Los Fondos de Inversión van con el Atleti
  • El resultado del Real Madrid - Atlético de Madrid de mañana en Champions servirá de argumento para que los Fondos justifiquen su existencia




Mañana por la noche en el Santiago Bernabéu tendrá lugar el encuentro de vuelta del partido de cuartos de final quizás más atractivo de la presente edición de la Champions League en dicha ronda, tras el resultado que el FC Barcelona se trajo de París en el otro duelo estrella de esta fase aún cuando los otros dos cruces, Bayern - Oporto y Mónaco - Juventus, hayan deparado resultados que fuercen a girar la mirada hacia ellos igualmente durante las jornadas de hoy y mañana.

Pero en definitiva, el Real Madrid - Atlético de Madrid es el duelo estrella por excelencia de estos cuartos de final desde el mismo momento en el que se conoció su emparejamiento. No en vano, se trata de los dos últimos finalistas de la Champions League y el 0-0 del partido de ida augura un trepidante y emocionante encuentro de vuelta donde los dos grandes rivales de Madrid pondrán todo sobre el terreno de juego para continuar vivos en la presente edición de la máxima competición de clubes del mundo.

Sin embargo, fuera de lo estrictamente deportivo, sobre el terreno de juego se trasladarán las enormes diferencias que ambos clubes mantienen sobre un asunto crucial dentro del mundo del fútbol: la figura de los fondos de inversión, una figura a la que tanto FIFA como UEFA quieren poner coto y que reflejarán, con el encuentro entre Real Madrid y Atlético de Madrid, las dos diferentes posturas existentes a día de hoy dentro del fútbol mundial.

Los fondos de inversión, ¿el gran peligro del fútbol?



El run run que avisaba sobre el enorme peligro que podían traer al mundo del fútbol la figura de los fondos de inversión cobró rango de noticia cuando tanto FIFA como UEFA, hace ahora algunos meses, comenzaron a preocuparse por la aparición de un nuevo agente dentro del negocio de los traspasos de jugadores que hasta ahora había estado presente, si acaso, muy tímidamente en dicho sector pero que desde hacía algo más de un año había ido adquiriendo prestigio e importancia dentro de los clubes, sobretodo los más modestos, a la hora de participar en su política de fichajes.

La citada figura comenzó a ser vista por un verdadero peligro en primer lugar por los propios jugadores, que consideraban que ellos mismos se convertían en meras mercancías (¿no lo eran ya?) en manos de unas agencias que tan sólo miraban por sus propios intereses, sin importarles realmente la opinión o posicionamiento al respecto de dichos protagonistas, los jugadores. También comenzaron a poner el grito en el cielo asociaciones de aficionados que veían como estos fondos de inversión podían deshumanizar el mundo del fútbol hasta límites insospechados, posicionándose del lado de los jugadores al afirmar que los mismos se convertirían en meros espectadores activos que recalarían en el club que decidieran dichos fondos, dispuestos a mover lo máximo posible en el menor número de años a un jugador de un club a otro para ganar dinero con cada operación.

A partir del surgimiento de esta figura y de la intromisión de los medios de comunicación informando acerca de los mismos, tanto FIFA como UEFA vieron como un tercer agente amenazaba con desestructurar un negocio perfectamente articulado en pos del beneficio de la propia UEFA y de la propia FIFA y que, efectivamente, podía quitar todo el romanticismo (si es que queda algo aún) al mundo del fútbol.

La UEFA y la FIFA, a escena



Ante esta situación, ambos organismos decidieron actuar y se posicionaron en contra de dichos Fondos de Inversión, avisando a los clubes que a partir del próximo 09 de mayo estaría radicalmente prohibido la posesión de los derechos federativos de un determinado jugador por un organismo tipo fondo de inversión, respetando eso sí los acuerdos celebrados hasta ese momento por los clubes y los fondos.

Rápidamente estos fondos pusieron el grito en el cielo y amenazaron incluso con denuncias legales ante una batalla que, a todas luces, parece perdida en principio por los mismos, por lo que recurrieron a la ayuda de aquellos que más necesitaban de su existencia: los clubes no denominados "grandes" que se amparaban en estas figuras para poder seguir la estela de las grandes entidades deportivas dominantes en Europa tanto a nivel económico como, consecuentemente, a nivel deportivo. Y uno de los más activos en la defensa de los derechos de estas figuras no fue otro que el Atlético de Madrid.

Gil Marín, a favor de los fondos



Hace apenas diez días el consejero delegado del Atlético de Madrid, Miguel Ángel Gil Marín, volvió a profesar en público esa defensa a ultranza que desde el club colchonero hacen de estas nuevas figuras, manifestando eso sí la necesidad de regular los fondos de inversión para un futuro sostenible y competitivo en el fútbol. Marín defendió que gracias a ellos el Atlético de Madrid había conseguido en los últimos años llevar una trayectoria de éxitos que muy difícilmente habrían llegado debido a las dificultades que atravesó la economía española y que se cebó con los clubes de fútbol.

"En 2008 comenzó la crisis en España y tomamos la decisión de buscar patrocinadores fuera del país pero también fondos de inversión. Con ellos, el Atlético ha sido capaz de llevar una trayectoria inversa a la del país", señaló Gil Marín para concluir que gracias a ellos el Atlético se ha convertido en un club puntero en Europa, disputando diez finales y conquistando siete títulos en los últimos cuatro años, incrementando notablemente los ingresos a través de los derechos de televisión, entradas y patrocinio como consecuencia de tales éxitos, unos éxitos que según el mandatario atlético no habrían llegado de no ser por dichos fondos.

Los Fondos de Inversión van con el Atleti



Las palabras del mandatario atlético coinciden, en el fondo, con las que desde los propios fondos de inversión tratan de que resuenen en el sector para su defensa. Así, argumentan que de no existir los fondos el fútbol quedaría abocado a una sempiterna disputa entre los tres o cuatro grandes equipos de Europa de todos los títulos ante la imposibilidad de pervivir en este escenario del resto de clubes.

El otro punto de vistas, el de esas grandes entidades, que dan el silencio por respuesta. Aunque no renuncian a ello, su figura apenas es utilizada en las mismas salvo contadas excepciones y sí son conscientes de que su sóla existencia puede provocar una mayor competitividad a nivel deportivo entre los clubes, algo que no necesariamente ven con demasiados buenos ojos.

La disputa del encuentro de mañana entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid se vé, desde muchos puntos sectores, como una verdadera victoria de los Fondos de Inversión, gane quién gane. Si la victoria cae del lado del Real Madrid, los Fondos de Inversión argumentarán que ni siquiera con su presencia se puede luchar contra las mastodónticas maquinarias de los grandes clubes europeos, augurando un final desastroso para el mundo del fútbol tal y como vaticinan ahora.

Si la victoria, por el contrario, cae del lado del Atlético de Madrid, harán suyas las palabras del dirigente atlético al afirmar que gracias a ellos y su presencia en el conjunto colchonero el Atleti está alcanzando cotas de éxito hasta ahora inimaginables hace tan sólo unos años. El mundo del fútbol estará pendiente mañana del resultado deportivo del Real Madrid - Atlético de Madrid de Cuartos de Final de la Champions League. Los Fondos, por el contrario, asistirán al encuentro sabiendo que, gane quién gane, ellos tendrán argumentos para defender su existencia, aunque para mayor valor de los mismos necesitan una victoria colchonera. Más que nunca mañana los Fondos de Inversión van con el Atleti.

Participa y comenta esta noticia

 
Top