Mendes mete a Cristiano en un lío con el fisco portugués
  • Medios portugueses destapan un posible caso de evasión fiscal de Cristiano Ronaldo con el último contrato del luso con el Banco Espírito Santo




Los problemas con Hacienda del internacional argentino Leo Messi no son exclusivos del crack del FC Barcelona. En este apartado también su gran rival en cuantos trofeos y torneos participan, el portugués Cristiano Ronaldo, también acompaña al jugador del FC Barcelona, aunque en esta ocasión no con la Agencia Estatal Tributaria española sino con la administración equivalente portuguesa.

Cristiano, bajo sospecha por su acuerdo con el BES



Cristiano Ronaldo es noticia en los últimos días por sus problemas con el fisco portugués. Asi, el internacional del Real Madrid se une al argentino Leo Messi en sus problemas con el fisco, esta vez en su país de origen, debido a uno de los múltiples contratos publicitarios que el jugador, el que firmó hace años con el Banco Espírito Santo.

Según medios lusos, Cristiano Ronaldo habría evadido más de 160.000 euros a la Agencia Lusa de Administración Tributaria entre 2013 y 2014 debido a su último contrato con el BES, una ampliación que se hizo en el año 2012 y hasta el año 2014 a razón de 650.000 euros anuales.

Una empresa ubicada en Irlanda



Dichos medios sostienen que ese contrato fue firmado a través de una empresa del jugador luso con sede en Irlanda, país donde los impuestos son menores a los de Portugal, hecho éste que habría permitido al jugador del Real Madrid ahorrarse una buena suma de dinero en forma de no tributación en el país luso vía impuestos, algo que ya es más que común en muchos deportistas que utilizan empresas pantalla para la firma de sus contratos publicitarios ubicadas en países con menores impuestos que los suyos de origen.

Cristiano delegó en Gestifute, la agencia del prestigioso Jorge Mendes, la firma de la nueva ampliación del contrato con el BES, un contrato que Gestifute a su vez firmó con la irlandesa Multisports & Image Management, MIM, ubicada en Dublín. Este gesto habría supuesto un ahorro para el jugador de más de 200.000 euros, pasando a pagar un 12,5% frente al 25% que tendría que haber abonado en Portugal. Para colmo de males, la citada MIM parece carecer de toda actividad en los últimos años salvo la firma de estos contratos, algo que en muchos medios ha llevado a interpretar como una simple empresa instrumental creada para este tipo de fines.


Participa y comenta esta noticia

 
Top