El Barça aprovecha la renovación de adidas con el Bayern para presionar a Nike
  • La renovación del Bayern con la multinacional alemana adidas vuelve a revolucionar el mercado de la sponsorización técnica en el mundo del fútbol

  • El FC Barcelona aprovecha el acuerdo para insistir nuevamente a Nike en la necesidad de incrementar sus aportaciones a la entidad azulgrana




Nuevamente adidas ha acaparado la atención de los medios de comunicación, especializados y no, hace tan sólo unos días con el anuncio de la renovación del acuerdo de sponsorización técnica que mantiene con uno de los clubes más importantes de Europa y del Mundo, el Bayern de Munich, con el que ha prolongado su alianza durante los próximos 10 años por un montante global que rondará los 940 millones de euros. Y nuevamente esta alianza estratégica llevada a cabo por la multinacional alemana ha servido de excusa para que uno de los principales clubes del portfolio de entidades deportivas más importantes que tiene su gran rival Nike (y quizás el que es el mayor exponente de la misma dentro del fútbol), el FC Barcelona, presione a la marca del swoosh para exigir un trato similar en su relación al que adidas dispensa en la actualidad a Manchester United y a Bayern de Munich.

El United, el origen de la discordia



Cuando hace ahora algo más de un año la multinacional alemana adidas y el Manchester United anunciaban el estratosférico acuerdo que habían alcanzado, estaban firmando quizás sin saberlo una auténtica revolución dentro del sector de la sponsorización técnica no sólo en el mercado británico o europeo, sino a nivel mundial. El acuerdo alcanzado por las partes, casi 1.000 millones de euros durante los próximos 10 años a partir de la temporada 2015/2016, suponía no sólo un auténtico pelotazo económico para el club británico sino el origen de un efecto mariposa que podía contagiar, como así ha sido, al resto de grandes entidades deportivas del planeta fútbol.

Se daba la paradoja además que el acuerdo con el United llegaba en no precisamente el mejor momento, a nivel deportivo, del club británico, que desde la marcha de Alex Ferguson como entrenador del mismo, no acaba de encontrar su sitio entre los grandes de Europa, hasta el punto de que la temporada pasada no logró ni tan siquiera clasificarse para competición europea alguna.

El Bayern, el primero de "los siguientes"



Con estos antecedentes, pocos ponían en duda que el acuerdo de adidas con el United provocaría un efecto en cadena en otros importantes clubes a los que viste la firma de las tres bandas, pero no sólo a ellos. Cómo estamos viendo, también tiene importantes consecuencias en clubes vestidos por su gran rival Nike. Aunque vayamos por partes.

La primera gran pregunta que se planteó dentro del sector fue qué iba a pasar, a partir de entonces, con entidades de la talla del Bayern de Munich o el Real Madrid, a la postre los dos últimos vencedores de la Champions League, en sus contratos con adidas. O dicho de otra manera, si la marca alemana estaba dispuesta a abonar casi 100 millones de euros anuales al United, ¿cuánto debería pagar a clubes del calado de Real Madrid o Bayern de Munich?

Y si bien el Real Madrid y sus dirigentes optaron por la prudencia en sus declaraciones al respecto, los alemanes siguieron la línea contraria, quizás por el hecho de su especial vinculación con adidas. No sólo son dos marcas de referencia, el Bayern y adidas, de nacionalidad alemana y no sólo les une el apartado de la sponsorización técnica. Es que, además, adidas es una de las propietarias minoristas del club bávaro, algo que se hacía muy difícil de digerir entre los máximos representantes del Bayern a nivel institucional.

Así, desde el club alemán rápidamente comenzaron a filtrar que adidas debería comenzar a pensar en dar un trato de favor similar al dispensado al United o se verían en la obligación de empezar a escuchar ofertas que pudieran presentarles firmas rivales de cara a la conclusión de su relación, allá en el año 2018. ¿Alguien puede imaginarse un Bayern propiedad de adidas y vestido por Nike?

Efectos también en Nike



El efecto a tal anuncio fue casi inmediato y la marca alemana, quizás por esa obligación implícita que le da el hecho de ser, además de sponsor técnico del club alemán, uno de sus propietarios (aunque minoristas), la marca y el Bayern han anunciado hace tan sólo unos días la prolongación de su alianza, que concluía en 2018, durante otros diez años más por un montante global de alrededor de 940 millones de euros, si bien la cifra que irá en concepto de sponsorización técnica alcanzaría tan sólo 80 millones anuales, siendo el resto hasta esos 94 millones al año que deberá aportar, cantidades procedentes de premios e incentivos.

Dejando a un lado la situación en la que queda la firma de las tres bandas con respecto al último y actual Campeón de la Champions League y uno de los clubes más mediáticos del mundo, el Real Madrid (que merece un artículo en exclusiva para dicho análisis), la firma de otro acuerdo por parte de adidas con las mismas proporciones, al menos económicamente hablando, que el firmado con el United, ha comenzado a pasar factura no sólo a la marca (objeto de debate es la capacidad de adidas para poder hacer frente a dos contratos de dicha magnitud y a un posible tercero con el Real Madrid) sino también a las firmas rivales, sobretodo, a Nike.

Una de las entidades que rápidamente se posicionó respecto al nuevo escenario que se dibujaba en el sector de la sponsorización técnica tras el acuerdo con el United fue el FC Barcelona, quien a través de sus dirigentes ya realizó en su momento determinadas manifestaciones tendentes a trasladar a Nike la obligación de la firma norteamericana de actualizar su actual relación contractual, que también concluye en 2018, sobretodo en su aspecto económico.

En aquel momento, aquella solicitud quedó más que nada como una declaración de intenciones no sólo para Nike sino para toda aquella firma interesada en adquirir el rol de sponsor técnico dentro del cuadro azulgrana, una declaración que se ha renovado hace tan sólo unos días en boca de su presidente, Josep María Bartomeu, que ha declarado abiertamente en varios medios la necesidad y obligatoriedad de Nike de adecuar las cifras aportadas a la entidad en base a la nueva situación que se vive dentro del sector tras romper el mercado adidas con sus contratos con el United y el Bayern.

En este sentido, Bartomeu ha declarado que Nike deberá incrementar obligatoriamente los casi 60 millones de euros que recibe en la actualidad (30 millones procedente de la sponsorización técnica y otros 30 procedentes de premios, incentivos y royalties y comisiones de ventas de camisetas). Se calcula que el mismo podría oscilar en un acuerdo que oscilaría en un fijo de unos 80 millones de euros y un variable que rondaría otros 20 millones aproximadamente para convertir al cuadro azulgrana en el club con mayores ingresos por la sponsorización técnica de su camiseta del mundo. La pregunta a realizarse ahora es si hay alguna marca o firma de ropa deportiva con capacidad económica suficiente para acceder a los deseos y requisitos del FC Barcelona, llámese Nike o de cualquier otro modo.


Participa y comenta esta noticia

 
Top