A adidas ya sólo le queda la baza de Messi en Champions
  • La eliminación de Bayern y Real Madrid dejan a adidas sin un representante en la Final la Champions que se disputará en Berlín, algo que no ocurría desde la temporada 2009/2010

  • La marca alemana ya sólo se agarra al efecto Messi para evitar que el logo de Nike gobierne dentro de unas semanas en su propia casa, Alemania




Resulta, como mínimo, paradójico. Cuando en el minuto 56 de partido un ex madridista, Álvaro Morata, marcaba el que a la postre sería e/l tanto del empate que daba la clasificación a la Juventus de Turín en el encuentro de vuelta de semifinales ante el Real Madrid, pocos fueron los que se percataron de un detalle de gran relevancia dentro del marketing deportivo: no sólo un ex madridista dejaba fuera de la final al club al que perteneció hace tan sólo una temporada. Morata es, además, uno de los embajadores que tiene adidas dentro del mundo del fútbol y con ese tanto del empate, estaba dejando a la marca alemana sin final de Champions, algo que no ocurría desde la temporada 2009/2010.

Ni Madrid ni Bayern



Cuando hace tan sólo dos días el colegiado hacia sonar el pitido final en el encuentro de vuelta de semifinales de Champions League que en el Allianz Arena enfrentaba al Bayern Munich y al FC Barcelona, todas las alarmas se encendieron en adidas: uno de sus dos representantes en la ronda de semifinales, precisamente el club del que es accionista y propietaria, quedaba eliminado a manos de uno de los grandes valores de su gran rival, Nike, que se aseguraba la presencia de al menos uno de los finalistas en la gran cita de, precisamente, Berlín, otro hecho más que importante que viene a poner encima de la mesa el gran interés que tenía adidas por acceder a una final en su propio país.

Con la eliminación del penúltimo campeón de Champions, la marca alemana se jugaba el todo por el todo con el último ganador del torneo, el Real Madrid, que en la noche de ayer disputaba su partido de vuelta ante la Juventus de Turín, otro club equipado por Nike, y al que todas las casas de apuestas daban como claro perdedor en el enfrentamiento ante el club blanco. Pero no fue así. Y, paradojas de la vida y del deporte, un ex madridista, para más inri además embajador de la marca alemana adidas, Álvaro Morata, se encargaba de anotar el único gol de su club que ponía el empate a uno final en el marcador que dejaba al Real Madrid y a adidas sin su buscada final, confirmándose la peor Champions de adidas desde la temporada 2009/2010.

Una final plenamente Nike



El hecho en sí no es baladí ni mucho menos. Muchos defenderán que, a pesar de todo, adidas seguirá estando muy presente en la final de Berlín, puesto que, no lo olvidemos, la marca alemana es el principal patrocinador de la Champions League como competición y a buen seguro que su distintivo y su estrategia podremos verla muy a menudo en los espacios destinados a la publicidad tanto dentro como fuera del estadio.

Sin embargo, no es menos cierto que el hecho de que dos clubes vestidos por su gran rival Nike disputen la final de la mejor competición de clubes a nivel mundial dentro del fútbol, la Champions League, va a proporcionarle a la marca de Oregon una exposición a escala mundial que no será muy del agrado dentro de las oficinas alemanas. Pero no queda la cosa aquí. Por si fuera poco, hasta 13 jugadores de la plantilla italiana, con sus grandes estrellas a la cabeza como Pirlo, Tévez o Pogba, son embajadores de Nike (más del 48% por apenas 7 representantes que tiene adidas, entre los que está Morata) y hasta 16 (más del 45%) en el FC Barcelona son grandes valores de la marca de Oregon, entre los que se encuentran cracks de la talla de Iniesta, Piqué, Pedro, Alvés, Busquets o Neymar.

A adidas ya sólo le queda la baza de Messi en Champions



¿Está por lo tanto todo perdido para adidas? En cualquier otra circunstancia la respuesta llevaría definitivamente a un tan rotundo como claro. Es evidente que la de Berlín no será la final soñada por adidas ni mucho menos a pesar, como decimos, que la compañía sea la patrocinadora de la competición de manera oficial.

Pero en adidas no arrojan aún la toalla y confían todo a su única gran baza: Messi. El único consuelo que le queda a la firma alemana (con permiso de otras estrellas como pueden ser Luis Suárez o incluso el propio Morata) es el rendimiento excepcional en el que llega el internacional argentino Leo Messi a la gran final, donde una actuación destacada suya pueda eclipsar todo lo demás para convertirse en el dominador absoluto, para respiro de adidas, de la misma. Y no es descabellado ni mucho menos pensar así.

Pronto hará doce meses de la disputa de la Final del Mundial de Brasil 2014, una cita donde, a pesar de que adidas era también patrocinadora oficial del torneo, Nike tenía depositadas muchísimas esperanzas. El campeonato se disputaba en territorio Nike, y la marca tenía importantísimas opciones de hacerse con el título mundial bajo la figura de la canarinha, la selección anfitriona, y de uno de sus principales valores, el también brasileño Neymar.

Sin embargo, Nike vivió una situación parecida a la que ahora vive adidas. Desgraciadamente para los intereses de la compañía norteamericana, sus máximos embajadores fueron quedando eliminados de la competición y la final se antojaba como un auténtico evento para mayor gloria de adidas, que había logrado clasificar a dos de sus principales valores, Argentina y Alemania, donde la mayoría de jugadores calzaban adidas y donde el principal embajador de los alemanes, Messi, sobresalía por encima de todos ante una Nike que ni tan siquiera podía agarrarse a esa baza pues,eliminados sus dos grandes representantes, Neymar y Cristiano Ronaldo, la estrella de Messi dejaba sin efecto el potencial de los embajadores con los que Nike acudía a la gran Final.

Y sin embargo, el partido se decidió en la prórroga con un gol de quizás el mayor representante con el que Nike acudía a la final, el alemán Mario Götze, que de golpe y porrazo volvió a meter a Nike en un acontecimiento de manera súbita y sin capacidad de respuesta para adidas. Y esa situación es la que espera vivir, a la inversa, ahora adidas con la Final de Champions. En la marca alemana hay confianza de ello (con todos los respetos para Götze, el alcance mediático y el valor futbolístico del argentino es muy superior al que presentaba Götze en la final de Brasil) y apuestan por que una actuación destacada del argentino vuelva a meter a la firma en la final de una competición que estaba llamada para ser la gran final de adidas, y que puede convertirse en la gran pesadilla de los alemanes si el destino, y sobretodo, Messi, no lo remedian.


Participa y comenta esta noticia

 
Top