Ron Dennis quiere más marketing en la F1
  • Ron Dennis considera que las normas de la FIA no hacen más que alejar a los patrocinadores y propone una flexibilidad de las mismas para evitar daños mayores a la imagen de marca de la competición



Parece cuanto menos contradictorio. Una de las competiciones deportivas donde más influencia tienen los patrocinadores oficiales hasta el punto de llegar a decidir los pilotos que integrarán cada escudería, reclama, en boca de uno de los principales dirigentes de la misma, Ron Dennis, una mayor presencia de precisamente eso, el marketing.

Los cascos y los números de los pilotos



Una de las decisiones que más ha dado (está dando de hecho) que hablar en las últimas semanas dentro de la Fórmula 1 no es otra que la decisión de los responsables de la organización de obligar a los pilotos a utilizar un mismo diseño de cascos durante toda la temporada, prohibiendo las variaciones a la que tan acostumbrados nos tenían en los últimos años, unas modificaciones que han llevado a situaciones como que Sebastian Vettel haya utilizado más de 60 cascos desde que debutara en la Fórmula 1.

La decisión venía a unirse de hecho a una estrategia mucho más amplia por parte de la FIA y que comenzó la temporada pasada con la obligación de elegir para los pilotos un único número para toda su carrera. El objetivo, al igual que el perseguido con los diseños de los cascos, no es otro que el de facilitar a identificación al aficionado del piloto en cuestión, asociándolo a un número y un casco en concreto.

Ron Dennis quiere más marketing en la F1



Todas estas normas vienen a constituir un verdadero obstáculo para la búsqueda de patrocinadores según uno de los dirigentes más afectados por el hecho en los últimos años: el británico Ron Dennis, cuya escudería, McLaren aún carece de patrocinador oficial. Recordemos que hace tan sólo unas semanas Dennis argumentaba que la concepción de patrocinador principal que teníamos en la actualidad dentro de la Fórmula 1 es una figura tendente a la desaparición.

Para evitarlo, Dennis considera fundamental flexibilizar las normas existentes en la FIA en términos de marketing, en su opinión, demasiado rígidas que impiden que el producto sea lo suficientemente atractivo para unas compañías que se ven obligadas a desembolsar grandes sumas de dinero para un deporte que posteriormente les tiene atados de pies y manos en su actuación.

No está sólo Dennis en sus argumentos. Importantes responsables de marketing de no menos importantes entidades consideran que la FIA debería fijarse en una de las competiciones de motor por excelencia, la NASCAR, donde los patrocinadores son lo primero, hasta el punto no sólo de poder alterar el color del monoplaza cuantas veces quieran para adaptarlo a sus campañas durante esa temporada, sino de tener reservados los mejores espacios en el vehículo para su promoción.

En la FIA existen razones de peso para considerar que, todavía, a día de hoy, la situación es realmente complicada. Hace tan sólo unos años, la antigua escudería BAR solicitó pintar un coche con los colores de Lucky Strike y el otro con los de 555, ambas marcas de British American Tobacco, copropietaria del equipo. La respuesta de la FIA: negativa, lo que provocó que el BAR de esa temporada tuviera unas de las decoraciones más peculiares que se haya visto en un monoplaza en los últimos tiempos. En la FIA no quieren fomentar situaciones como en la NASCAR, donde un monoplaza puede tener patrocinadores principales sólo para una carrera y en la siguiente tener otro distinto. Ecclestone considera que ello puede dañar seriamente la imagen de marca de la competición a nivel mundial, por lo que deberá pasar mucho tiempo antes de que esta rigidez comience a flexibilizarse poco a poco dentro de la Fórmula 1. Eso, o que el dinero apriete demasiado y el marketing se vaya abriendo paso a golpe de talonario.



Participa y comenta esta noticia

 
Top