• La presencia y actividad de los cracks del FC Barcelona en las redes sociales contribuyen a crear y difundir a nivel mundial la marca del club

  • El crecimiento de la audiencia en los perfiles de jugadores como Messi, Iniesta, Neymar o Luis Suárez se refleja en un incremento de las ventas directas del Barça



La comunicación 2.0 no es una ciencia, pero tiene una efectividad similar a la del método científico. Un ejemplo: durante el Mundial de fútbol de Brasil 2014, los internautas lanzaron más de 672 millones de tweets relativos a la actualidad del campeonato. Los dos jugadores más mencionados en este rastro de mensajes fueron dos integrantes del primer equipo del Barça: Leo Messi y Neymar Jr. El impacto global de las menciones los convirtió en dos de los deportistas más influyentes del planeta.

Sólo durante el tiempo de juego del primer partido del torneo mundialista, el crack brasileño, que marcó dos de los tres goles de su selección, aumentó en 165.000 seguidores su cuenta de Twitter y fue el más mencionado entre los más de doce millones de tuits que generó el enfrentamiento mundialista. A lo largo de 2014, el perfil oficial Neymarjr fue el que experimentó un mayor crecimiento entre los 300 millones de cuentas que tiene la red de microblogging. Un millón y medio de nuevos usuarios siguieron el brasileño el año pasado y, por tanto, se sumaron a la corriente informativa del Barça.

Estrategias sociales



Estos son datos que confirman la relevancia de las redes sociales en la proyección global de los jugadores. El contenido publicado en el contexto 2.0 consigue un impacto simbólico que libera la imaginación del aficionado, que se implica emocionalmente con sus ídolos. Las redes sociales permiten crear un relato de marca del jugador, una historia que se suma a la del prestigio mundial del FC Barcelona.

Las cuentas oficiales de los deportistas del Barça son herramientas fundamentales para ayudar a construir la marca del club. La difusión de sus marcas personales ayuda a posicionar el Barça en el mercado publicitario, televisivo y digital. Además, también consiguen difundir con efectividad los canales digitales oficiales de la entidad, que cada año experimentan un crecimiento exponencial.

Revalorización de la marca Barça



Los mensajes, vídeos e imágenes que los jugadores cuelgan en sus perfiles se viralizan; de esta manera consiguen más seguidores y, por tanto, más audiencia expuesta a la información que genera el FC Barcelona. Con el tiempo, el crecimiento de la audiencia en los perfiles de jugadores como Messi, Iniesta, Neymar y Luis Suárez se refleja en un incremento de las ventas directas del Barça: camisetas, entradas y merchandising. También repercuten en las ventas indirectas, como son la posibilidad de nuevos acuerdos de patrocinio y la revalorización de los derechos de retransmisión televisivos.

Plataformas como Facebook, Twitter, Instagram o YouTube significan un sistema de comunicación en el que se revaloriza el jugador y el club. Generan un hecho diferencial y único de cada jugador. Permiten conocer la opinión del aficionado y capitalizar su éxito en nombre de un triunfo común: el equipo.

Joel Borrás, responsable de redes sociales de jugadores del Barça como Andrés Iniesta y Luis Suárez, además de Rafinha Alcántara y Javier Mascherano, recuerda que estos medios de comunicación ayudan a "crear el valor de los jugadores", porque "consiguen llegar a la aficionado sin intermediarios". Después de todo, lo que busca un jugador en una red social es "estar más cerca de la afición", explica Borràs. "Antes de ir a la zona mixta, los jugadores pueden expresar lo que les ha parecido el partido en sus perfiles. Se trata de acercarse de una manera más pura a sus seguidores", añade.

Marcelo Méndez, que dirige los pasos de Leo Messi en el contexto social, apunta que para el cuatro veces ganador del Balón de Oro "sus medios de comunicación preferidos son Facebook y Instagram; es donde se siente más cómodo", porque le permiten "hablar con sus fans cuando hay algún evento importante; así puede agradecer en primera persona su apoyo incondicional". Messi, por ejemplo, no tiene cuenta de Twitter, lo que repercute en sus cifras globales respecto a otros deportistas.

"Los jugadores son muy conscientes del impacto de lo que publican en las redes", recuerda Joel Borràs. "Una mala actitud de un jugador en la red social podría perjudicar el Club". Por tanto, los jugadores saben el terreno que pisan. "Tienen muy claro que, si hacen las cosas bien y son auténticos y sinceros, también benefician al Barça. Ellos también representan los valores del Club".

fuente: fcbarcelona

Participa y comenta esta noticia

 
Top