Nike se mete en política
  • Nike ofrece a Obama la creación de hasta 10.000 puestos de trabajo con la condición de que se apruebe el nuevo tratado de libre comercio para la región Asia-Pacífico



La influencia del mundo del deporte es cada vez mayor dentro de cualquier ámbito de la sociedad. El hecho de poder ser utilizado como una importante herramienta para llegar a millones de aficionados en todo el mundo hacen de esta que es una verdadera industria uno de los sectores más influyentes a nivel mundial en cualquier otro aspecto de la vida. La última en comprobar sus extensiones ha sido otra disciplina a la que muy de cuando en cuando, aunque cada vez más, se asoma el deporte en los últimos años: la política, y ha logrado unir a dos de los actores más importantes que en cada rama existen en el mundo: la multinacional alemana Nike y el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Nike se mete en política



Hasta 10.000 puestos de trabajo. Esta es la oferta que han puesto encima de la mesa presidencial en la Casa Blanca los dirigentes de la multinacional norteamericana Nike en la reunión que hace tan sólo unos días han mantenido con el máximo mandatario de los Estados Unidos, Barack Obama, una proposición que dado el estado en el que se encuentra la economía a nivel mundial, ha sido gratamente recibida por el dirigente estadounidense.

Sin embargo, ese compromiso no es, ni mucho menos, gratuito. Nike hizo llegar esa oferta al presidente Obama con la condición de que prosperaran las negociaciones para crear una gran zona de libre comercio en la región de Asia-Pacífico, un tratado clave para la firma norteamericana que confía que finalmente pueda salir adelante en el corto y medio plazo.


10.000 puestos de trabajo



Los nuevos empleos ofrecidos por Nike, hasta 10.000, se generarían en el país norteamericano y afectarían a todos los departamentos de la compañía, desde la línea de producción hasta los departamentos de diseño y desarrollo.

El objetivo de Nike no es otro que la disminución de los aranceles comerciales entre dichas regiones que permitirían, de manera proporcional, disminuir los costes de importación y exportación de productos, lo que a su vez se traduciría en una mayor competitividad de las empresas estadounidenses, entre las que estaría Nike, frente a sus competidoras asiáticos. El anuncio se realizó en la visita que Obama realizó a las oficinas de Nike en Oregón y suponen un importante respaldo a las intenciones de Obama, partidario del acuerdo, tras las críticas que sobre el mismo se habían suscitado.

Participa y comenta esta noticia

 
Top