La FIBA puede dejar a Brasil sin los Juegos de Río
  • La Federación Internacional de Baloncesto puede impedir a Brasil participar en los Juegos Olímpicos que organizará en caso de no pagar la deuda que tiene con la institución antes del próximo 31 de Julio




Podría tratarse de la primera vez en la que en unos Juegos Olímpicos, una de las especialidades deportivas con más arraigo e importancia en los mismos, la de baloncesto, no contara con la participación del país anfitrión, clasificado de oficio para todas las pruebas como país organizador, como consecuencia de una posible sanción a nivel internacional de la institución que rige los designios del baloncesto a nivel mundial. Brasil está a punto de vivirlo con los Juegos de Río 2016.

La FIBA puede dejar a Brasil sin los Juegos de Río



La Federación Internacional de Baloncesto, la FIBA, ha advertido seriamente a Brasil de la posibilidad de quedarse sin participar en los próximos Juegos Olímpicos que precisamente se encargará de organizar a menos que subsane la deuda que tiene con la institución desde hace algo más de un año y que aún no ha liquidado.

De este modo, FIBA ha puesto en sobreaviso a la Confederación Brasileña de Baloncesto sobre la necesidad de poner fin a una situación surgida tras la participación brasileña en el Mundial de España y que puede dar como resultado que el país anfitrión de la próxima cita olímpica no tenga representación en uno de los deportes que más seguidores arrastra durante los mismos: el baloncesto.

1 millón de dólares 



La deuda de la Confederación Brasileña de Baloncesto con la FIBA nace ahora hace un año con la participación de Brasil en el último Mundial de Baloncesto celebrado en España, donde la institución brasileña dejó en adeudo a la FIBA un monto global de un millón de dólares como peaje por la participación de la selección masculina en un torneo donde la selección sudamericana acabó sexta.

El montante responde a la cantidad que exigió FIBA a las selecciones que accedieron a la competición a través de las conocidas wild cards o invitaciones y que FIBA valoró en un montante que rondaría entre el medio millón y el millón de dólares. Como modo de pago, la CBB propuso dividir el pago de la deuda en tres cuotas, de las cuales hasta ahora sólo ha abonado una, la primera, teniendo como plazo máximo hasta el próximo 31 de julio para abonar las dos cantidades restantes.

La CBB atraviesa una importante crisis financiera con una deuda de casi 3 millones de dólares y un déficit acumulado de casi 3,5 millones de dólares, situación que se ha agravado tras la finalización del patrocinio de la empresa estatal Eletrobas en 2013 que mermó considerablemente las reservas de la CBB, a pesar de tener aún dos importantes patrocinadores en la figura del banco Bradesco y la marca Nike.


Participa y comenta esta noticia

 
Top