción impuesta por FIFA al club catalán de no poder fichar jugadores hasta ese periodo, y por lo tanto, incorporar a un jugador antes de esa fecha sería visto como un importante incumplimiento de dicha obligación. La segunda, porque el nombre atlético que se barajaba para convertirse en el fichaje de la campaña electoral del FC Barcelona no era ni mucho menos el del jugador turco sino el de Koke, uno de los jugadores del conjunto colchonero llamados a tomar las riendas del fútbol español en los próximos años.

Sin embargo, si la noticia ha causado una verdadera sensación en algún sitio ese no ha sido otro que el país natal del nuevo jugador del FC Barcelona: Turquía, donde la figura de la estrella atlética, idolatrada hasta el extremo hasta entonces, se ha convertido en verdadero foco de veneración por parte de medios de comunicación y aficionados tras confirmarse su fichaje por el club azulgrana. Pero también desde el punto de vista comercial. El jugador es considerado en Turquía poco menos que el David Beckham turco, en todo caso, el deportista con más potencial comercial de todos cuantos hay ahora mismo en el país otomano.

Casado con la modelo y actriz turca Sinem Kobal, en Turquía el matrimonio son verdaderos ídolos de masas. La imagen de la pareja, asociada al glamour y al estilo, los convierte día tras día en portadas de las grandes revistas de moda y el potencial comercial del jugador es un valor añadido a su figura de incalculable rendimiento para las firmas y marcas comerciales.

La llegada de Arda Turán al Barça, ¿imposición de los sponsors?



Tal es así que las grandes firmas comerciales se lo rifan para sus reclamos publicitarios: Nike, la cadena de comida turca Simit Saray o incluso Pepsi, que espera que el jugador comparta protagonismo en su próxima campaña junto a la cantante Beyoncé, dan una muestra ligera de la enorme capacidad comercial del nuevo jugador del FC Barcelona.

Y es, precisamente, todo este escenario, el que ha comenzado ha plantear una serie de incómodas preguntas tanto para la actual Junta Gestora del FC Barcelona, encargada del fichaje del jugador turco, como para la candidatura de Josep María Bartoméu, que parece haberse apropiado del logro desde el primer momento.

Durante estos días en suelo azulgrana comienzan a filtrarse un malicioso rumor, cada vez más extendido y con tintes de tener algo que ver en todo este asunto, acerca de los verdaderos motivos que han acabado con el ya ex colchonero en las filas del club catalán. Dejando a un lado su incuestionable valor deportivo y su capacidad futbolística, en el entorno azulgrana comienza a hablarse de que el fichaje del jugador ha sido, cuanto menos, una recomendación de dos importantes patrocinadores de origen turco llegados a la entidad azulgrana en los últimos tiempos y que se han convertido en verdaderos pilares del club: la firma de electrodomésticos Beko, tercer gran patrocinador global del FC Barcelona tras Nike y Qatar Airways, y que desembolsa alrededor de 10 millones de euros anuales durante cuatro años, y el más reciente alcanzado con Lassa Tyres, una compañía líder de neumáticos en Turquía y que se ha convertido en el principal salvavidas de las secciones del FC Barcelona, a las que dará nombre a partir de ahora y durante los próximos cuatro años.

Ambas tendrían un interés más que manifiesto, conocida la repercusión de Arda Turan en Turquía, en que el ya ex jugador del Atlético de Madrid pasara a integrar parte de la plantilla azulgrana, con lo que sus acuerdos con el club catalán pasarían a entrar en una nueva dimensión a la que podrían obtenerle mucho mayor rendimiento mediante la activación de diferentes estrategias con la figura del jugador turco como protagonista.

Hasta tal punto ha cogido consistencia dicho rumor que tanto desde la Junta Gestora del FC Barcelona como desde la candidatura de Bartoméu han tenido que salir a desmentir que la llegada de Turan al Barça responda mucho más a los intereses comerciales de dos de sus más importantes patrocinadores, precisamente de origen turco, que a los verdaderos y reales deseos de Luis Enrique, el técnico azulgrana, quién casualmente aún no se ha pronunciado acerca de si la llegada del jugador es petición suya tal y como dice la Junta Gestora o exigencia del guión marcado por dichos sponsors.

Participa y comenta esta noticia

 
Top