• Los partidarios de que París presente candidatura olímpica para los Juegos de 2024 se aferran al bajo presupuesto de la misma para tratar de convencer a las autoridades galas a la hora de dar el visto bueno al evento

  • La opción de celebrar y acoger un evento como una Exposición Universal tan sólo un año después tiene más partidarios entre esas autoridades que los citados Juegos



Mínima inversión, máxima rentabilidad. Ese parece ser el patrón de actuación sobre el que los partidarios de la candidatura parisina a los Juegos Olímpicos de 2024 quieren convencer a las autoridades francesas para apostar por la misma en detrimento de la que sería la alternativa, la Exposición Universal del año 2025.

¿Unos Juegos o una Expo?



La duda la analizábamos hace tan sólo unos meses, a finales del año 2014. Las autoridades galas se debatían entre presentar una candidatura a los Juegos Olímpicos del año 2024 o bien optar por la celebrar y acoger la Exposición Universal de tan sólo un año después, el 2025.

Sobre la mesa, argumentos tanto a favor como en contra de una u otra opción eran analizados hasta el último detalle por esas autoridades francesas que se enfrentaban a una compleja decisión: Juegos o Expo. Así, los defensores de la celebración de una Exposición Universal tan sólo un año después que esos supuestos Juegos Olímpicos argumentaban con datos y cifras mucho mejor que los partidarios de la candidatura de los Juegos las razones acerca de la rentabilidad superior de la organización de esa Exposición Universal frente a unos Juegos Olímpicos, unas razones que a más de un miembro del gobierno convencieron totalmente.

Paris apuesta por unos Juegos Low Cost



Si a ello le  sumábamos el temor que hay entre las autoridades francesas (como en el resto de ciudades candidatas) a que el presupuesto para la organización (si finalmente Paris fuera elegida) de unos Juegos se dispare como ha venido ocurriendo en las citas olímpicas celebradas hasta ahora, el comité defensor de la organización de los Juegos tenía serios motivos para preocuparse acerca del terreno ganado por los partidarios de la Exposición Universal y argumentos suficientes para comenzar a trabajar en convincentes razones que ofrecer a las autoridades.

Y una de esas razones ha sido la de la disminución de los costes de organización de unos Juegos Olímpicos. Así, la capital francesa apuesta por un presupuesto austero que rondaría los 6.000 millones de euros, aproximadamente la mitad de lo que costará Río 2016 o muy alejados de los 14.000 millones que costó Londres 2012. El presupuesto se desglosaría en unos 3.000 millones para la construcción de nuevas infraestructuras y acondicionamiento de las ya existentes y otros 3.000 para la puesta en marcha durante el evento de las diferentes pruebas. De ese dinero, aproximadamente el 25% debería asumirlo el erario público y el resto procedería de la inversión privada.

No obstante, las autoridades ven con recelo esas cifras. Londres partió de una candidatura con un presupuesto estimado de 5.000 millones de euros. A la conclusión de los Juegos, el gasto en el que se incurrió superó los 14.000 millones. Y ese es el principal temor de las autoridades galas. Además, la potencial candidatura parisina cuenta con el respaldo de apenas el 60% de los franceses según la última encuesta realizada por el prestigioso L'Equipe, frente a casi el 90% que en 2005 apoyaban la candidatura de Paris para los Juegos Olímpicos de 2012.

La decisión se tomará en Abril, cuando la alcaldesa informará de cuál es el resultado final de sus reflexiones y determinará por qué evento opta finalmente.




Participa y comenta esta noticia

 
Top