Se acabó la agonía: el Parma desaparece
  • Tras más de 101 años de historia en el mundo del fútbol, el Parma italiano se ha visto avocado a la desaparición tras no aparecer ninguna oferta para hacerse cargo del club y de los 200 millones de deudas que arrastraba antes de que finalizara el plazo en el día de ayer




A pesar de los muchos intentos que uno de los clubes históricos del fútbol italiano ha realizado por tratar de sobrevivir a las deudas que desde hace meses y durante toda la temporada han tenido en vilo a sus aficionados, finalmente el Parma no ha logrado conseguir el dinero necesario para saldar las deudas y está avocado a la desaparición para la posterior refundación como un nuevo club que militará en la Serie D.

Adiós a 101 años de historia



Los 101 años de historia y el ser considerado como uno de los clubes históricos del Calcio italiano no parecen haber sido argumento suficiente para convencer a los grupos inversores internacionales para hacerse con la entidad a la vista de las deudas que la misma arrastraba desde hace tiempo. Ayer acababa el placo para salvar a la institución y ninguna oferta de compra fue presentada para evitar su disolución.

Así, irremediablemente y tras 21 temporadas en la Serie A, el Parma se verá condenado a la desaparición y a su refundación en la Serie D italiana para, con ello, eliminar su deuda de más de 200 millones de euros, una deuda que se ha convertido a la postre en el verdadero lastre de un club que lo ha sido todo en el fútbol transalpino.

Tras los pasos del Rangers



Con ese escenario, la única solución viable era la aparición de un inversor que hiciera frente a esas deudas y permitiera al club seguir disputando la competición en la Serie B, categoría a la que había descendido tras acabar último de la Serie A en esta temporada. Dos importantes nombres surgieron como tabla de salvación para el conjunto parmesano, Mike Piazza y Guiuseppe Corrado, pero en las últimas horas su oferta se fue diluyendo hasta desaparecer.

De este modo, el Parma revive la situación que hace ahora unos años vivió en primera persona otro de los clubes históricos del fútbol europeo: el Glasgow Rangers escocés que, al igual que ocurre ahora con el Parma, se vio obligado a desaparecer por su enorme volumen de deudas y a refundarse en la cuarta divisón escocesa.

El Parma vivió su época dorada en la década de los 90 del siglo pasado, donde se hizo con una Copa de Italia en el año 1992; una Recopa en el año 1993; una Supercopa de Europa en el año 1994 y dos Copas de la UEFA en los años 1995 y 1999.

Participa y comenta esta noticia

 
Top