• Otros dos importantes patrocinadores se incorporan a la categoría de Gold Sponsors dentro del Plan de Patrocinio del Comité Organizador de Tokio 2020




Mientras el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Rio 2016 se afana en ser portada de los medios de comunicación por motivos de satisfacción y no por los escándalos que salpican a los Juegos en cuanto a retrasos o presupuestos de las infraestructuras a realizar, el encargado de organizar la edición que cuatro años más tarde se disputará en Tokio va camino de batir todos los récords habidos y por haber en el mundo del patrocinio olímpico en toda la historia.

La locura de los Gold Sponsors



A comienzos del pasado mes de enero conocíamos el plan de patrocinio que los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ponían encima de la mesa, un más que ambicioso plan que tenía como objetivo conseguir el dinero suficiente que viniera a sustentar un megaproyecto que, como en tantas otras ocasiones anteriores, había disparado su presupuesto muy por encima de lo inicialmente acordado.

La envergadura del mismo ya fue considerada por muchos como un auténtico elemento disuasorio para las marcas comerciales, sobretodo por el enorme desembolso que se verían obligadas a realizar para adquirir el rol de partner oficial de los Juegos Olímpicos de 2020. El citado plan de patrocinios de Tokio 2020 llamó poderosamente la atención desde el mismo momento en el que fue presentado.

El mismo dividía a los patrocinadores interesados en tres categorías, Gold Sponsor, Official Partner y Official Supporter, una división que llama verdaderamente la atención no por la propia separación en sí sino por el montante que debe desembolsar cualquier marca en cualquiera de las tres citadas categorías. De este modo, toda compañía interesada en ser Gold Sponsor de Tokio 2020 debería desembolsar 128 millones de dólares. La categoría de Official Partner se adquiere tras el desembolso de 50,5 millones de dólares mientras que los Official Supporter deberán abonar una cantidad que oscilará entre los 8 y los 25 millones de dólares. El objetivo final, alcanzar los 1.500 millones de dólares en concepto de patrocinio a recaudar por dicho Comité Organizador.

Un interés que no cesa



Sin embargo, lejos de los malos augurios que vaticinaban un fracaso total y absoluto por la envergadura de las cifras exigidas, la realidad ha sido muy diferente a la esperada y en el Comité Organizador se dan más que por satisfecho de la evolución del citado plan a día de hoy.

Así, y en relación a lo anterior, dicho Comité Organizador ha anunciado hace tan sólo unos días la incorporación a su más alto escalafón dentro de su programa de marketing de las dos entidades financieras más importantes del país nipón, Mizuho y Sumitomo, que se incorporarán de este modo a la categoría de Gold Sponsors para dar un total, a día de hoy, de hasta 12 firmas integrantes dentro de la misma, todas ellas de origén japonés.

Sólo estas doce entidades ya han asegurado 1536 millones de dólares, cifra que supera los 1.500 millones de dólares que en concepto de patrocinio pretendía recaudar dicho Comité Organizador, algo realmente espectacular, más si tenemos en cuenta que a esa cantidad hay que sumar ahora la que aportan las firmas catalogadas en los dos siguientes niveles de patrocinio, Official Partner y Official Supporter, cuyos ingresos se estiman, hasta la fecha actual, en una cifra que ronda los 500 millones de dólares, un éxito sin precedentes que va camino de batir todos los récords dentro de la historia del movimiento olímpico en lo que a patrocinio se refiere.


Participa y comenta esta noticia

 
Top