• La estrategia de adidas en la MLB se topa a las primeras de cambio con una decisión de los Chicago Cubs que afecta directamente a los intereses de la firma en dicho deporte



Ya lo hemos comentado en más de una ocasión en las últimas semanas: la multinacional alemana adidas tiene como parte de su estrategia para su recuperación dentro de los Estados Unidos un arduo y complicado plan que pasa por la contratación de hasta 500 nuevos embajadores en dos de las ligas más importantes del deporte USA: la NFL y la MLB, donde, a partes iguales, la marca pretende engrosar a golpe de talonario un portfolio de embajadores lo suficientemente potente y poderoso que le permita ir ganando presencia en el mercado norteamericano. Y sin embargo, a las primeras de cambio, la firma ha visto como uno de sus grandes objetivos, la MLB y sus estrellas, han provocado una primera confrontación con una de las franquicias de la Liga, empeñada en hacer algo más complicada la presencia de la marca dentro de los Estados Unidos. O así lo entiende ella.

Kris Bryant, la última revelación del baseball norteamericano



La última sensación en el baseball norteamericano es un jovencísimo jugador de apenas 23 años llamado Kris Bryant que milita en los Chicago Cubs, los Cachorros de Chicago, franquicia a la que llegó tras ser elegido por la misma en la segunda ronda del draft del año 2013. Desde entonces, el joven se ha proyectado como una verdadera piedra angular para el futuro de la franquicia.

Sin embargo, han sido muchos los jugadores jóvenes sobre los que se tenía una gran confianza que después no lograron alcanzar los éxitos que se les anticipaban. Pero el caso de Bryant es diferente. Con apenas 23 años ha logrado convertirse en el jugador que más números de home runs lleva en el equipo y el segundo en la MLB en los entrenamientos de primavera. Aunque, como veremos, eso no le ha valido para mucho, puesto que su franquicia, en una decisión altamente cuestionada desde diferentes sectores, ha decidido bajar al que estaba llamado a ser uno de los grandes referentes de la misma a las ligas menores, un riesgo para el jugador que puede ver que si pasa los primeros 12 días de temporada en esas ligas menores, la franquicia tendría control sobre el jugador durante un año más, es decir, en lugar de los seis años pactados, uno más hasta llegar a los siete, una jugada que parece previamente planificada y pensada por los Chicago Cubs para retener más tiempo entre ellos a la que está llamada a ser una de las grandes estrellas de este deporte.

adidas arremete contra los Chicago Cubs en la MLB



Pero en todo este complicado entramado de intereses y negocios, ha salido a la luz los de una tercera parte hasta ahora no identificada: los de la multinacional alemana adidas. La marca germana, dentro de ese plan de reconquista del mercado estadounidense en el que firmaría a 250 embajadores en la MLB, fijó como uno de sus grandes objetivos a esta joven promesa, y el tiempo le está dando la razón. Tanto, que en la firma consideraron que el estrellato de Bryant llegaba justo en el momento idóneo para la entidad, el de ese nuevo planteamiento dentro del deporte USA para reconquistar cada vez más mercado ahora perdido.

Por eso la decisión de los Cubs chocó frontalmente con los intereses de la entidad, que no alcanzaba a vislumbrar las razones por las que la franquicia a la que pertenece Bryant decidía descender al jugador a las ligas menores, un gran paso para los Cubs a nivel contractual con el jugador pero un importantísimo paso atrás para los intereses de adidas.

Debido a ello, adidas ha decidido pasar a la acción y ha puesto en marcha una campaña que no ha gustado nada en el seno de los Cubs. Así, justo enfrente de la entrada del estadio de los Cubs, adidas ha colocado una valla publicitaria de enormes dimensiones en la que se puede ver a Bryant con una frase bajo su figura "Vale la pena esperar".

Para adidas, no es más que una valla de apoyo a su gran embajador tratando de, según la propia marca, llevarle ánimos para su estancia en las ligas menores a la espera de dar el salto a las ligas mayores. Sin embargo, para los Cubs, es toda una declaración de intenciones que incita a los aficionados a criticar la actitud de la franquicia con el jugador. En los Cubs entienden la frase no como una aseveración sino más bien como una interrogación, en la que se cuestiona si realmente merece la pena dejar en las ligas menores al jugador franquicia de la entidad todo por una mera cuestión estratégica a nivel contractual. Desde la franquicia consideran que la marca alemana, en defensa de sus propios intereses, lo que ha hecho es focalizar las críticas de los aficionados en la propia entidad, algo que desde adidas han desmentido en todo momento argumentando que no era su intención para nada provocar esta animadversión entre los hinchas con la decisión de la entidad. La estratégica ubicación de la valle y el mensaje lanzado, sin embargo, parecen afirmar todo lo contrario. Los Cubs tienen en juego retener un año más en su poder a uno de los jugadores llamados a ser gran estrella en la MLB. adidas, por su parte, la reconquista del mercado norteamericano.





Participa y comenta esta noticia

 
Top