Under Armour y Tom Brady: ¿El DeflateGate borra a Brady de los planes de Under Armoursacrificio necesario?
  • El conflicto que mantiene Tom Brady, estrella de los Patriots y máximo representante en este deporte de Under Armour, con la NFL se ha convertido en tema tabú dentro de la compañía de Baltimore

  • En Under Armour prefieren no posicionarse a favor de su representante para evitar la aparición de obstáculos en la consecución de uno de sus grandes objetivos: tomar el relevo de Nike en la propia NFL en el año 2019




El Consejero Delegado de una de las firmas de ropa deportiva que más futuro tienen dentro del sector, Kevin Plank, CEO de Under Armour, lo dejó en clave crítpica encima de la mesa en sus declaraciones hace tan sólo unas semanas: tres son los pilares sobre los que se sustentaban los grandes números de la firma en lo que va de año: Jordan Spieth, Stephen Curry y Mysty Copeland. Se obviaba por lo tanto, en lo que muchos entendieron un simple desliz, la figura de Tom Brady, una de las estrellas de la NFL e igualmente embajador de la compañía. Pero, ¿fue ese "olvido" realmente un desliz?

El escándalo de los balones desinflados



No corren buenos tiempos para una de las grandes estrellas de la NFL, Tom Brady, al que la propia liga le ha sancionado con una suspensión de hasta cuatro encuentros por el conocido como DeflateGate o el escándalo de los balones desinflados en los que el jugador de los Patriots sería uno de los protagonistas principales.

A comienzos del pasado mes de enero, en el mundo de la NFL no se hablaba de la espectacular remontada de los Seahawks de Seattle ni del atractivo choque que los entonces campeones librarían en la Super Bowl de 2015 contra los Patriots de Nueva Inglaterra. El protagonista absoluto era el DeflateGate, término utilizado en referencia a la investigación que la propia NFL puso en marcha acerca de la presión de sus balonces durante la final de la Conferencia Americana, la AFC, en la que los Patriots vencieron con suficiencia a los Colts de Indianápolis.

Según dicha investigación, los Patriots habrían deliberadamente bajado la presión a 11 de las 12 pelotas que utilizaron durante el encuentro, lo que habría facilitado un mayor agarre a su quaterback, Tom Brady, que habría sido uno de los copartícipes en dicha acción. La conclusión de dichas deliberaciones se conoció hace tan sólo unas semanas y se sancionó al quaterback de los Patriots con cuatro partidos de suspensión por la existencia de indicios y grabaciones, que casualmente fueron eliminadas por el propio Brady, que indicaban la manipulación de dichos balones.

Under Armour y Tom Brady: ¿Un sacrificio necesario?



La respuesta de Brady no se hizo esperar y de la mano de la Asociación Nacional de Jugadores de Football decidió recurrir la decisión que ahora se encuentra en un tribunal de Nueva York a la espera de ser vista para sentencia. Pero, ¿qué tiene todo esto que ver con el marketing deportivo? Mucho. Sino la actuación de Brady, sí al menos la de su principal patrocinador, Under Armour.

A pesar de que dicha sanción no tendrá apenas repercusión a nivel comercial en las relaciones de Brady con sus patrocinadores personales por la propia escasa incidencia que éstos tienen en las finanzas del jugador (de los 150 millones de dólares que percibe Brady apenas 10 corresponden a ingresos procedentes de sus patrocinadores personales) sí que llama poderosamente la atención la actitud de Under Armour, que no sólo no ha salido en defensa de Brady con algún mensaje de ánimo sino que además ha obviado a la figura del que fue considerado una de las grandes estrellas de la última Super Bowl en los artífices de los resultados de la compañía en los últimos meses. Pero, ¿por qué?

Para hallar la respuesta a esta pregunta hemos de mirar el asunto con más perspectiva. Con la NBA cerrada en bloque para Nike, la MLB en manos de Majestic Athletic y con la MLS garantizada para adidas, la NFL (con excepción hecha de la NHL, que patrocina Reebok y que podría pasar a manos incluso de Under Armour) se antoja como la única salida viable para que Under Armour tenga presencia en alguna de las grandes ligas de deporte norteamericano. Y para ello, debe conseguir la gracia de la propia NFL.

La relación de la NFL con Nike, de cinco años de duración, concluye en 2019 y en Under Armour ya se preparan para plantear otra dura batalla por dicho deporte a la firma de Oregon tal y como ocurriera hace tan sólo unos meses con el caso Kevin Durant. Sin embargo, en la marca de Baltimore saben que un posicionamiento a favor del recurso de su representante Tom Brady podría suponer un importante lastre en las futuras negociaciones a entablar con la NFL, por lo que adquiriría sentido el silencio de la firma presidida por Kevin Plank en el asunto Brady, al que muchos ven como un sacrificio necesario en la compañía en aras a alcanzar cotas mayores.

Participa y comenta esta noticia

 
Top