Cleveland vs Bulls: mucho más que unas semifinales NBA
  • La victoria de los Bulls en el primer encuentro de semifinales de Conferencia ante los Cavs de LeBron de la mano de un excepcional Rose desata la euforia en adidas, que comienza a ver la recompensa a la confianza depositada en el base de Chicago




Ayer se disputó el primer encuentro de semifinales de Conferencia de la serie que enfrenta a los Cleveland Cavaliers, uno de los grandes favoritos para hacerse con el anillo esta temporada en la NBA tras la incorporación de su hijo pródigo, LeBron James, y uno de los aspirantes al menos a llegar a la final de Conferencia, como son los Chicago Bulls de Paul Gasol, Derrick Rose y compañía. Y este primer partido deparó la primera gran sorpresa en opinión de los especialistas: la victoria del equipo visitante en pista de los Cavs que devuelve el factor cancha a los Bulls y que augura una más que disputada semifinal. Pero, además de lo deportivo, con esta semifinal se ponen en marcha mucho más que otro paso en la conquista del anillo. Con dicha semifinal asistimos al sempiterno duelo Nike - adidas en la figura de las dos estrellas de ambas franquicias: LeBron James y Derrick Rose.

Duelo de estrellas... y de marcas



El de anoche fue un encuentro muy especial. Sobre la pista, dos de los grandes aspirantes llamados a hacer grandes cosas dentro de la NBA esta temporada. Y en sus filas, dos de las estrellas más importantes que el universo NBA puede exportar al exterior como producto: LeBron James y Derrick Rose.

Sin embargo, sobre la cancha del pabellón de los Cavs había ayer algo más que un duelo entre dos de las franquicias con más aspiraciones en la actual temporada: en ella se ponía en juego un episodio más de la batalla que dos de las firmas más importantes del mundo, Nike y adidas, llevan a cabo en la práctica totalidad de los deportes, un enfrentamiento que adquiría una especial connotación por varias circunstancias en torno a ambas marcas con ambos jugadores.

Dos marcas, dos cracks



LeBron James y Derrick Rose son, a día de hoy, y aunque muchos pongan en duda dicha aseveración, sobretodo en el caso del jugador de los Bulls, los dos grandes baluartes que tanto Nike como adidas tienen como representantes en la NBA.

LeBron es, sin lugar a dudas, no sólo el faro guía de Nike sino de toda la NBA. A nivel de marcas, es más que evidente que el jugador de los Cavs es el máximo embajador de la firma norteamericana dentro del baloncesto profesional USA, el más mediático y el que más zapatillas con el logo del swoosh vende en la NBA. El pasado mes de marzo desde Marketing Deportivo MD informábamos de unos datos, sencillamente, demoledores para las marcas rivales que osaban hacer sombra a Nike y a LeBron en la NBA: el jugador reportó en 2014 a la compañía norteamericana casi 340 millones de dólares procedentes de la venta de zapatillas, o lo que es lo mismo, la inversión de Nike en LeBron, al que abona alrededor de 44 millones de dólares al año, le reportaba una tasa de retorno a la multinacional de casi 8 a 1. Ante estos datos, pocas firmas podían aguantar el combate.

En el lado opuesto, la multinacional alemana adidas, con el que fue elegido en su momento candidato para hacer frente al poderío de Nike dentro de la NBA, el jugador más joven que jamás haya ganado el MVP dentro de la NBA, el base de los Chicago Bulls, Derrick Rose. Rose se convirtió en el año 2011 en la mayor inversión jamás realizada por adidas en un jugador de baloncesto, 180 millones de dólares en un contrato de 13 años de relación, una inversión que fue criticada desde sus inicios incluso desde dentro de la propia marca y que parecía llamada a convertirse en la pero inversión jamás realizada por la firma de las tres bandas en un deportista jamás.

El primer choque, para adidas



De sobra es conocido por todos la historia de Rose: una serie de inoportunas lesiones de manera consecutivas auguraron casi incluso el final del jugador como profesional, o al menos, como la gran estrella que se esperaba de él. Esta temporada, cuando el jugador más esperanzas depositaba a la confianza que adidas había puesto en él durante tantos meses de lesión, otro inoportuno percance físico amenazaba con retirarlo de la carrera de los playoffs para desconsuelo de adidas que casi llegó a arrojar la toalla por él.

Sin embargo, en tiempo récord y cuando nadie lo esperaba, Rose se recuperó y volvió justo para el inicio de los playoffs, unos playoffs que comienzan a dar la razón a los que confiaron en Rose dentro de adidas.

Por de pronto, el primer choque se lo han llevado los Bulls con un Rose como máximo anotador con 25 puntos. Pero también se lo ha llevado adidas, que ve, por primera vez en mucho tiempo, como su gran apuesta por Rose puede confirmarse este año. Las espadas siguen en todo lo alto pero adidas, con Rose a la cabeza, ha sido la primera en golpear. Una eliminación de los Cavs con LeBron James como máximo exponente de Nike y a manos de los Bulls de Rose, representante supremo de adidas, comenzaría a dar razón a los que en la marca alemana, ante las críticas por dicha inversión, respondían una y otra vez "tranquilos, volverá". Esa premisa está ahora más cerca de conseguirse. A tan sólo tres victorias.


Participa y comenta esta noticia

 
Top