Irán, la tabla de salvación a la que quiere agarrarse Ecclestone
  • Irán se ofrece Ecclestone para albegar un Gran Premio de Fórmula 1 en el corto/medio plazo




La preocupación se ha instalado en los grandes responsables de la Fórmula 1, especialmente en Bernie Ecclestone. La caída en el atractivo de una competición entre los aficionados cada vez más sin aparente emoción, donde el interés se centra casi exclusivamente en conocer quién de los  pilotos de una misma escudería se llevará el Gran Premio de turno está provocando efectos devastadores dentro de la misma. Y el asunto no es nuevo. A los cuatro años que los aficionados a la Fórmula 1 vivieron con dominio absoluto de la escudería Red Bull le han seguido otros donde el dominio ahora es incontestable por parte de la escudería Mercedes, algo que ha matado definitivamente el interés de la competición. Sobretodo, paradójicamente, en Europa. Por tal motivo y para poner remedio a este problema, Ecclestone parece haber encontrado la solución.

La Fórmula 1 pierde interés entre los aficionados



La pérdida de notoriedad de la Fórmula 1, sobretodo en el mercado europeo, es algo más que evidente. El interés de la competición decae a pasos agigantados entre los aficionados y prueba de ello es que cada vez se destine menos dinero por parte de organizadores y patrocinadores a un producto que parece casi agotado y donde el principal interés se centra en conocer qué piloto de una misma escudería se llevará el Gran Premio.

Ello explica que Grandes Premios míticos como el de Alemania se caigan del calendario ante la imposibilidad de encontrar fuentes de financiación privada que vengan a suplir las carencias dejadas al aire tras la marcha de la financiación pública, en lo que se traduce en una falta de interés cada vez más evidente de este deporte para los patrocinadores, motivado en gran parte por esa pérdida de emoción entre los aficionados.

Hacia nuevos mercados



Frente a ello, Ecclestone gira radicalmente el timón de la nave que comanda para dirigirse hacia nuevos mercados, donde el dinero no parece ser un problema, y que buscan en el deporte la manera de dar notoriedad y publicidad a sus respectivos países.

Así, ya es habitual ver en el calendario de pruebas del Mundial de Fórmula 1 eventos en ciudades asiáticas y de Oriente Medio, algo que ha supuesto un verdadero alivio para los cada vez más castigados planes de la FIA. Así, la salida del Gran Premio de Alemania del calendario oficial de la Fórmula 1 podría ser suplida por uno de estos nuevos candidatos procedentes de aquellas latitudes: Irán.

Objetivo: Irán



En relación a ello, el gobierno iraní ha hecho llegar una oferta al propio Bernie Ecclestone para albergar un Gran Premio de Fórmula 1 que pasa por la construcción de un nuevo circuito en la isla de Qeshm, en la costa sur de Irán, justo en el estrecho de Ormuz y a sólo unos kilómetros de Dubai.

Esta es la segunda propuesta que Irán hace a la Fórmula 1 tras la presentada en 2011 para albergar un Gran Premio en un circuito que se construiría a las afueras de Teherán. De este modo, se consolida la apuesta que por el deporte están haciendo los gobiernos de la zona de Oriente Medio, sobretodo por el mundo del motor.

La Fórmula 1 ya cuenta con dos Grandes Premios en la zona, Abu Dhabi y Bahrein además de otra importante parada en MotoGP en Qatar, lo que viene a consolidar el giro que los organizadores de la Fórmula 1 han dado en los últimos años hacia esta región del planeta con pruebas en Bahrein, Turquía, Malasia, Singapur, Corea, Abu Dhabi, India o Rusia. Irán podría ser el siguiente destino, pese a que el propio Ecclestone ha mostrado sus reticencias a ello, aunque las necesidades podrían hacerle cambiar de opinión.


Participa y comenta esta noticia

 
Top