Carolina Marín arrastra a las marcas al badminton
  • Carbonell se convierte en la primera gran firma española en unirse a la actual Campeona del Mundo de Badminton atraída por el interés que Carolina Marín despierta en el no menos atractivo mercado asiático



En España es un deporte casi desconocido que pasa desapercibido para la gran mayoría de aficionados, que suelen centrarse en otras especialidades mucho más mayoritarias como el baloncesto, el balonmano, el atletismo o, cómo no, el mundo del fútbol. Pero en Asia, el gran mercado emergente y uno de los grandes reclamos para las marcas y firmas comerciales, el badminton es considerado casi como el deporte rey y sus estrellas son tan mediáticas o más que las propias estrellas del mundo del fútbol. Y si no, que se lo pregunten a la nueva heroína española, Carolina Carbonell.

Una estrella en Asia



Si preguntáramos a cualquier aficionado de cualquier ciudad española quién es Carolina Marín, probablemente (y desgraciadamente) muy pocos sabrían responder con acierto a qué se dedica esta deportista. Si planteáramos dicha cuestión en el continente asiático, serían muy pocos los que desconocerían quién es la actual Campeona del Mundo de Badminton.

Carolina Marín es una auténtica estrella en Asia, donde el badminton está a la altura mediática de deportes como el fútbol o el baloncesto de la NBA, un verdadero icono para los aficionados de la región más poblada del mundo y un auténtico filón para las marcas comerciales de la zona que tratan de asociar su imagen a la de la española, que el pasado domingo ganó el Abierto de Malasia, su segundo grande en toda su carrera. Y esa mediaticidad, sobretodo en el continente asiático, está comenzando a dar resultados dentro de las fronteras nacionales.

Carbonell acude atraído por el mercado asiático 


Fruto de todo ello es el nuevo acuerdo alcanzado por la jugadora con la empresa Carbonell, cuyos méritos y tirón comercial de la española en el atractivo mercado asiático ha sido uno de los principales argumentos para tratar de unir su marca a la imagen de Carolina Marín, consciente de que será el medio vehicular adecuado para acceder a tan complicado mercado.

El acuerdo firmado tendrá una duración de tres años y aunque las discrepancias existentes entre la Federación Española de Badminton y los jugadores profesionales por la gestión de sus derechos de imagen, el acuerdo con Carbonell es un primer paso hacia la normalización de una situación que se ha ido enturbiando en las últimas semanas.

La alianza, firmada a tres bandas entre Carolina Marín, Carbonell y la Federación Española de Badminton , supondrá la cesión de la actual campeona del mundo de un porcentaje de sus derechos con destino a las categorías inferiores de este deporte. Carbonell abonará 500.000 euros en esos tres años de duración de la relación.

Participa y comenta esta noticia

 
Top