Madrid y Barcelona decidirán el futuro de Nike y adidas en el marketing deportivo
  • Tanto adidas como Nike saben que la alianza que firmen Real Madrid o FC Barcelona en el apartado de la sponsorización técnica cambiará para siempre las normas y reglas del sector



Cuando hace algo más de un año la multinacional alemana adidas y el Manchester United anunciaban una vinculación que uniría a las dos entidades durante los próximos diez años a contar desde el próximo mes de julio a razón de casi 100 millones de euros por temporada si se dan todas las condiciones exigidas por los alemanes, más de uno dentro del sector consideró, no sin razón, que el acuerdo con el club británico iba a suponer un antes y un después dentro del sector de la sponsorización técnica a nivel mundial, con unas consecuencias que ni siquiera hoy se alcanzan a vislumbrar y que afectan por igual al resto de marcas que operan en el mismo, sobretodo, a su gran rival Nike. Sin embargo, más que el acuerdo con los Diablos Rojos, los que verdaderamente marcarán el futuro de las dos grandes firmas dentro de este sector en particular y del marketing deportivo en general no será el acuerdo con el Manchester sino el que el mismo motivará en los dos clubes más importantes del mundo: el Real Madrid y el FC Barcelona.

Los dos mejores clubes del mundo



Con la firma de la alianza con el Manchester United, que precisamente no atravesaba en esos momentos (ni en la actualidad) su mejor momento deportivo a nivel nacional e internacional, era de esperar que las dos grandes entidades que dominan con soltura el mundo del fútbol desde cualquier punto de vista que se analice, deportivo o comercial, no tardarían en exigir un trato al menos equiparable al que los alemanes estaban dispensando a los británicos. Y no les faltaba razón.

A nivel deportivo, FC Barcelona y Real Madrid han dominado el fútbol europeo en los últimos años, jugando finales y obteniendo títulos a nivel mundial. A nivel económico y comercial, no hay duda que son dos de las entidades, no ya futbolísticas, sino deportivas en general más importantes en todo el mundo. Argumentos estos más que suficientes como para habilitarles y capacitarles para exigir a sus futuros sponsors técnicos cantidades al menos iguales a las que adidas abona al Manchester. Y sin embargo, nadie en este escenario lo tendrá fácil: ni marcas ni clubes.

Dos entidades rivales, dos futuros dependientes


La situación no es para menos. adidas viste en la actualidad al Real Madrid y lo continuará haciendo hasta el año 2020 a razón de apenas 30-35 millones de euros anuales. Nike hace lo mismo con el FC Barcelona y lo continuará haciendo hasta el año 2018 a razón de 30 millones al año. Es decir, aproximadamente una tercera parte de lo que los alemanes pagarán al United. Y ni en la entidad blanca ni en el club azulgrana están dispuestos, por los motivos citados anteriormente, a prolongar mucho más esta situación.

Y tanto uno como otro quieren ser los primeros en golpear en este nuevo escenario a su gran rival, conscientes de que aquel que logre el primer acuerdo en este sentido condicionará y variará la hoja de ruta de las marcas, adidas, Nike y cualquier otra, dentro del sector. Un acuerdo de esta envergadura en una entidad como el Real Madrid o el FC Barcelona marcará, para bien o para mal, a la entidad auspiciadora pero también a la gran rival de aquella, toda vez que se verá casi obligada a hacerse con la entidad que quede libre, bien sea Real Madrid o FC Barcelona, confirmándose por lo tanto que, en toda esta situación, más que el acuerdo con el United, quién verdaderamente marcará el futuro dentro del sector serán el Real Madrid y el FC Barcelona con los respectivos acuerdos que alcancen.

Sólo tres sponsors en común


El asunto es tan sumamente importante que ambos clubes ya se encuentran entablando conversaciones con sus actuales sponsors técnicos y con las firmas rivales de los mismos para conocer de primera mano la disponibilidad de las mismas para acometer un contrato de esta envergadura, conscientes como son de que aquel que, como decíamos anteriomente, logre primero un acuerdo, condicionará sobremanera al otro, toda vez que se cerrará esa puerta en el club que quede pendiente por cerrar esa alianza. Ambos clubes saben de primera mano que sus estrategias condicionan no sólo a su rival sino también a las marcas dentro del sector, que difícilmente podrían aguantar un doble acuerdo con ambas entidades.

De hecho, en la actualidad, tan sólo tres firmas de todo el roster de patrocinadores oficiales considerados "TOP" que tienen ambas compañías se han aventurado a patrocinar tanto a una como a otra: Movistar, Audi y Coca Cola, firmas que desembolsan importantísimas sumas de dinero a ambas entidades para poder estar en el equipo de sponsors de ambas. El resto no son capaces de acometer unas estrategias con tan alto coste como las iniciada por dichas marcas. Y eso es lo que temen en adidas y en Nike: la primera entidad que firma con cualquiera de los dos clubes condenará a la otra a firmar con el club pendiente de pacto. Y no sólo eso: sus respectivos acuerdos condicionarán de manera muy influyente el resto del sector.

El acuerdo de adidas con el Manchester United fue importante y supuso un verdadero antes y después dentro del sector. Pero los que cambiarán las normas y reglas de juego en el mismo serán las alianzas que firmen en este mismo sentido el Real Madrid y el FC Barcelona.


Participa y comenta esta noticia

 
Top