Irina provoca la última crisis en la relación Nike-Cristiano Ronaldo
  • La última campaña de la firma norteamericana Nike con la ex pareja del jugador internacional del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, ha supuesto un motivo más de crisis en la relación entre el luso y la marca que amenaza con un final poco deseado para ambas partes

  • Los primeros síntomas de agotamiento de una relación que ha reportado millones de euros para las partes y que dio comienzo casi al comienzo de la carrera profesional del jugador, surgieron hace tan sólo unos meses con el lanzamiento de la línea de calzado CR7 Sportswear, que entraba en confrontación directa con los intereses de Nike




Cuando aún quedaban rescoldos del incendio que una de las últimas aventuras empresariales emprendidas por Cristiano Ronaldo provocó en su relación con la multinacional norteamericana Nike, que sacó a la luz la cada vez más tensas relaciones existentes entre ambas partes, el fichaje por parte de la marca del swoosh de la que fuera pareja del futbolista internacional del Real Madrid para convertirla en nueva embajadora de la marca a nivel mundial ha supuesto la última crisis en una relación que comienza a dar signos de debilidad después de años de éxitos juntos.

La foto de la discordia



Ocurrió hace tan sólo unos días y Marketing Deportivo MD fue uno de los primeros medios en comentarlo: la explosiva modelo rusa Irina Shayk incendiaba las redes con una provocadora fotografía en la que, con tan sólo una sudadera de la multinacional norteamericana Nike, inauguraba su nueva relación con la firma norteamericana.

La fotografía rápidamente se convirtió en tendencia en las redes sociales y hace tan sólo unas horas la misma ya había superado los 100.000 me gusta en su cuenta oficial en Instagram, una de las redes sociales con mayor número de seguidores del mundo.

Cristiano Ronaldo, en el trasfondo de la campaña



En un mundo tan sumamente profesionalizado como es el de la moda y de la industria del marketing deportivo, el considerar que un gesto, una acción como la anterior es fruto de la mera casualidad es dejar demasiada iniciativa a un azar que si bien es el protagonista en muchas ocasiones de los designios que nos depara el futuro, está fuertemente vigilado y controlado dentro de este sector.

Así, a nadie escapa que en la multinacional norteamericana Nike han puesto en marcha esta campaña a sabiendas de la repercusión que ella tendría por un asunto que aún anda en boca de todo el mundo aunque ya sucedió hace meses: la ruptura de la relación sentimental que unía a la modelo rusa con el internacional portugués del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, una ruptura que ha llenado portadas en el mundo de la prensa del corazón y que muchos han puesto como uno de los grandes motivos de la bajada de rendimiento que el luso ha experimentado en la segunda mitad de la temporada con el club blanco.

Consciente de ello, en Nike sabían que incorporar como embajadora a la ex de Cristiano Ronaldo, a la par también máximo embajador de la multinacional norteamericana, iba a suponer un golpe de efecto casi tan grande como el que pudiera haber puesto en marcha la compañía con el propio Cristiano Ronaldo a pesar de ser igualmente conscientes de la poca gracia que este hecho iba a suponer al jugador del Real Madrid.

Irina provoca la última crisis en la relación Nike-Cristiano Ronaldo



Sin embargo, en Nike decidieron continuar hacia delante y ahora la prensa de medio mundo habla de la fotografía de Irina y, por extensión, saca a la luz nuevamente la ruptura de su relación con el portugués Cristiano Ronaldo, volviendo a revivir toda la situación a la que el jugador y la modelo tuvieron que hacer frente hace unos meses cuando se conoció de manera oficial su ruptura.

Todo ello ha motivado que una de las grandes incógnitas de los medios de comunicación tras esta campaña haya sido conocer la opinión al respecto del jugador luso, algo a lo que no se ha pronunciado de manera oficial aunque desde su entorno se ha filtrado el malestar del jugador con la marca norteamericana Nike por su intento de aprovechar una situación de la que el crack portugués es protagonista, aunque de manera indirecta.

La situación ha sido la última vuelta de tuerca a una relación que comienza a dar síntomas de flaqueza a cada día que pasa: la del jugador con la marca, una relación que mostró sus primeros indicios de agotamiento hace unos meses cuando el jugador presentó de manera oficial su última aventura empresarial, una línea de calzado, CR7 Sportwear, que entraba directamente en conflicto con los intereses de Nike y de la que la firma ni tan siquiera fue avisada hasta semanas antes de su puesta en el mercado.

Ello provocó que se airearan por primera vez los problemas por los que atraviesa una relación que se presumía eterna y de la que marca y jugador han hecho gala desde prácticamente los primeros pasos del internacional portugués dentro del fútbol profesional y que ha reportado cifras económicas más que interesantes tanto para la marca como para el jugador. La cercanía del final de la carrera deportiva del jugador y la apuesta de Nike por su relevo natural, el brasileño del FC Barcelona, Neymar Jr, una apuesta cada vez más evidente y menos disimulada por parte de la marca, han provocado que aparezcan las primeras distensiones en la relación entre ambas partes que amenaza en convertir en motivo de crisis cualquier acto, por una u otra parte, con potencial suficiente para ser la mecha que encienda la llama definitiva de un incendio que parece cada vez más inevitable.

Participa y comenta esta noticia

 
Top