Florentino se escuda en los derechos de imagen para dar el "No" a los 10 millones que pide Sergio Ramos
  • Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, se ha cerrado en banda a la concesión de un incremento e sueldo a Sergio Ramos que ponga su ficha en torno a los 10 millones de euros anuales

  • La poca capacidad comercial del sevillano, con unos ingresos por derechos de imagen que no llegan a los 3 millones de euros anuales, un verdadero handicap para los intereses del andaluz




Desde que concluyó la temporada de fútbol europeo, un tema candente salta una y otra vez a las portadas de los medios de comunicación: la posible salida de Sergio Ramos, uno de los considerados mejores centrales del mundo, del club en el que ha militado en los últimos años y en el que se ha convertido en un auténtico estandarte de dicha entidad, el Real Madrid. En teoría, una supuesta solicitud de renovación al alza del contrato que vincula a ambas partes estaría detrás de las desavenencias entre Florentino Pérez y el defensa central. Sin embargo, un asunto mucho más alejado de lo estrictamente deportivo también tiene un papel primordial en este tira y afloja que mantienen las partes: los derechos de imagen del jugador.

10 millones de euros



La conclusión de la última temporada en el Real Madrid difiere, y mucho, con respecto a la que se vivía en la entidad blanca hace ahora justo un año, cuando el título de la Champions League conquistado en Lisboa todavía resonaban en los oídos de los aficionados blancos.

Sin embargo, aquello pasó. Y la celebración de títulos ha dado paso a una temporada más o menos mediocre en la que el Real Madrid ha concluido la misma sin un gran título de renombre y donde los problemas extradeportivos han comenzado a acaparar el interés de la actualidad del conjunto madridista. Uno de estos asuntos extradeportivos ha sido, evidentemente, el pulso que mantienen Sergio Ramos y Florentino Pérez por la continuidad o no del defensa andaluz en la Casa Blanca.

Sergio Ramos, a través de su hermano y representante, ha considerado que es el momento para que el Real Madrid renueve al alza la actual vinculación que mantiene con el de cama y para ello, ha solicitado percibir, según varios medios españoles, alrededor de 10 millones de euros anuales, una petición que se ha encontrado con la negativa taxativa de Florentino Pérez que ha dejado en el aire la continuidad más allá de este mes de Julio de Sergio Ramos en el Real Madrid.

Pero para comprender esa negativa de Florentino Pérez a acogerse a las peticiones del representante de Sergio Ramos, tenemos que buscar la explicación en un terreno apasionante: el del marketing deportivo y, en concreto, en el de los derechos de imagen.

Los derechos de imagen, la clave del "No"



¿Cuánto vale un defensa central de la categoría de Sergio Ramos en un club como el Real Madrid? Probablemente mucho más de lo que se considera incluso, lo cual hace realmente legítimo la petición de una subida de sueldo para colocarse en los 10 millones de euros anuales de ficha, tan sólo por detrás de Cristiano Roanldo en la plantilla blanca.

Pero frente al vicio de pedir está siempre la virtud de no dar y en un club que tiene como presidente a Florentino Pérez, ávido hombre de negocios, todos los factores y parámetros cuentan a la hora de encarar una operación. Incluso los existentes fuera del terreno puramente deportivo.

Así, esa petición de una ficha de 10 millones de euros se ha encontrado con el "No" tajante del Real Madrid que considera que como máximo se podrían llegar a abonar por el sevillano del orden de los 7,5 millones de euros. Pero, ¿en qué se ampara el Real Madrid para decir "No" a Ramos hasta el punto de poder llegar a perderlo?

Florentino es un hombre de negocios, y tiene todos los detalles de las operaciones de fichaje o renovaciones a realizar perfectamente calculados hasta el punto de que en ellos, el aspecto deportivo juega el mismo papel en muchos casos que el aspecto meramente extradeportivo. Y aquí es donde juegan, y mucho, un importante papel los derechos de imagen.

