Y ahora, Emirates quiere volver con FIFA
  • El que fuera uno de los principales patrocinadores de FIFA en los últimos Mundiales de 2006, 2010 y 2014, Emirates, ha manifestado su presunto interés por volver a estar al lado de la organización en esta nueva etapa de transparencia y buena gestión que se presume inundará la FIFA a partir de ahora

  • Emirates anunció a comienzos del mes de noviembre del año pasado su decisión irrevocable de finalizar su contrato con FIFA ante las acusaciones de corrupción que inundaban el máximo organismo del fútbol mundial




Noviembre de 2014. Los peores presagios se cumplen, desgraciadamente para FIFA, y dos de las firmas más importantes del mundo y que tiene el máximo organismo del fútbol en su catálogo de main sponsors, Sony y Emirates, renuncian a continuar al lado de la entidad presidida por Joseph Blatter. Aunque el argumento esgrimido para apoyar su decisión, al menos de manera oficial, es un cambio en las estrategias de expansión de las citadas marcas que tendrían un punto y aparte en su asociación con el mundo del deporte, dentro del sector a nadie se le escapaba que los rumores en los que se acusaba a FIFA de estar inmersa en un tremendo escándalo de corrupción y sobornos (ahora confirmados) en las adjudicaciones de los Mundiales de Rusia pero sobretodo de Qatar, tuvieron un enorme peso específico en la decisión de ambas compañías. Ahora, una de esas dos firmas, Emirates vuelve a estar de actualidad no ya por su relación con FIFA, que no existe, sino por su intento de volver a ella otra vez como patrocinador principal.

Adiós a 200 millones de dólares



La marcha de Emirates supuso un enorme golpe, sobretodo económico, a la FIFA y a su propia credibilidad como marca: 200 millones de dólares dejarían de llegar a las arcas de la institución que era la cantidad que hasta entonces venía abonando la aerolínea por pertenecer al exclusivo grupo de empresas y firmas comerciales que conformaban el portfolio de patrocinadores oficiales de la entidad.

Esos mismos 200 millones de dólares fueron, en gran parte, el argumento al que se agarraron los máximos responsables de la compañía tan sólo unos meses después para tratar de explicar su marcha del organismo y evitar asociarlo a algo más que evidente, las acusaciones de corrupción que se vertían sobre FIFA, defendiendo que con esa inversión, el ROI que la compañía obtenía con la misma era extremadamente bajo en relación al esfuerzo económico que tenía que realizar para poder continuar al lado de la máxima entidad regidora del fútbol mundial.


Detenciones... y Qatar Airways



Sin embargo, mucho han cambiado las cosas desde entonces, una situación que tiene su punto de inflexión hace tan sólo unas semanas, justo en vísperas de la celebración de las elecciones presidenciales a la FIFA y en las que tan sólo unos días antes se produce la detención, por parte del FBI, de altos dignatarios de la entidad acusados de estar involucrados en un gigantesco caso de corrupción y de sobornos que salpicaba a una gran parte de la entidad y que obligó a dimitir al que sería reelegido como presidente nuevamente en las elecciones tan sólo unos días después, el suizo Joseph Blatter.

Pero hay algo más. Mientras todo esto ocurría, se estaban manteniendo en un segundo plano desde hace ya tiempo una serie de conversaciones por parte de la entidad para tratar de encontrar sustitutos solventes y fuertes a las compañías que habían decidido abandonar el apoyo comercial a la institución. En relación a ello, hace tan sólo unos días pudimos conocer que una de estas líneas de conversación abierta era la que mantenía FIFA con Qatar Airways, a la que cogió el asunto de las detenciones y la posterior dimisión de Blatter en la recta final de las negociaciones hasta tal punto que ambas partes han negado que se haya llegado ya a un acuerdo para que la compañía ocupe el puesto que hasta entonces venía desempeñando Emirates.

Y ahora, Emirates quiere volver con FIFA



Y por si fuera poco a todo el entramado que se está tejiendo en torno a los sponsors y potenciales patrocinadores de FIFA, vuelve a aparecer en el horizonte y con una fuerza inusitada la figura de Emirates, para afirmar que estaría en disposición plena y absoluta de volver a asociarse con FIFA.

Desconocemos si la oleada de detenciones y la dimisión de Blatter, junto con la promesa del nacimiento de una nueva FIFA que tendrá a la transparencia y a la eficacia y a la eficiencia en la gestión han sido argumento más que suficiente para que Emirates se replantee la situación o si bien el conocimiento por parte de la compañía árabe del más que posible acuerdo entre Qatar Airways, una de sus grandes rivales, con FIFA ha provocado esta decisión. Lo cierto es que responsables de la compañía aérea han manifestado su interés en esta vuelta ahora o en el corto plazo dada la nueva situación y escenario vivida en FIFA.

No debemos olvidar que Emirates estuvo al lado de FIFA en los Mundiales del año 2006, 2010 y 2014, y habría continuado probablemente hasta los mundiales de 2018 y 2022 de no haber sido por esas acusaciones de corrupción.

La pregunta es si todo es debido a esa nueva ola de transparencia que se aventura en la FIFA o a la presión que sobre Emirates puede haber ejercido el acercamiento y las negociaciones de Qatar Airways para ocupar el puesto de Emirates en FIFA.

Participa y comenta esta noticia

 
Top