Otro candidato a la presidencia del Barça quiere a Qatar fuera del club
  • Si hace tan sólo unos días Josep María Bartomeu, ya expresidente del club, convocaba elecciones con el anuncio bajo el brazo de la renovación, a expensas de su aprobación, de la vinculación con Qatar a cambio de 60 millones de euros, tan sólo dos días después otro candidato, Agustí Benedito, ha manifestado que alejará lo máximo posible a Qatar del club

  • El posible daño a la imagen que podría provocar la continuidad de Qatar como patrocinador del club estaría detrás de la decisión de Benedito de desvincularse de la entidad en caso de acceder a la presidencia, algo que respaldan muchos socios azulgranas




La noticia saltó hace tan sólo unos días: Josep María Bartomeu anunciaba justo en la rueda de prensa en la que presentaba su dimisión como presidente del FC Barcelona para poder convocar elecciones a dicha presidencia a celebrar dentro de tan sólo unos días el extraordinario acuerdo alcanzado con el actual sponsor de la camiseta del FC Barcelona, Qatar Airways, para continuar vinculada a la entidad azulgrana hasta el año 2020 a cambio de 60 millones de euros anuales. Tan sólo un par de días después, otro de los candidatables en dichas elecciones, Agustí Benedito, en la rueda de prensa de presentación de su candidatura, ya ha dejado bien claro que en caso de llegar a la presidencia azulgrana una de sus primeras misiones será alejar lo máximo posible a Qatar de la entidad catalana.

El origen de la relación Barça-Qatar



Para entender todo lo que está aconteciendo en torno al patrocinador principal de la camiseta del FC Barcelona debemos remontarnos atrás en el tiempo, concretamente al momento en el que el club azulgrana luce en su camiseta por primera vez en la historia publicidad de una entidad, en este caso, Unicef. En el año 2006, bajo el mandato de Joan Laporta, el club comienza a lucir el logotipo de Unicef tras un acuerdo con la entidad no gubernamental, una forma de patrocinio hasta entonces insólita en el fútbol mundial profesional al no percibir ningún tipo de contraprestación económica sino todo lo contrario: la entidad azulgrana abonaba 1,5 millones de euros anuales a la organización para proyectos promovidos y organizados por la misma.

La situación persiste hasta que, a finales del año 2010, la entidad sucumbe al encanto de los petrodólares que ponen encima de la mesa los representantes de Qatar Sports Investments, una entidad del gobierno qatarí que acuerda con el club el abono de 170 millones de euros en un contrato que les ligará hasta el año 2016. Durante los dos primeros años de relación la entidad luce en su camiseta el logotipo de Qatar Foundation, pero QSI se reserva el derecho a cambiar la compañía que ocuparía el protagonismo en la camiseta del FC Barcelona, algo que motiva que dos años después, en 2013, Qatar Foundation sea sustituída por Qatar Airways. Desde que se hizo pública la noticia de la llegada de Qatar Airways, el club ingresó 30 millones de euros en la temporada 2013/2014; 32 millones en la pasada 2014/2015 y 33,5 millones de euros que percibirá de QSI en la última campaña en la que estarán relacionadas ambas entidades, la del año próximo, la 2015/2016.


Las amistades peligrosas



Sin embargo, dos factores no esperados vinieron a romper esa luna de miel que parecían estar viviendo ambas entidades: la primera, el acuerdo alcanzado entre el Manchester United y Chevrolet que dejaba completamente desfasado el acuerdo que el Barça tenía con Qatar Airways: la firma automovilística abonaría al United 62,5 millones de euros al año. Por tal motivo, la Junta Directiva presidida por Josep María Bartomeu habría encargado en aquel entonces un informe que estudiara las posibilidades que tenía el club de encontrar otras vías de patrocinio que le reportaran los más de 30 millones de euros de media que abonaría anualmente QSI.

Pero había un segundo factor no esperado. El acuerdo con Qatar estuvo marcado por la polémica desde el principio. La oferta millonaria de Qatar por patrocinar la camiseta del Barça levantó un intenso debate acerca de la oportunidad de publicitar en la camiseta a un país donde no se respetan las libertades individuales, donde la mujer no recibe el trato digno que disfruta en el mundo occidental y al que siempre se le ha acusado de patrocinar grupos terroristas islámicos de manera más o menos directa. Posteriores acusaciones de corrupción en el proceso de asignación del Mundial del año 2022 a Qatar acrecentaron aún más la mala imagen del país árabe, algo que muchos consideraron que estaba perjudicando seriamente la imagen del FC Barcelona.


Lío en el Barça: otro candidato a la presidencia quiere a Qatar fuera del club



En este escenario resultó enormemente llamativo el anuncio hace tan sólo unos días de Josep María Bartomeu del nuevo acuerdo alcanzado con QSI para que Qatar Airways continuara en el frontal de la camiseta azulgrana a cambio de 60 millones de euros anuales hasta el año 2020, un acuerdo que, no obstante, debería ser ratificado por la nueva junta directiva resultante tras las elecciones en el plazo máximo de dos meses. Pero antes incluso de que se conozca dicha composición, ya hay uno de los candidatos a Presidente del FC Barcelona, Agustí Benedito, que en la rueda de prensa de presentación de su candidatura ya ha anunciado que hará todo lo posible para desvincular la marca Qatar de la del FC Barcelona para siempre. Y tiene su explicación.

Para conocerla, debemos remontarnos al pasado mes de noviembre. Benedito, que ya se había postulado como candidato a las elecciones del Barça en el año 2010, hacía unas declaraciones en las que, entre otras cuestiones, hablaba de la necesidad de que un club como el FC Barcelona se desvinculara lo antes posible de una marca como Qatar: "Sería una grandísima noticia para el Barcelona que rompieran con Qatar. Estos tíos de Qatar están financiando al Estado Islámico. Junto a Corea del Norte es el régimen más peligroso del mundo en cuanto a financiación terrorista. Tienen mucho dinero para comprar voluntades, pero el dinero no lo es todo. Cuanto más lejos estén del Barça, mejor", señaló a los presentes en el Colegio de Periodistas de Cataluña.

Benedito recogía, según él mismo, el sentimiento de muchos socios del club azulgrana que creían que continuar adelante con una relación como la que mantenía el club con Qatar podía dañar seriamente la marca e imagen del club a nivel mundial por su posible asociación a un estado que supuestamente ampara y protege a gurpos terroristas.

Este anuncio de Benedito ha inundado de incertidumbre la campaña electoral en el Barça. Aunque todo el mundo le considera como un candidato con pocas posibilidades de alzarse con la victoria, Benedito ha venido a poner el dedo en la herida dividiendo a los socios culés entre los partidarios de conseguir un patrocinador a cambio de muchos millones aunque ello pueda afectar de manera negativa a la imagen del club, y los que defienden desvincularse lo antes posible de la misma ante el temor de que ese daño pueda ser una realidad de continuar con dicha vinculación. En tan sólo unos días, con la celebración de las elecciones, tendremos la solución.

Participa y comenta esta noticia

 
Top