El estadio de un billón de dólares
  • El compromiso, requisito imprescindible para que se autorizara la venta de la franquicia, adquirido hace ahora un año por los nuevos propietarios de construir un nuevo pabellón para los Bucks comienza a dar sus primeros pasos en la NBA



Una de las grandes líneas maestras sobre las que se fraguó una de las ventas más exitosas y rentables de los últimos años en la NBA, la de la franquicia de los Milwaukee Bucks, fue la construcción, por parte de los nuevos propietarios, de un nuevo pabellón que viniera aportar valor añadido a una franquicia que no pasaba, precisamente, por un buen momento ni en lo deportivo ni en lo económico. Hoy, casi un año después, conocemos los primeros trazos del que será el nuevo Arena de los Bucks.

Una venta de récord



Casi de imprevisto, sin avisar, en una operación relámpago, el mundo de la NBA se sorprendía hace ahora casi un año al recibir la noticia, apenas unos días antes del comienzo de los playoffs de la temporada pasada, de la venta de la que fue la peor franquicia de la NBA esa campaña: los Milwaukee Bucks, una venta que le reportó un importante beneficio al que hasta entonces era su dueño, Herb Kohl, que adquirió la misma hace casi 30 años, en 1985, por tan sólo 18 millones de dólares.

Kohl logró colocar la franquicia a los multimillonarios Marc Lasry y Wesley Edens, que pagaron cerca de 550 millones de dólares por la franquicia de Milwaukee, una cifra muy superior a los 405 millones de dólares con los que Forbes catalogó a la misma como la franquicia más barata de toda la NBA en enero de ese mismo año.

El estadio de un billón de dólares



La operación, para que fuera aprobada por el resto de propietarios, debió añadir el compromiso ineludible por parte de los nuevos dueños de construir en los próximos años un nuevo pabellón con un único objetivo: hacer del mismo un verdadero foco de atracción para las firmas y marcas comerciales que hicieran rentable el invertir en la franquicia.

Ahora, casi un año después, se han comenzado a conocer los primeros retazos de ese nuevo megaproyecto que se construirá al norte de su actual pabellón y que contaría con 17.000 asientos y amplias zonas comerciales y de restaurantes. Así, ese nuevo recinto estaría disponible dentro de 10 ó 12 años y tendría un coste que en las primeras estimaciones se prevé supere los 1.000 millones de dólares.

Desde la propia franquicia se ha señalado que ne los próximos días se irán conociendo nuevos detalles acerca del nuevo recinto donde, dentro de una década aproximadamente, los Bucks comenzarán a disputar sus encuentros.

Participa y comenta esta noticia

 
Top