El estadio olímpico de Tokio costará el doble que el de Río
  • El coste de financiación del Estadio Olímpico de Tokio se ha disparado en un 54% con respecto al presupuesto inicial, a punto de superar los 2.000 millones de dólares




Ya hemos informado en más de una ocasión en Marketing Deportivo MD el enorme éxito de la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio del año 2020 a nivel de explotación comercial de los mismos. Así, sólo en patrocinio, ya se han superado con creces las metas puestas en el proyecto de presupuestos de dichos Juegos y únicamente considerando lo obtenido con los Gold Sponsors, que cubren el total de lo previsto como recaudación de dichos Juegos en concepto de patrocinadores, por lo que es de esperar que una vez sumadas las cantidades obtenidas con el resto de categorías de sponsors oficiales la cifra supere con claridad y ampliamente las previsiones iniciales. Sin embargo, todo ello no es suficiente para ocultar una realidad de la que ya hablábamos en nuestro medio allá por el año 2013: los Juegos Olímpicos de Tokio superarán ampliamente el presupuesto inicial previsto.

Un presupuesto "ridículo" para ganar una elección



07 de septiembre de 2013. Los miembros del Comité Olímpico Internacional, reunidos en asamblea extraordinaria en la ciudad argentina de Buenos Aires elegían, por mayoría, la candidatura olímpica de Tokio como la sede que albergará los Juegos Olímpicos del año 2020, imponiéndose de esta manera a las otras dos ciudades aspirantes, la española Madrid y la turca Estambul. El Comité, o mejor dicho sus miembros con derecho a voto, optaron por una candidatura altamente tecnológica y con un, presumible, fuerte respaldo económico basado en su potente economía. Pero, ¿era esto así?.

La candidatura olímpica de Tokyo 2020 se presentó como una candidatura con un presupuesto estimado en unos 5.000 millones de dólares, un presupuesto prácticamente ridículo si los comparamos con el que presentaron en su día otras sedes olímpicas o incluso si lo comparamos con la candidatura de Estambul, que fijó su presupuesto en 20.000 millones de dólares.

Los miembros de Tokyo 2020 se amparaban para presentar un presupuesto "tan austero" en que su proyecto reutilizaría muchas instalaciones ya construídas a las que simplemente habría que realizar pequeñas adaptaciones o reformas, un argumento que al parecer convenció, en lo referente a este punto, a los miembros del COI. Pero, ¿convenció a alguien más?

El estadio olímpico de Tokio costará el doble que el de Río



Casi dos años después, la realidad es otra bien distinta. Y se puede ver con claridad que el argumento de un presupuesto ajustado de 5.000 millones de dólares fue una estudiada estrategia para ganarse el favor de los electores del COI en este apartado, porque a pesar de la buena marcha de los ingresos a obtener por patrocinio como ya hemos citado, en el apartado de costes la historia es bien distinta.

Como ejemplo, baste tan sólo un botón. El estadio olímpico de Tokio, uno de los que supuestamente formaban parte de ese conglomerado de estructuras a las que habría que hacer pequeñas reformas o, como en el caso éste, si hubiera que construirlo, el coste sería ínfimo, lleva ya un desvío con respecto al presupuesto inicial previsto de más del 54%, superando en coste con claridad a lo que invertirá Brasil en tener a punto el estadio olímpico de Río 2016.

El asunto ha comenzado a generar verdadera preocupación en los organizadores, que ven como el gobierno del país comienza a presionar acerca de los costes de la inversión a realizar sólo en el estadio olímpico, expandiéndose el temor de que esa desviación sea la nota predominante en el resto de infraestructuras y recintos a construir o reformar. Tal es así que se teme que el enorme éxito del apartado de ingresos por patrocinio sea insuficiente para hacer frente a los costes de inversión y organización de unos Juegos que ya todos dan por seguro superarán los 5.000 millones de dólares inicialmente previstos.

Participa y comenta esta noticia

 
Top