• Presentadas las candidaturas que se postulan como aspirantes a la presidencia del FC Barcelona, todas salvo la que encabeza el hasta hace unas semanas presidente del club, Josep María Bartomeu, rechazan la presencia de Qatar en la camiseta azulgrana debido a la polémica que rodea al emirato árabe

  • El resto considera que el club tiene suficiente potencial comercial como para poder atraer a su elástica a las mejores y más imporantes marcas del mundo con contratos similares o superiores a los 60 millones de euros anuales que abonaría Qatar en caso de continuar



La carrera presidencial en el FC Barcelona alzó el telón con la convocatoria por parte de su por entonces todavía presidente, Josep María Bartomeu, de los próximos comicios a la presidencia azulgrana aunque también reunió un importante cúmulo de noticias extradeportivas que disparaban la ronda de ofertas de las distintas candidaturas en la lucha por dicha presidencia. La más importante, fuera del terreno meramente electoral, se centraba en el sector del marketing deportivo al anunciar Bartomeu el acuerdo alcanzado con el actual sponsor técnico de la camiseta, Qatar Airways.

Una polémica relación



La relación del FC Barcelona con Qatar Sports Investement, la agencia del gobierno qatarí para la explotación comercial de su imagen a través del deporte, nunca estuvo exenta de polémica. Ya su llegada al FC Barcelona como sustituta de Unicef, convirtiéndose en la primera marca comercial que aterrizaba en la camiseta del FC Barcelona a través de Qatar Foundation provocó una enorme polémica en el club azulgrana.

Dicha polémica se agravó aún más cuando QSI decidió hacer efectiva la cláusula del contrato con el FC Barcelona en la que se le facultaba para cambiar de marca comercial en la camiseta del club, dando paso a Qatar Airways, la firma que ahora luce en la elástica azulgrana.


60 millones de euros



Sin embargo, las turbias relaciones que se entendían se daban en el entorno del emirato de Qatar provocó que aparecieran las primeras voces discordantes dentro del club azulgrana y su afición respecto a la conveniencia de tener como patrocinador de la camiseta una entidad que podría afectar seriamente a la reputación del FC Barcelona como entidad y como marca.

Junto con la polémica anterior, surgió otra que tenía como protagonista nuevamente a Qatar e indirectamente al Manchester United. El club británico logró un importantísimo acuerdo con Chevrolet que provocó que muchos otros grandes clubes, como el FC Barcelona, exigieran un trato igual a sus marcas patrocinadoras, en este caso Qatar. Desde la entidad azulgrana se difundió entonces la necesidad de renegociar el contrato con Qatar no tanto para obtener una mayor cantidad de dinero, que también, sino dando a entender que el principal motivo era el posible daño que su vinculación con la entidad qatarí podía hacer a la imagen del club.

Pero nada más lejos de la realidad. Justo el mismo día de disolución de la directiva actual y de la convocatoria de elecciones, el presidente saliente, Bartomeu, anunció el acuerdo alcanzado con Qatar, que deberá ser ratificado por la nueva junta directiva entrante, por el que la entidad abonará 60 millones de euros anuales en un nuevo contrato de tres años de duración, dando al traste con la postura que defendía que ese alejamiento de Barça con Qatar obedecía a tratar de evitar esa polémica que rodeaba siempre a la entidad árabe.

Nadie quiere a Qatar en el Barça



Pero la situación es muy diferente a un escenario idílico. Pronto saldría uno de los siguientes candidatos en aparecer en escena para criticar el preacuerdo alcanzado y afirmar que, en caso de ganar las elecciones, Qatar desaparecería inmediatamente de la camiseta del FC Barcelona por sus escándalos de corrupción y los rumores que hablan de protección y financiación del terrorismo que recaen sobre el emirato árabe.

Posteriormente, fue Joan Laporta, otro candidato más, el que afirmó que tampoco haría efectivo el contrato con una entidad que consigue lo que se propone sólo a base de dinero. El resto de candidatos también ha manifestado que su posición también iría en el mismo sentido de ruptura con la entidad árabe.

El debate sobre Qatar ha entrado de lleno en la carrera electoral en el FC Barcelona y una cosa parece clara: nadie le quiere en la camiseta salvo Bartomeu y todos piensan que el club azulgrana tiene suficiente potencial comercial como para atraer a la misma otras firmas mucho menos polémicas que el emirato árabe.


Participa y comenta esta noticia

 
Top