Nike se lamenta de su mayor error en la NBA: Stephen Curry
  • El recientemente elegido MVP de la temporada regular en la NBA tuvo un pasado Nike aunque la marca lo dejó marchar argumentando que jamás sería capaz de alcanzar un nivel de ventas de zapatillas suficientes dentro del sector

  • Stephen Curry es hoy uno de los grandes embajadores de Under Armour a nivel mundial




Hace tan sólo unos días la NBA  ha dado a conocer el nombre del jugador de la liga que ha sido elegido como MVP de la temporada regular, un galardón que ha recaído en el base de los Warriors, Stephen Curry, un candidato que entraba dentro de todas las quinielas para hacerse con el galardón. Su excepcional temporada al mando de su equipo y su excelsa calidad ha venido a demostrar que este título está al alcance no sólo de las grandes estrellas a las que nos tiene acostumbradas la NBA en su elección sino también a aquellos que están llamados a convertirse en parte también de esas grandes estrellas si no lo son ya. Pero también, fuera del apartado estrictamente deportivo, ha venido a sacar a la luz uno de los mayores errores jamás cometido por una firma no acostumbrada a este tipo de fiascos: Nike.

Nike se lamenta de su mayor error en la NBA: Stephen Curry



Hemos hablado en más de una ocasión de la mala suerte o la mala visión empresarial que los ojeadores de la multinacional alemana adidas han tenido dentro de la NBA. Ejemplos como los de Kobe Bryant, LeBron James o incluso el gran Michael Jordan, todos ellos ahora dentro del portfolio de embajadores de su gran rival Nike, tuvieron en su día un pasado adidas que la firma de las tres bandas no consiguió extender en el tiempo, dejando en bandeja de plata sus fichajes por su gran rival y dando lugar al actual status quo existente dentro del mejor baloncesto profesional del mundo.

Pero pocas veces hemos podido dar con casos similares dentro de la marca del swoosh. Bien sea por el gran acierto de sus ojeadores bien sea porque la suerte que siempre se debe tener en este tipo de patrocinios se ha aliado hasta ahora con Nike, lo cierto es que la marca norteamericana no ha tenido que lamentarse en exceso en este sentido dentro de su plantel de representantes. Al menos, hasta ahora.

La elección por parte de la NBA de Stephen Curry como el MVP de la temporada regular 2014/2015 ha sacado a la luz el primer gran fiasco conocido dentro de este sector que afecta directamente a la multinacional norteamericana, que también tuvo en su día, al igual que adidas con esas grandes estrellas, a Curry bajo sus filas aunque finalmente lo dejara escapar.

"No venderá zapatillas"



Si hay una marca que sigue creciendo dentro del mercado deportivo de los Estados Unidos esa no es otra que Under Armour, que ya ha puesto en más de un aprieto a las grandes firmas del sector, también en el deporte de la canasta (aún resuenan los ecos de su disputa por hacerse con los servicios como embajador de Kevin Durant ante Nike), y que ahora ha encontrado a ese jugador franquicia sobre el que puede articular su plan de expansión dentro de la NBA: Stephen Curry, el último MVP de la NBA.

Y gran parte de este éxito se lo debe a la marca del swoosh, que tuvo en su mano la posibilidad de retener en su portfolio de embajadores a un jugador que ya despuntaba aún cuando no fuera, por entonces, tan conocido como las grandes estrellas que integran su catálogo de representantes dentro de la NBA.

Curry siempre ha sido un jugador Nike. De hecho, durante sus cuatro primeros años en la NBA el jugador siempre lució una misma marca en sus zapatillas: Nike, que supo hacerse con los servicios de un joven talento llamado a hacer grandes cosas dentro de la mejor liga de baloncesto del mundo. Pero cuando concluyó su vinculación, allá por la temporada 2012/2013, temporada en la que ya promedió cifras más que interesantes (23 puntos y 7 asistencias por partido y rompió el récords de triples anotados en tan sólo una temporada), en Nike consideraron que su evolución no era la adecuada para hacer una gran oferta para retenerlo.

De este modo, y a pesar de que Curry fue uno de los baluartes del éxito de su franquicia, que logró acceder a segunda ronda en los playoffs donde cayeron ante los Spurs, Nike no consideró suficientes los méritos realizados por el base para ofrecerle una oferta de renovación acorde a su calidad. Así, la marca puso encima de la mesa de los representantes del jugador una cifra que apenas superaba los 2,5 millones de dólares anuales, lo que fue catalogada como poco menos que insultante para los mismos que rápidamente cayeron en las redes de la oferta que ponía encima de la mesa una pequeña compañía que comenzaba a adentrarse, ya por entonces, y de manera tímida, en el universo de la NBA: Under Armour.

Por 5,5 millones de dólares, la compañía dirigida por Kevin Plank se hizo con el ahora nombrado MVP dentro de la NBA, un jugador que al que Nike no ofreció más dinero por las dudas que generaba en la compañía la capacidad y potencial del mismo para vender zapatillas. Hoy es la punta de lanza de Under Armour y las ventas de zapatillas de la marca con el sello del jugador se disparan entre los aficionados a la NBA.

Participa y comenta esta noticia

 
Top