La doble moral de los main sponsors de FIFA
  • El escándalo de corrupción y sobornos que salpica a FIFA se ha llevado por delante a su presidente, Joseph Blatter, y amenaza con hundir no sólo la marca FIFA sino también la de sus principales patrocinadores

  • La postura de éstos ante el citado escándalo, criticando primero y congratulándose después por la marcha de Blatter, todo ello en apenas unas horas, contrasta con el apoyo incondicional que hasta el mismo miércoles, día de las detenciones, mostraban públicamente a favor de FIFA




Hace apenas 48 horas, por sorpresa y sin previo aviso mediante, el máximo mandatario de la FIFA, Joseph Blatter, reelegido por mayoría para un nuevo mandato como presidente del organismo en unas elecciones celebradas el pasado viernes marcadas por la polémica, presentaba la dimisión como máximo mandatario de una institución golpeada duramente por las detenciones practicadas por el FBI apenas unos días antes de los citados comicios. Tan sólo unas horas después, varios comunicados procedentes de los principales patrocinadores de la FIFA se congratulaban de la decisión adoptada por Joseph Blatter en aras de una nueva etapa en FIFA marcada por la transparencia y la honradez en su gestión. Pero, ¿qué se esconde detrás de esos comunicados?

Comunicados de los principales sponsors



A media mañana del día de ayer ya se habían pronunciado cuatro de los cinco principales patrocinadores de la FIFA al respecto. Así, de los seis main sponsors de FIFA, esto es Coca Cola, VISA, adidas, Hyundai, McDonalds y Gazprom, cinco de ellos antes del mediodía de la jornada de ayer, es decir, apenas unas horas después de que Blatter presentara a través de un comunicado de prensa su dimisión irrevocable, emitían otros tantos comunicados oficiales al respecto para manifestar su opinión sobre la marcha del suizo.

Dichos comunicados parecieran haber sido escritos bajo una misma premisa: condenar la corrupción, alabar la decisión de Blatter y abogar por una nueva etapa donde la transparencia fueran las señas de identidad dentro del organismo, unos comunicados muy parecidos por lo tanto en sus argumentos pero que, lejos de suponer un intento de dichas firmas de tratar de proteger su imagen, no ha hecho más que convertirse en un verdadero golpe hacia las mismas autoinfringido de cara a la opinión pública. Y es que, aunque resulte paradójico, la única firma que no se ha pronunciado durante toda esta crisis ni en un sentido ni en otro, Gazprom, es la que probablemente logre salvar su imagen de marca dentro del entramado FIFA.

El Qatargate como origen de los problemas



Aunque la intención de dichos comunicados era obviamente posicionarse del lado de unas intenciones tan loables y alabables como el fin de la corrupción y la instauración de la transparencia como seña de identidad, protegiendo con ello la imagen de sus respectivas marcas, el efecto conseguido ha sido justamente el contrario: la imagen transmitida ha sido la de unos comunicados oportunistas por parte de unas compañías no menos interesadas que tan sólo una semana antes de que sucediera todo el asunto de las detenciones daban por bueno el trabajo de Blatter al frente de FIFA y abogaban por defender la postura oficial de FIFA ante los rumores de escándalos que ya asolaban su imagen: todo era absolutamente normal y las investigaciones puestas en marcha por la propia FIFA habían aclarado por completo (y satisfecho por lo tanto a dichos main sponsors) el asunto de la posible corrupción en el organismo.

Para entender esta doble moral de estos sponsors hemos de remontarnos algún tiempo atrás. Año 2013. Finales del mes de Enero. La prestigiosa revista francesa France Football destapa, en un informe que publican bajo el nombre de Qatargate, que Qatar compró con millones de dólares su designación como sede del Mundial del año 2022. A partir de aquí, y durante dos largos años que han terminado con las detenciones el pasado miércoles de varios responsables en FIFA, acusaciones en torno a sobornos, compras de voluntades, corrupción y poca transparencia que iban mermando cada vez más la imagen de honorabilidad de la FIFA y donde iban apareciendo cada vez más nombres de altos directivos del organismo implicados. Pero, ¿cuál era la posición de estos main sponsors?


La doble moral de los main sponsors de FIFA



En aquellos tiempos, y durante estos dos largos años, la postura oficial ha sido respaldar todas y cada una de las actuaciones de la FIFA tendentes a esclarecer los hechos de los que se les acusaban, unas investigaciones que el tiempo ha demostrado no eran lo suficientemente determinantes y que acababan siempre cerrando el caso a favor de los intereses de FIFA. En este tiempo, como decimos, tan sólo firmas como Emirates o Sony han tenido la osadía de abandonar FIFA por dichos escándalos aunque de manera oficial todo se ha debido a un cambio en su estrategia de expansión. Pero el asunto va más allá.

Estos sponsors que ahora celebran que por fin haya abandonado Blatter son los mismos que han firmado hace apenas unos meses, y cuando el escándalo de corrupción ya salpicaba y mucho a FIFA, importantes acuerdos de renovación con dicho organismo. Así, adidas renovaba a finales de 2013 con FIFA hasta el año 2030; en Abril de ese mismo año VISA ya había renovado con FIFA otros ocho años más; Coca Cola lleva al lado de la institución desde 1976; y en octubre de 2014 McDonald's prolongaba su relación hasta el año 2022 y Hyundai lleva años dando su apoyo al organismo. Ninguno, absolutamente ninguno de ellos, cuando el asunto ya estaba inundando de manera importante la  imagen de FIFA, se pronunció en contra de la actuación del organismo. Es más, los acuerdos y alianzas como vemos se mantuvieron y en muchos casos se fortalecieron con nuevas renovaciones.

¿Cuál es la verdadera cara pues de estos patrocinadores? ¿La del apoyo incondicional a FIFA antes de que saltara todo por los aires o la de ahora que, una vez explotado el escándalo que ha dado lugar a las detenciones y a la renuncia de Blatter, se congratula de que finalmente se haya podido poner fin a una situación, la presidencia del suizo, que amenazaba con llevarse por delante a la marca FIFA y a la de sus patrocinadores? Si querían con sus comunicados lavar y proteger su imagen de marca, la sensación que han dado es la de unas firmas más preocupadas por posicionarse del lado del que sople el viento a querer y tener un verdadero interés por instaurar en FIFA esa tan esperada nueva era de la transparencia y fin de la corrupción en la entidad.

Participa y comenta esta noticia

 
Top