Florentino tiene dos años para encontrar otro Ronaldo y negociar por la camiseta del Madrid
  • Florentino sabe que el 2018 será un año clave para la camiseta madridista por varios y diversos motivos y en todos ellos existe un nombre propio que sobresale del resto: el portugués Cristiano Ronaldo que, con 33 años, concluye contrato

  • En el club blanco andan a la búsqueda de un jugador que coge el testigo de Cristiano Ronaldo desde el punto de vista de su repercusión comercial y que se convierta en el mejor aval a la hora de negociar con firmas como adidas




Florentino Pérez es, como todo el mundo sabe, presidente del Real Madrid y uno de los hombres, por lo tanto, más conocidos del mundo. Pero sobretodo, Florentino Pérez es un hombre de negocios y sabe que el tiempo, en esta ocasión y ahora más que nunca, juega en su contra. Tiene apenas un plazo de dos años para poder acometer con éxito el inicio de las renovaciones de los principales patrocinadores de la camiseta blanca, adidas y Emirates, y el dignatario madridista sabe con certeza que para ello necesita, a la mayor brevedad posible, acometer un objetivo difícil de conseguir: encontrar al nuevo Cristiano Ronaldo.

Ronaldo acaba su contrato en 2018



Cuando hace ahora casi dos años se anunció por parte de la entidad madridista la renovación de su máxima estrella, Cristiano Ronaldo, por tres años más, hasta el 2018 a cambio de 17 millones de euros netos al año, nada hacía suponer que la situación cambiaría tanto.

En aquel momento, Cristiano Ronaldo era la estrella indiscutible no ya de la entidad blanca sino a nivel mundial, una referencia sobretodo si analizamos su presencia desde el punto de vista comercial, el jugador más comercial del mundo según varios informes, y un importante reclamo para la entidad madridista a la hora de negociar los contratos con sus patrocinadores. Ese mismo año, apenas unos meses antes, el Madrid anunciaba la llegada de Emirates a la camiseta blanca a cambio de 25 millones de euros anuales más cinco en variables en un contrato que le ligaría hasta el año 2018. Por entonces, tan sólo el United, con 33 millones abonados por AON y el FC Barcelona, con 30 aportados por Qatar Airways ese año. Tan sólo un año antes, Florentino Pérez lograba renovar con adidas hasta el año 2020 a cambio de un incremento sustancial en lo percibido de los alemanes: de los 35 millones se pasaría a cobrar de manera anual 40 millones de euros más incentivos, lo que convertía al club blanco en la camiseta mejor pagada del mundo a nivel de sponsorización técnica, superando los 30 millones que pagaba Nike al Barça. Pero las cosas han cambiado y mucho desde entonces.

El United rompe el mercado



Apenas un año después se iban a producir una serie de movimientos que iban a tener al Manchester United como protagonista y que supondrían el germen de la complicada situación en la que se encuentra en la actualidad el Real Madrid con sus patrocinadores: el club británico afrontaba dos importantes contratos comerciales que giraban en torno a su camiseta y que rompían por completo el mercado. El primero en llegar fue el acuerdo con Chevrolet, que abonaría al club británico 62,5 millones de euros al año para sustituir en la camiseta de los Diablos Rojos a la firma AON. Tan sólo unos meses después, el club hacía oficial la llegada de adidas a la sponsorización técnica del United a cambio de un contrato por el que la marca alemana desembolsaría 94,5 millones de euros al año por vestir al United. Casi 160 millones de euros al año sólo por la camiseta. Muy superior a lo que hacía tan sólo un año había alcanzado el Madrid con Emirates y adidas y que reportarían alrededor de 70 millones de euros anuales.

Florentino supo desde ese momento que el tiempo y el destino le iban a jugar una mala pasada. El efecto mariposa que provocaría en el resto de clubes europeos los acuerdos del United suponían un importante obstáculo en los intereses madridistas, sobretodo si tenemos en cuenta que era, de los grandes, el único que acababa de renovar hacía apenas un año y, por lo tanto, el que más tarde culminaría sus alianzas tanto con Emirates como con adidas. Así, el Bayern fue el primero en llamar a la puerta de la marca alemana para exigir un trato semejante al del United, algo que ya ha conseguido con un acuerdo muy cercano a los 80 millones de euros anuales hasta el año 2030. Y el Barcelona ya está presionando tanto a Nike como a Qatar Airways para obtener una mayor remuneración al respecto: de la segunda ya ha conseguido el compromiso de, si continua como presidente Josep María Bartoméu, abonar 60 millones de euros anuales. A Nike, con quien acaba contrato en 2018, ya ha hecho llegar que deberá acordar una cifra cercana a lo que cobran el United o el Bayern si no quieren que adidas (si tiene capacidad económica tras los dos acuerdos anteriores) o cualquier otra firma sí cumpla los deseos del FC Barcelona.

Florentino tiene dos años para encontrar otro Ronaldo y negociar por la camiseta del Madrid



Con este escenario, Florentino Pérez se encuentra con que será el último de los grandes clubes en llegar a las negociaciones con las firmas comerciales, un verdadero handicap porque puede que la capacidad económica de maniobra de dichas marcas esté ya muy mermada para poder hacer frente a las exigencias del máximo mandatario madridista.

Pérez sabe que por lo menos hasta 2018 para el caso de adidas y hasta finales de la campaña que viene o la siguiente en el caso de Emirates no podrá exigir sentarse a renegociar los términos contractuales de su unión, un momento temporal que puede llegar demasiado tarde para los intereses del club blanco puesto que para entonces el Barcelona ya tendrá también su contrato renovado en ambos conceptos. Y para colmo de males, Florentino se encuentra como uno de sus grandes valores ante las firmas, Cristiano Ronaldo, concluirá contrato contando con 33 años de edad, y en la etapa final de su carrera profesional.

Florentino conoce todos estos imponderables y trata, a la mayor brevedad posible, de encontrar un sustituto con el suficiente tirón comercial a nivel mundial como lo tiene aún Cristiano Ronaldo. Sin embargo, el llamado a coger el relevo de Ronaldo en el sector de la publicidad no es otro que un pretendido en su momento por el Real Madrid pero que acabó en las filas de su máximo rival, el FC Barcelona: el brasileño Neymar Jr, otro verdadero handicap para Pérez y el Madrid.

Sin una estrella del calado mediático de los dos anteriores, en el entorno de Pérez esperan y confían que durante estos dos años que quedan para el momento clave en el futuro madridista aparezca un jugado que, bien fichado bien procedente de la cantera, pueda coger el testigo que dejará Cristiano Ronaldo y convertirse en el mayor aval que pueda presentar el presidente madridista en sus negociaciones con las marcas interesadas en su camiseta.


Participa y comenta esta noticia

 
Top