La marca "Cristiano Ronaldo" se devalúa
  • El jugador ha visto como su valoración deportiva ha pasado de casi 150 millones de euros a comienzos de año a apenas 90-100 millones en el momento actual

  • Este descenso afecta a su imagen de marca que también sufre un importante descenso en su valoración

  • Importantes patrocinadores como Nike ya trabajan activamente en la búsqueda de un sustituto de garantías para el crack portugués



12 de Enero de 2015. Cristiano Ronaldo es elegido, por tercera vez en su carrera deportiva, como Mejor Futbolista del Mundo en el año 2014, galardón que le otorga el conseguir un nuevo Balón de Oro de la FIFA y la prestigiosa revista France Football. Con esta elección, además de suponer el mayor reconocimiento por parte de todos los estamentos del mundo del fútbol a su prodigioso año 2014, su marca, CR7 recibe un no menos importante impulso que la aúpan a lo más alto de su cotización jamás obtenida. A partir de entonces, su rendimiento deportivo comienza a caer casi de manera proporcional al descenso que sufre su marca.

El Balón de Oro, el punto de inflexión



Aunque pueda parecer lo contrario, su elección como nuevo Balón de Oro del año 2014 supone un importante paso atrás para Cristiano Ronaldo, que a partir de ese momento ve como su rendimiento deportivo comienza a acusar un descenso casi tan importante como la depreciación de su marca. Una serie de imprevistos motivan que el rendimiento del jugador, hasta entonces excelso, comience a padecer una importante merma: su consabida tendinitis crónica en una de sus rodillas que amenaza constantemente la salud deportiva del jugador; su ruptura con la que desde años llevaba siendo su pareja sentimental, la modelo rusa Irina Shayk y sus supuestas malas relaciones con la directiva de su actual club, el Real Madrid y con la multinacional que lo patrocina, Nike, han puesto en el punto de mira la valoración del jugador, que ha pasado de estar en más de 150 millones de euros unas semanas antes de ganar su tercer Balón de Oro a no estimarse en más de 90 millones de euros en la actualidad.

A sus 30 años de edad, el jugador portugués encara la recta final de su carrera deportiva al más alto nivel con la preocupación de que el descenso en esa valoración acabe repercutiendo de manera negativa, igualmente, en su marca comercial por la que ingresa más del doble de lo que obtiene como ficha en su actual club.

Pérdidas millonarias



La situación es preocupante, mucho más de lo que se pudiera pensar. El jugador sabe que su relación con el Real Madrid no es la mejor en estos momentos y esa depreciación en su valoración juega a su favor para que otros clubes interesados puedan intentar acometer un fichaje hasta el momento inalcanzable pero que con unas previsiones de 90-100 millones de euros sí que podría ser acometido por varias entidades.

Sin embargo, en el entorno del jugador saben que una salida del club blanco, si bien podría ser una buena opción para los intereses deportivos del jugador, no lo serían tanto para sus intereses comerciales. El Real Madrid es, a día de hoy junto con el FC Barcelona, el club más mediático del mundo, capaz de elevar exponencialmente la valoración comercial de cualquier jugador que se incorpora a su plantilla (ejemplos como el de Gareth Bale o el de James Rodríguez están aún frescos en la memoria, jugadores que han multiplicado su potencial comercial de manera importante) y una salida del mismo supondría una importante merma en el atractivo comercial del luso.

Si a esto le unimos otros agentes externos, su fichaje por clubes como el Manchester United, el Manchester City o el PSG pueden suponer un importante lastre en sus ingresos procedentes de sus derechos de imagen. Así, su ruptura con Irina Shayk ha supuesto para el luso el dejar de ingresar en torno a los 5 millones de euros anuales procedentes de contratos comerciales que las marcas ofrecían a la pareja para poseer sus imágenes de manera conjunta. Su delicada relación con Nike, que ya comienza a activar la marca Neymar Jr por encima incluso de la de CR7 y esa posible salida del Real Madrid podrían hacer que el portugués, en conjunto, pierda a nivel de marca personal en torno a los 12-15 millones de euros anuales, un pellizco más que importante para las finanzas del jugador luso, que ingresa por estos conceptos del orden de los 33 millones de euros al año.

Cristiano se encuentra ante el momento clave de su carrera deportiva. Cualquier paso en falso puede resultar crucial en lo negativo no sólo para su valoración deportiva sino también en el ámbito comercial.

Participa y comenta esta noticia

 
Top