Las derrotas de Bayern y Real Madrid dejan contra las cuerdas a adidas en Champions
  • Las derrotas de Real Madrid y Bayern de Munich en los encuentros de ida de las semifinales de la Champions League dejan a adidas con un pie y medio fuera de "su" Final, en "su" país y en "su" competición. 

  • De lograr clasificar a Juventus y Bayern para la gran Final de Berlín, Nike repetiría el hito conseguido por última vez en la temporada 2010/2011 y devolvería a adidas la afrenta que ésta le hizo en el pasado Mundial de Brasil.




Hace tan sólo unas horas la multinacional alemana adidas vivía una de sus contadas alegrías que en los últimos tiempos le han deparado sus cuentas, ya sean éstas analizadas desde el punto de vista mensual, trimestral o anual. Como quiera que sea, la firma presentaba por primera vez en muchos tiempos unos resultados que superaban a sus previsiones y permitían insuflar un soplo de aire fresco en la planta noble de las oficinas de la compañía, especialmente en la figura de su CEO, Herbert Hainer, principal foco de las críticas de los inversores de la compañía en los últimos tiempos como consecuencias de dichos resultados. 

Y sin embargo, otras cuantas horas después, al filo de las once de la noche, la preocupación volvía a hacer acto de presencia dentro de la marca alemana procedente, precisamente, de uno de los mayores valores que tiene la multinacional dentro del mundo del fútbol: la Champions League.

Una Final ¿sin adidas?



Al filo de las once de la noche de ayer se ponía punto y seguido a las eliminatorias de Champions League correspondientes a su fase de semifinales que comenzaron el pasado martes y que, como decimos, finalizaron en el día de ayer. Una ronda de ida que, precisamente no les ha traído buenas noticias a los responsables de la marca alemana a tenor de los resultados obtenidos en ella.

A día de hoy, y a la espera de la disputa la semana que viene de los encuentros de vuelta, los embajadores de la marca alemana que la firma tiene dentro de la competición en esta fase afrontarán los partidos de vuelta de dichas eliminatorias con resultados adversos, uno de ellos asequible en principio y otro que vaticina uno de los grandes batacazos del club en cuestión (y de la marca por extensión) de los últimos tiempos.

El pasado martes se ponían en marcha las eliminatorias de semifinales con el encuentro de ida de la primera de ellas que enfrentaba en Italia a la Juventus de Turin, recordemos, equipo Nike por último año, y al Real Madrid, el todavía vigente campeón de la competición y uno de los dos representantes que tiene adidas en la Champions. El resultado, un 2-1 a favor de los italianos que si bien alberga aún esperanzas a los madridistas (y por ende a la marca) de pasar a la final, augura un encuentro de vuelta en el que tanto club como marca deberán poner todo sobre el terreno de juego para lograr el gran objetivo de ambos: la Final de Berlín.

Dicha ronda de semifinales se completaba en sus partidos de ida con el encuentro de ayer, un duelo que volvía a presentar un enfrentamiento Nike - adidas representadas en el FC Barcelona y Bayern de Munich y que arrojó como resultado un contundente 3 - 0  a favor de los azulgranas que deja casi con un pie y medio fuera de la competición a uno de los clubes más poderosos del mundo: el Bayern de Munich.

En Alemania sin alemanes



Se comenzaba a dibujar así, y a expensas de lo que suceda en los encuentros de vuelta de dentro de una semana, el peor escenario posible para los intereses de la compañía alemana: una final en Alemania, su territorio, sin presencia de adidas. El asunto es mucho más grave si profundizamos en el análisis.

adidas no sólo perdería el enorme altavoz que supone tener en la final a uno de los clubes más mediáticos e importantes del mundo, actual campeón de la Champions, el Real Madrid, sino que además se quedaría sin presencia de su máximo exponente: el Bayern de Munich, único club alemán (la final se disputa en Berlín) en semifinales, patrocinado por adidas y, además, propiedad en parte de la propia compañía. Un golpe en toda la línea de flotación para la marca alemana en la que es su competición: la Champions League, de la que recordemos es principal patrocinador.

¿La reválida de Brasil?



En Nike mientras sonríen. Están a punto de lograr clasificar a sus dos exponentes que lograron acceder a semifinales de Champions por la puerta grande y de la mejor manera posible: asestando un duro golpe a adidas precisamente en su competición y en su país: la Champions y Alemania. Tal hito, el meter a dos finalistas en la gran final de la Champions no lo conseguía Nike desde la temporada 2010/2011, cuando logró clasificar para la misma al FC Barcelona y al Manchester United.

De confirmarse dentro de siete días, Nike devolvería a adidas la situación vivida hace apenas unos meses en el pasado Mundial de Brasil. A la cita mundialista Nike acudía como anfitriona de la misma (recordemos que Brasil es uno de los países Nike por excelencia) con la principal candidata a hacerse con el torneo, la canarinha, selección sponsorizada técnicamente por la multinacional norteamericana. Sin embargo, lejos de lograr el éxito absoluto en una competición (otra más) de la marca alemana, Nike se vio fuera por completo de la gran final y no sólo eso: vio cómo su gran rival lograba acaparar el protagonismo de la misma con los dos finalistas, Alemania y Argentina, dos selecciones equipadas por adidas en pleno corazón de Nike, Brasil.

Ahora la situación es a la inversa. La Final de la Champions se disputa en un país adidas, quizás el más importante, sede de la compañía, tal y como ocurría en Brasil con Nike, y a la misma pueden acceder dos equipos patrocinados por la marca del swoosh, un verdadero éxito para los norteamericanos y un verdadero mazazo para los alemanes. En Nike tan sólo esperan que el desenlace final no sea como el vivido por adidas en Brasil, que con todos los elementos con las tres bandas por bandera, el protagonismo de la final se lo llevó Mario Götze, uno de los pocos baluartes que le quedaban en competición a Nike. Y ese final podría también suceder: adidas se guarda la baza de su gran embajador, Messi, como último recurso para no entregar el cetro de la Champions a Nike. En una semana, la solución.


Participa y comenta esta noticia

 
Top