Los Vikings cobrarán 220 millones por el naming de su estadio
  • Los Vikings ceden el naming rights de su nuevo estadio, que se inaugurará en el año 2016, a US Bank a cambio de 220 millones de dólares.
  • El acuerdo demuestra la enorme implantación de este tipo de productos en la industria del deporte estadounidense desde hace años




Si hay un país donde la figura del naming rights está ampliamente instaurada y consolidada dentro del mundo del deporte como herramienta fundamental del marketing deportivo ese no es otro que los Estados Unidos, donde existen, en las grandes ligas, pocos estadios y pabellones deportivos que carezcan de nombre comercial para los mismos a cambio de millones de dólares. El último ejemplo, el estadio de los Minnesota Vikings de la NFL.

220 millones de dólares



Los Minnesota Vikings de la NFL están de enhorabuena. Según ha anunciado la franquicia hace tan sólo unas horas, el nuevo estadio que los Vikings están construyendo para disponer de él a partir del año próximo ya cuenta con patrocinador principal en lo concerniente al uso y gestión del naming rights del mismo.

Así, el recinto de los Vikings tendrá como propietario de su nombre a la entidad financiera US Bank, que se encargará de dar nombre al nuevo estadio de la franquicia a cambio de 220 millones de dólares, un acuerdo que también incluirá la inversión de casi 1.000 millones de dólares en proyectos fuertemente vinculados al mundo del deporte y su fomento y promoción y que tengan a los jóvenes como principales protagonistas.

Listo en el verano de 2016



La noticia llega justo en el momento adecuado y supone un importantísimo incremento de valor para la marca de los Vikings no sólo por la aportación económica que realizará el US Bank, que también, sino por la entidad de la compañía, el quinto mayor banco comercial de los Estados Unidos y fuertemente arraigado a la ciudad de Minnesota.

El nuevo recinto de la franquicia será inaugurado en verano del año 2016 y a su conclusión habrá costado una cifra que rondará los 1.100 millones de dólares, aunque el desembolso realizado por la franquicia apenas ha llegado al 50% del mismo, casi 570 millones de dólares. El resto de la inversión han venido de ayudas públicas con un único objetivo: estar listos para la Super Bowl que organizará la ciudad en el año 2018.

Participa y comenta esta noticia

 
Top