La FIFA asume que no llegarán nuevos sponsors
  • La trama de corrupción generalizada que ha asolado a FIFA ya ha pasado factura a la organización a través de la pérdida de imagen de su marca a nivel mundial, lo que ha provocado un desinterés de las compañías comerciales en unirse a la organización al menos hasta pasado el día 26 de febrero, fecha de celebración de las nuevas elecciones a la presidencia de FIFA




Era de esperar y así lo comienzan a reconocer incluso desde dentro de la propia organización. El enorme escándalo de corrupción y sobornos que asola a la FIFA, con la detención de altos cargos de la organización y con ramificaciones que podrían afectar incluso a importantes compañías a nivel mundial, ha comenzado a pasar factura a la entidad y lo ha hecho del lado más frágil que existe: atacando duramente a las compañías que con su dinero patrocinan y soportan los proyectos de FIFA a nivel mundial.

La pérdida de imagen



Una de las primeras consecuencias, quizás la más inmediata, que se dejó ver en el seno de la FIFA nada más salir a la luz la trama de corrupción que sigue asolando a la organización no fue otra que el daño que dicho escándalo provocaba no ya sobre la propia FIFA sino sobre los patrocinadores oficiales de la entidad, temerosos de ver cómo su imagen podría quedar seriamente dañada por dicha situación.

De este modo, y bajo este escenario, las decisiones adoptadas fueron de muy diverso calado: desde corporaciones que decidieron dar por finalizada su relación con FIFA hasta otras que si bien continúan como sponsors oficiales, ya han amenazado a la organización con seguir el mismo camino que las anteriores si no se adoptan medidas de transparencia y claridad que eviten situaciones como las vividas.

La FIFA asume que no llegarán nuevos sponsors



Todo ello se ha traducido en una importante pérdida de imagen y valor de la marca FIFA a nivel mundial que ya ha comenzado a pasar seriamente factura a la organización. Así, mientras UEFA se ha convertido en la inesperada beneficiada de todo este escándalo, con firmas buscando refugio como patrocinadores oficiales bajo su marca, en FIFA ya tienen asumido que la situación no variará demasiado, al menos en el corto plazo.

Así, desde el organismo reconocen la ausencia de ofertas de patrocinio para la entidad desde que saliera a la luz toda la trama de corrupción, una situación que auguran permanecerá como mínimo hasta la celebración de nuevas elecciones, algo que no ocurrirá hasta el próximo 26 de febrero tras la dimisión del reelegido Joseph Blatter. Sólo la elección de una candidatura que nada tenga que ver con el pasado FIFA podría relanzar la marca de la organización, algo que no obstante todavía tendrá camino por recorrer como reconocen, como decimos, desde la propia entidad.

Participa y comenta esta noticia

 
Top