• Paula Radcliffe, la mujer más rápida del mundo en la prueba del maratón y una de las principales embajadores de Nike, ha criticado abiertamente el acuerdo de la marca con Gatlin



La decisión de la multinacional norteamericana Nike de unir su imagen a un atleta como Justin Gatlin, doblemente sancionado por dopaje, la última de ellas de por vida aunque los posteriores recursos dejaron la sanción en tan sólo cuatro años, está comenzando a pasar factura a la compañía en lo que apunta a ser una crisis de reputación que amenaza seriamente a la imagen de marca de la entidad de Oregon, que a buen seguro se estará preguntando si realmente merecía la pena esa inversión dado el retorno que la misma le va a suponer.

Nike y Gatlin, un acuerdo por interés



Informábamos de ello en el día de ayer en Marketing Deportivo MD: la firma estadounidense Nike alcanzaba un importante acuerdo de patrocinio con el que estaba llamado a ser una de las grandes figuras del atletismo en las pruebas reinas de la velocidad, los 100 y 200 metros lisos, de toda la historia: Jason Gatlin. Sin embargo, sus reiterados escándalos por dopaje, con sanciones incluidas, convirtieron al prometedor atleta en poco menos que un apestado para aficionados, compañeros y, sobretodo, para las firmas comerciales.

Su última sanción, de cuatro años de duración, concluyó en el año 2010 y durante este tiempo Gatlin ha estado preparando cuidadosamente su retorno: en 2012 conseguía la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres y su carrera volvía a coger la senda de los triunfos hasta el punto de que cuatro de los cinco mejores tiempos de 2014 en los 100 metros lisos fueron suyos. Y sin embargo, su imagen quedó manchada seriamente para siempre.

Pero este hecho no parece haber sido lo suficientemente persuasivo para que Nike renunciara a unir su imagen y destino al del atleta. Sus expectativas al alza lo convierten en uno de los mayores rivales de Usain Bolt para hacerse con el título de Campeón del Mundo en los Mundiales de Atletismo que se celebrarán en Pekín el próximo mes de Agosto. Y ello parece haber sido suficiente argumento para que Nike obvie las críticas y decida dar cobijo en su portfolio a un doble sancionado por dopaje como es Gatlin.

Radcliffe tira de las orejas a Nike por su acuerdo con Gatlin



En Nike parece haber pesado mucho más las posibilidades de ver a Gatlin como nuevo campeón del mundo, derrotando a Usain Bolt con todo lo que ello supondría mediáticamente hablando, que la sombra del dopaje que por siempre recaerá sobre el atleta y, a partir de ahora, sobre la marca.

Así, desde que anunciara su vinculación, las críticas hacia la postura de Nike no han cesado de llegar desde diferentes frentes. Periodistas, profesionales del marketing deportivo, aficionados... Pero sobretodo, hay unas del todo inesperadas para Nike: las que llegan desde su propio portfolio de embajadores.

La primera en pronunciarse ha sido una de las mejores atletas que tiene Nike en el mismo, la mujer más rápida del mundo en la prueba del maratón, que ha criticado duramente a Nike por el acuerdo alcanzado con Gatlin: "Me decepciona oír esto y mucho. Para nada creo que dicha alianza refleje los valores de Nike que con tanto orgullo represento o la integridad e ideales de las personas con las que trabajo a diario", sentenció la atleta, una de las principales embajadoras de Nike.

Radcliffe se une así a toda una corriente de atletas que han criticado duramente la postura de Nike y que puede resumirse en las palabras de Jason Gardener, miembro del 4x100 británico que ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Atenas, que resumió la situación diciendo que "Ya nada me sorprende, pero evidentemente, éste es otro mal mensaje que lanza nuestro deporte". Para Steve Backley, doble medalla de plata olímpica, Nike esta vez se ha equivocado de marketing para concluir "¿Qué clase de mensaje es el que lanza Nike firmando la sponsorización de un dopado múltiple como Justin Gatlin?".


Participa y comenta esta noticia

 
Top