Nike sustituye a adidas por Under Armour como máximo rival en USA
  • Muchos especialistas de la industria del deporte, importantes responsables de Wall Street y hasta dentro de la propia Nike consideran que su gran rival en el corto y medio plazo será la marca norteamericana Under Armour

  • A nivel económico, los valores de crecimiento de Under Armour computados de manera anual duplican a los presentados por Nike y en relación a sus embajadores, tan sólo el fútbol logra dar ventaja a Nike con deportes como la NFL, el golf o el baloncesto con importantes bastiones para Under Armour




Aunque muchos consideran que la guerra entre ambas firmas comerciales es más artificial que real, generada por los medios de comunicación, lo cierto es que en la propia marca norteamericana hace ya tiempo que han pasado de vigilar los movimientos de su sempiterna marca rival, la multinacional alemana adidas, para centrar sus ojos en una firma que poco a poco va mostrando cada vez más argumentos para que se convierta en la nueva gran adversaria de la marca del swoosh.

La Final de la NBA, el último duelo Nike-Under Armour



Con la Final de la NBA entre Cleveland y Golden State, con los dos principales embajadores de ambas compañías en cada bando, LeBron James en los Cavs y Stephen Curry en los Warriors, se ha puesto el cierre a un círculo que se abrió hace ahora algo más de un año y que tuvo su máximo protagonismo en medios sociales y prensa ante la disputa que ambas compañías, Nike y Under Armour, mantuvieron por hacerse con los servicios de Kevin Durant.

La derrota sirvió casi más para la marca de Baltimore que para la propia Nike, puesto que colocó en el escenario mundial a una firma bastante conocida en los Estados Unidos pero sin apenas repercusión a nivel internacional. Además, vino a demostrar que tiene argumentos más que sólidos para que en Nike comiencen a sentirse preocupados por el avance de la firma en todos los sectores y deportes.

Futuro frente a presente



Para muchos, la gran contienda que disputan ambas compañías ha desplazado a un lado de manera casi definitiva a adidas (habría mucho que hablar aún en este sentido) y sitúan a la marca presidida por Kevin Plank como una de las grandes firmas con mayor potencial de crecimiento en el corto y medio plazo y la llamada a gobernar el mundo del deporte en el largo plazo. Y motivos no les faltan.

A pesar de que los números, a día de hoy, en términos absolutos siguen cayendo del lado de Nike, Under Armour tiene potencial suficiente como para que la marca del swoosh comience a considerar preocupante el ascenso que lleva experimentando en los últimos años la marca de Baltimore. Así, aunque Nike reportó más de 7.500 millones de dólares en ventas en su último informe, en Under Armour lograron incrementar las mismas en el primer trimestre del año hasta un 25% por el 13% de Nike. Y en Bolsa las cosas siguen un camino casi idéntico. Frente al 7% de subida de los valores en Nike, las acciones de Under Armour se elevaron en su cotización más de un 16% y en Wall Street estiman que este incremento será más del 23% anual durante los próximos años, casi el doble del ritmo estimado para Nike.

Guerra de embajadores



Pero la lucha entre ambas no se limita al aspecto meramente económico. A nivel de embajadores, también existe una guerra sin cuartel entre ambas compañías donde, poco a poco, Under Armour también se va dando a conocer. Así, mientras Nike cuenta con una legión de embajadores en la NBA con nombres de la talla de Kevin Durant, Kobe Bryant o el propio LeBron James, Under Armour cuenta entre sus filas con la sensación de la presente temporada, el base de los Warriors y MVP de la temporada regular, Stephen Curry.

En el mundo de la NFL, también patrocinada por Nike, la sensación de la última Super Bowl, el quaterback de los New England Patriots, Tom Brady, también pertenece a Under Armour mientras que el mundo del golf está asistiendo a la figura emergente del norteamericano Jordan Spieth, vencedor del último Masters y gran valor de la marca de Baltimore que ya compite de tú a tú a nivel comercial con estrellas de Nike como Tiger Woods o Rory McIlroy. En el tenis, Under Armour también tiene motivos de alegría tras arrebatar a adidas a uno de los jugadores más en forma en la actualidad, Andy Murray, frente a la cada vez más apagada legión de embajadores de Nike con figuras como Roger Federer o Rafa Nadal asomándose a las puertas del inicio del fin de su carrera deportiva al más alto nivel.

El único deporte donde en la actualidad Nike puede tener una gran ventaja sobre Under Armour a nivel mundial es el del fútbol, donde la marca dirigida por Kevin Plank ya ha anunciado una importante estrategia de expansión en los próximos años para tratar de reducir esa enorme diferencia con respecto a su gran objetivo: Nike.

Participa y comenta esta noticia

 
Top