Nueva Zelanda y Australia quieren un Mundial
  • El sueño de FIFA de una Copa del Mundo en Oceanía podría tener alguna posibilidad de hacerse realidad de salir adelante el interés de Nueva Zelanda por presentar una potente candidatura conjunta con Australia




Asia, África, Europa, América... La FIFA ya ha logrado llevar su Mundial de fútbol a todos los continentes del planeta en un intento de explotar un negocio que reporta millones de euros cada vez que se celebra a todos los puntos del planeta. Sin embargo, aún queda un continente virgen en este sentido sobre el que el máximo organismo del fútbol mundial ya ha manifestado en más de una ocasión su intención por organizar un Campeonato del Mundo en aquellas latitudes: Oceanía. Ahora, tras las noticias que nos llegan desde aquella zona, todo parece un poco más cerca de hacerse realidad en los próximos años.

Oceanía prepara una candidatura fuerte para organizar un Mundial



Oceanía es el único continente que aún no ha albergado una Copa del Mundo, una situación que la FIFA ya ha manifestado en más de una ocasión querer resolver lo antes posible a la espera de que desde la zona salga una candidatura lo suficientemente sólida y fuerte como para poder hacer frente a este deseo. Y parece que están muy cerca de tenerla.

Así, Nueva Zelanda ya ha dado un paso al frente en este sentido y admitido que estudian muy seriamente lanzar una propuesta a la Federación Australiana de Fútbol para entablar conversaciones que concluyan con la presentación de un proyecto lo suficientemente potente, serio y con unas mínimas garantías de éxito cuyo objetivo final sea llevar el Campeonato del Mundo de Fútbol FIFA a ese continente.

El fracaso de 2022



La iniciativa parte de Martin Snedden, dirigente deportivo de Nueva Zelanda que encabezó la organización del Mundial de Rugby en el año 2011 y que considera que la unión a Australia sería la garantía de poder presentar una propuesta lo suficientemente sólida para poder albergar esperanzas de llevar otro Mundial, esta vez de fútbol, a Oceanía.

Sin embargo, el entusiasmo no parece ser compartido, al menos de manera tan explícita, por el que sería su socio en el proyecto, Australia por dos motivos fundamentalmente. El primero, Australia pertenece ahora a la Confederación Asiática de Fútbol, lo que podría suponer un importante obstáculo a la hora de coordinar la candidatura desde dos Confederaciones diferentes (recordemos que Nueva Zelanda pertenece a la Confederación de Fútbol de Oceanía).

El segundo, mucho más pecuniario. Australia ya optó por convertirse en sede de un Mundial de Fútbol en el último proceso para elegir candidata para el Mundial del año 2022, con resultado conocidos por todos: será Qatar la encargada de organizarlo. Aquel fracaso supuso un enorme gasto de dinero en el país, inversión que genera muchas dudas en los dirigentes australianos a la hora de acometer, nuevamente, un proyecto de tal envergadura con las consecuencias económicas tan negativas que tuvo el anterior.


.

Participa y comenta esta noticia

 
Top