Y Messi volvió: La Liga infravalora su producto
  • La comparecencia en rueda de prensa en el día de ayer de Leo Messi, casi dos años después de su última presencia ante los medios, vuelve a poner de manifiesto la infravaloración que la propia Liga realiza de su producto




Hace ya algunos meses llevábamos a cabo una importante comparativa entre la NBA y La Liga, quizás dos de las principales competiciones deportivas en sus respectivos deportes, baloncesto y fútbol, en todo el mundo. La misma respondía a la diferente manera de cuidar y explotar que llevaban a cabo cada una de dichas entidades como organización de sus respectivos productos no ya en terreno patrio, esto es, a nivel nacional, sino sus estrategias de expansión en todo el mundo. Ayer volvió a producirse uno de esos hechos en los que, nuevamente, la competición futbolística española, quizás la más importante del mundo, vuelve a quedar en clara inferioridad con respecto a la gestión de su producto que realiza la NBA.

La Liga versus NBA



A nivel de marketing deportivo, siempre se ha dicho que uno de los modelos en los que debe mirarse cualquier entidad u organización deportiva para aprender de un modelo eficaz y exitoso de gestión de marketing deportivo de una institución es el de la NBA. Con un cuidado excelso por la protección del producto que tiene entre manos, sus iniciativas y estrategias puestas en marcha teniendo siempre como objetivo principal esa protección de su producto le han llevado a conseguir logros en este sector sencillamente increíbles.

En contraposición a esta excelsa gestión comercial llevada a cabo por la NBA nos encontramos con la gestión que hace de su producto una de las mayores y más importantes competiciones dentro del mundo del fútbol a nivel mundial: La Liga española de fútbol. La organización española tiene entre sus manos un producto con un potencial comparable con el que la NBA tiene con el suyo. Y sin embargo, la gestión comercial que llevan a cabo una y otra no aguanta comparación posible, en detrimento de la competición española.

Messi, dos años después



Derechos televisivos, naming rights de los estadios, redes sociales... Las comparaciones que se podrían llevar a cabo con cada una de las variables que pudiéramos poner encima de la mesa tanto de una como de otra competición tiene un claro desenlace a favor de la NBA. Sin embargo, en el día de ayer se produjo un hecho podríamos calificar de inaudito, se analice desde el punto de vista desde el que se analice y que vuelve a poner de manifiesto la infravaloración que la propia Liga lleva a cabo de su producto.

En el día de ayer, dos años después, y con un claro objetivo estratégico por parte de su club, el FC Barcelona, que trataba con ello de minusvalorar la mediaticidad y el impacto de la vuelta de Pep Guardiola al Camp Nou al frente del Bayern de Munich, el internacional argentino Leo Messi, uno de los dos mejores jugadores del mundo con el portugués Cristiano Ronaldo, volvía a dar una rueda de prensa.

Hacía justo un año y diez meses (17 de julio de 2013) que el crack argentino no comparecía ante los medios. La presencia de Messi ante éstos se ha limitado a llamadas de patrocinadores en actos promocionales o en la rueda de prensa conjunta de los candidatos al Balón de Oro. Y he aquí el problema.

En un espectáculo como es la propia NBA, no se concebiría ni mucho menos que uno de los dos principales jugadores de la competición evitara su comparecencia ante los medios por intereses de la entidad a la que pertenezca o por suyos propios. Es más, organizaciones como la NBA o la NFL establecen importantes multas económicas para aquellos jugadores que evitan su comparecencia ante los medios de comunicación cuando éstos reclaman la misma para dar a conocer las impresiones de esas estrellas a los aficionados.

La NBA ve a los medios de comunicación como uno de sus grandes aliados a la hora de vender su producto. Y como tal hay que tratarles. Es más, no sólo sería inviable esta situación en la NBA sino que la NBA, como decimos, va mucho más allá. Además de obligar a la comparecencia ante los medios de las figuras de los equipos, la NBA exige a las franquicias que sus entrenadores comuniquen con la antelación suficiente ante la prensa y ante los aficionados los jugadores que actuarán en un determinado encuentro. O dicho de otro modo: la franquicia no puede reservar a éste o a aquél jugador en un encuentro con miras a tenerlo más fresco físicamente para otro posterior de mayor importancia si previamente el entrenador no ha comunicado este hecho a la prensa y a los aficionados. Objetivo nuevamente: proteger el producto. Informar al máximo al aficionado de lo que se va a encontrar asistiendo a dicho encuentro y las ausencias que va a haber en el mismo.

Al igual que es impensable que esta situación se produjera en la NBA, de igual modo es impensable, a día de hoy, que La Liga articule unas medidas tendentes a la protección de su producto como el que tienen en la NBA. Mientras tanto, los aficionados seguirán expuestos a quedarse sin la comparecencia del Messi, Cristiano Ronaldo o estrella del momento ante los medios sin que La Liga haga nada al respecto.

Participa y comenta esta noticia

 
Top