El jeque Al-Khelaïfi quiere echar a Ibrahimovic para evitar la crisis de la marca PSG
  • En el club parisino ven en la salida de Ibrahimovic la única manera de parar la crisis de reputación de la marca PSG que se vaticina

  • Las polémicas declaraciones del jugador sueco hace un mes, desencadenante de la drástica decisión de los dirigentes árabes




15 de marzo de 2015. Burdeos. El PSG, uno de los grandes aspirantes al título en la Ligue 1 francesa cae derrotado ante el titular del campo, el Girondins de Burdeos, en un encuentro que finaliza con derrota de los parisinos por 3 goles a 2. Camino de los vestuarios, cuando ya ha finalizado el encuentro, la estrella absoluta del conjunto de la capital francesa comienza a lanzar una serie de improperios contra el árbitro y la afición francesa que es captada por las cámaras de televisión: "En 15 años nunca he visto un árbitro como este. En este país de mierda. Este país no merece al PSG. Somos demasiado buenos para este país". Hoy, apenas mes y medio después, el club parisino tiene la solución para la grave crisis de reputación que la marca PSG está a punto de sufrir en el país galo.

Un "calentón" desafortunado



Aquellas imágenes con el jugador sueco maldiciendo a los árbitros y, sobretodo, a la afición francesa, dieron la vuelta al mundo. Los medios de comunicación abrían sus portadas con los insultos del delantero del PSG y las redes sociales galas hervían en críticas hacia el jugador donde pocos eran los que le defendían, recibiendo ataques incluso desde su propia afición.

Casi un mes después, el pasado 10 de abril, los dirigentes de la Liga de Fútbol Profesional gala decidieron sancionar al jugador con hasta cuatro partidos por sus palabras a pesar de que el delantero, aconsejado por los asesores personales y del propio club, hubiera pedido disculpas apenas unas horas después del suceso argumentando que sus manifestaciones "no iban dirigidas ni contra Francia ni contra los franceses". Sin embargo, el daño ya estaba hecho, sobretodo para el PSG.


El club más odiado de Francia



Tan sólo una semana después, el prestigioso diario L'Equipe publicaba un informe de los clubes más odiados de Francia donde el conjunto parisino encabezaba sin discusión alguna el ranking de clubes a los que más animadversión profesaban los aficionados franceses.

Así, para más del 25% de éstos, el PSG era el club más odiado de todo el país, a bastante distancia del segundo clasificado en esta no deseada clasificación, el Olympique de Marsella, que presentaba apenas un 13,5%. Los motivos, el hecho de que el crecimiento deportivo del PSG en los últimos años se haya producido gracias a la inyección de dinero procedente de los petrodólares de Qatar a través de Qatar Investment Authority.

En el club parisino eran conscientes desde hace tiempo de la imagen que la entidad estaba proyectando por este motivo y trataba, en los últimos meses, de articular una estrategia que ayudara a suavizar la imagen que desde el club se proyectaba al exterior. Sin embargo, las malsonantes y ofensivas declaraciones del delantero sueco del París Saint-Germain han provocado una recaída y un agravamiento en la percepción que los aficionados galos tienen del conjunto de la capital de Francia, provocando el inicio de una grave crisis de reputación en la marca PSG que desde el club pretenden atajar cuanto antes.

Echar a Ibrahimovic para evitar la crisis de la marca PSG



La situación preocupa tanto dentro de la entidad gala que la única solución que ven para tratar de evitar que esa crisis de reputación de la marca PSG se enquiste es la de echar del club al último artífice del agravamiento de la misma: Ztlatan Ibrahimovic. En la entidad gala consideran que las últimas manifestaciones del sueco han agravado aún más la percepción que de la marca PSG se tenía en Francia, una percepción lo suficientemente negativa como para que las manifestaciones de la estrella sueca dilapiden, aún más si cabe, la ya de por sí pobre reputación que la misma tenía entre los aficionados galos.

Los más altos dirigentes de la entidad gala, encabezados por el jeque Nasser Al-Khelaifi están más que cansados de comprobar cómo todos los esfuerzos realizados desde la entidad francesa por mejorar esa percepción entre los hinchas galos se vengan abajo por las continuas salidas de tono y aires de prepotencia que destila Ibrahimovic con su forma de ser.

Por tal motivo, y al único objeto de detener lo que parece ser una importante crisis de reputación de marca a nivel nacional, Al-Khelaifi ha propuesto la salida de Ibrahimovic a la conclusión de la presente temporada, abonándole como indemnización la suma de 15 millones de euros. La operación contaría con el visto bueno de Tamim ben Hamad Al-Thani, el jeque catarí que financia al PSG a través de Qatar Investment Authority, que comparte la idea de que despedir a Ibrahimovic sería la única manera de taponar una vía de agua que amenaza con hundir a la marca PSG en Francia.

En el otro lado, los representantes de Ibrahimovic, se niegan a admitir dicha medida como solución inmediata y amenazan con seguir en el club hasta la conclusión del contrato que vincula a las partes ante el temor de que sea el jugador el que finalmente cargue con el san benito de futbolista conflictivo capaz de arruinar la imagen de marca de toda una entidad como el PSG. Las espadas están en todo lo alto y no se descarta acciones más drásticas tanto desde el club (en forma de medidas como apartar definitivamente al jugador) como desde el lado del futbolista (que amenaza con llegar a los tribunales si la situación no se resuelve de manera favorable).

Participa y comenta esta noticia

 
Top