2,5 millones de euros en ingresos



A muchos probablemente les llame poderosamente la atención pero es una realidad: Sergio Ramos, uno de los puntales del Real Madrid, uno de los mejores defensas centrales del mundo, uno de los encargados, con su gol en la Final ante el Atlético de encarrilar la Décima Champions League para el Real Madrid, es uno de los jugadores de la plantilla blanca que menos ingresos genera desde el punto de vista de sus derechos de imagen. Y eso en un club como el Real Madrid donde este tipo de derechos juegan un papel crucial, es mucho decir.

Una de las premisas que instauró Florentino Pérez nada más llegar al Real Madrid en su primera etapa fue lograr obtener por parte de los jugadores que fichaban por el club blanco casi la mitad de los derechos de imagen del mismo: es decir, la cuantía global que por derechos de imagen obtuviera el jugador, la mitad iría para el Real Madrid. Con ello, era el propio jugador el que con sus ingresos ayudaba a financiar y costear su fichaje y su ficha en el cuadro madridista.

Esta revolución que fue en su momento dentro del fútbol, se vuelve, en la mayor parte de las ocasiones, en contra de los intereses de los propios jugadores, tal y como ahora está ocurriendo en el caso de Sergio Ramos. Cuando el representante y hermano del jugador planteó al Real Madrid su petición de 10 millones de euros de ficha, en la entidad blanca rápidamente se agarraron a los derechos de imagen que obtiene el jugador: apenas algo más de 2,5 millones de euros al año, uno de los que menos obtienen por derechos de imagen. El incrementar su ficha a los 10 millones de euros netos implicaría el tener que asumir unos costes elevadísimos para el Real Madrid, con el handicap de no poder recpuerarlos vía derechos de imagen, de los que el Madrid obtiene con Sergio Ramos algo menos de 1 millón de euros anuales.

El caso LeBron James



Cristiano Ronaldo sólo con sus ingresos comerciales procedentes de Asia genera para el Real Madrid alrededor de 5 millones de euros al año. Con este punto de partida, Florentino Pérez vio claro desde el primer momento la inviabilidad económica de la renovación de Ramos bajo los preceptos que demandaba su representante.

Realmente cuesta entender que un jugador de la categoría de Sergio Ramos tan sólo sea capaz de generar una cifra incluso superior a los 3 millones de euros anuales en concepto de derechos de imagen. Y sin embargo, el asunto tiene una estrecha relación con el crack de los Cavs, LeBron James.

En Mayo de 2013, LeBron James era elegido por cuarta vez MVP de la NBA. Y sin embargo, para Magic Johnson, que narraba y comentaba las finales para la ABC, no se lograba entender como un jugador, buque insignia de la NBA y elegido cuatro veces MVP, apenas tenía repercusión comercial y mediática: "No recuerdo el último anuncio en el que pude ver a LeBron", denunciaba Magic, considerando que la figura de la gran estrella de la NBA estaba más que infravalorada.

Algunos cambios en las decisiones de sus representantes y un drástico giro consiguió que en apenas un año LeBron pasara a ser una de las estrellas que más dinero ganan por publicidad dentro de la NBA. Probablemente con Sergio Ramos estemos viviendo un caso parecido: una enorme figura a nivel mundial y que sin embargo, a nivel comercial no deja de estar en el pelotón de los modestos no ya dentro del Real Madrid sino a nivel mundial.

Quizás una solución fuera el acometer como hizo ya en su momento LeBron un cambio de estrategia respecto a la gestión comercial de su imagen y dejar en manos de compañías especializadas la explotación de la misma, algo que podría dejar fuera de lugar a su hermano y actual representante. Sea como fuere, mientras este hecho siga siendo así, Ramos seguirá encontrándose con el "No" de Florentino a sus 10 millones de dólares.



Participa y comenta esta noticia

 
Top