El alto coste de echar a Nike de Old Trafford
  • En el United comienzan a ver con desesperación el alto coste en el que van a tener que incurrir para "expulsar" a Nike definitivamente de Manchester




Todo el mundo lo sabe: a partir del próximo 01 de agosto, se producirá en una de las principales entidades de fútbol de todo el mundo, el Manchester United, uno de los movimientos a nivel de marketing deportivo más importantes que se recuerdan en el sector, no sólamente por el cambio en sí, ya de por sí verdaderamente noticiable, sino por la cuantía del acuerdo: hablamos, cómo no, de la llegada de la multinacional alemana adidas a los Red Devils.

adidas llega al United



Cuando hace ahora algo más de un año en Marketing Deportivo MD adelantábamos la llegada de la multinacional alemana adidas a uno de los clubes más importantes que tenía en su portfolio su gran rival Nike, no sólo a nivel del fútbol británico sino en todo el mundo, el Manchester United, el asunto ya había inundado por completo con posiciones a favor y otras menos positivas al respecto dentro del sector del marketing deportivo.

El debate no procedía en sí de la conveniencia o el acierto de la llegada de adidas al United sino del importante desembolso que debería hacer la entidad alemana para ocupar, desde el 01 de agosto de 2015, el puesto que durante tantos años estaba reservado para el swoosh de Nike: casi 100 millones de euros (letra pequeña aparte) durante los próximos 10 años.

Un regalo envenenado



Para muchos la cuestión se reducía a un más que ágil movimiento de adidas dentro del sector de la sponsorización técnica que había cogido fuera de juego por completo a Nike. Desde Marketing Deportivo MD argumentábamos, sin embargo, otro movimiento mucho más maquiavélico que la firma norteamericana parecía estar llevando a cabo y del que adidas aún no se había percatado.

El más que publicitado acuerdo entre adidas y el United era, realmente, un regalo envenenado para la marca alemana que hipotecaría, como así parece estar siendo, sus movimientos a nivel de patrocinio no sólo dentro del mundo del fútbol y no necesaria y exclusivamente en el Reino Unido. Así, desde entonces, ya han comenzado a filtrarse relaciones a las que adidas ponía fin en otros deportes y en otras entidades y embajadores como consecuencia de su acuerdo con el Manchester.

El último gran golpe de Nike



Por si fuera poco, Nike tenía aún más sorpresas para el club británico y, sobretodo, para la marca alemana. Así, recientemente hemos conocido la negativa de los norteamericanos a la petición realizada desde el club para que la marca del swoosh se desvincule por completo de la entidad una vez concluída la presente temporada y en todo caso antes del inicio de la pretemporada próxima, preferiblemente a partir del 30 de junio.

El interés, fundamental para adidas: evitar que el swoosh siga apareciendo en las camisetas del United hasta el 31 de Julio de 2015 que es cuando finaliza su relación, lo que implicaría que la mayor parte de la pretemporada oficial de los diablos rojos estaría protagonizada por Nike aún a sabiendas que a partir del 01 de agosto el equipo vestirá adidas. Pero no acaban aquí las sorpresas.

En el United se han percatado ahora del enorme coste que la salida de Nike del club va a reportar a las arcas del United, un coste indirecto pero que en todo caso no parecía haberse previsto hasta ahora. Así, la marca Nike inunda todo el estado de Old Trafford y la tienda Megastore, una situación a la que el United debe poner solución más pronto que tarde.

La idea del club es que todo huela a adidas una vez el club esté de vuelta de su gira veraniega y, en todo caso, antes del 01 de agosto, pero la tarea no será ni mucho menos fácil ni sencilla. El acuerdo con Nike garantiza que el mismo deba cumplirse hasta el mismo 31 de Julio y a partir de entonces, el club, a marchas forzadas, deberá comenzar la sustitución de todos los elementos identificativos de Nike repartidos por el estadio, sobretodo, el enorme logotipo que las sillas de Old Trafford conforman de la marca del swoosh.

Por si fuera poco, tiene que poner solución a la especial situación de la tienda oficial, Megastore, en manos de Nike desde el año 2002 y a la que ahora el club deberá poner solución para evitar el despido de los cientos de trabajadores vinculados a la misma. La idea es recuperar los derechos, en propiedad de Nike, que le permitirán obtener una mayor explotación de la venta de camisetas, pero no le saldrá barato: en primer lugar, porque deberá negociar con Nike la vuelta de los mismos a la entidad y, en segundo lugar, porque también deberá hacer lo propio con adidas y convencer a la marca alemana para mantener activa dicha tienda y evitar el interés de la firma de las tres tiras por instalar una megatienda oficial de adidas en pleno Old Trafford.

En el United comienzan a ver, con resignación, que el expulsar a Nike de Manchester va a ser una tarea mucho más que complicada.

Participa y comenta esta noticia

 
Top