• LeBron reportó a Nike en 2014 unas ganancias de 340 millones de dólares procedentes de las ventas de zapatillas

  • La firma abona al jugador cerca de los 44 millones de dólares anuales por su contrato como embajador de la compañía a nivel mundial

  • En adidas aún continúan preguntándose cómo pudieron dejar escapar a LeBron



Año 2003. La multinacional alemana comete uno de los errores más grandes que jamás haya podido llevar a cabo dentro del baloncesto profesional norteamericano dejando escapar a un joven rookie que iba a debutar esa temporada en la NBA. Doce años después, y conocidos los datos que presentamos en la presente noticia, aún más de uno en la mejor liga de baloncesto del mundo seguirá lamentándose por aquella decisión.

LeBron pudo ser de adidas



Año 2003. LeBron Raymone James es un joven y prometedor jugador de baloncesto norteamericano que despunta en este deporte en el instituto hasta el punto que ya en aquel momento, en sus años estudiantiles, con algo más de dos metros de altura y unas cualidades para este deporte excepcionales, era considerado como una de las grandes promesas llamadas a triunfar en el baloncesto profesional, en la NBA. Durante su etapa en el instituto, en Ohio, fue proclamado por tres veces "Mr. Basketball" y por su cuenta y riesgo decide dar el salto directamente a la NBA sin pasar por los años de experiencia que le hubieran dado el baloncesto universitario. Así, en ese año, 2003, LeBron Raymone James, que a partir de entonces sería (y es conocido) como LeBron James, es elegido en la primera posición del Draft de la NBA por los Cleveland Cavaliers. El resto de su historia deportiva, ya es conocida. LeBron James se convierte desde sus inicios en uno de los grandes del baloncesto NBA. En su primera temporada en la liga se llevó el título de Rookie del Año en la NBA y, desde entonces, el listado de títulos conseguidos no ha hecho más que aumentar, como ser elegido varias veces MVP de la NBA, tener dos anillos de la NBA y lograr la medalla de oro en los pasados Juegos Olímpicos de Londres con los Estados Unidos.

adidas no era una desconocida para LeBron James. No en vano, adidas se encargaba de suministrar las equipaciones y material deportivo a la escuela secundaria en la que LeBron estudiaba por entonces. Y la cercanía y proximidad al jugador le colocaban, a priori, en una situación mucho más ventajosa que la que podía tener en aquel momento su gran rival Nike, una firma que por entonces no era ni la mitad de lo que es en la actualidad dentro de la NBA. El escenario en aquellos momentos era bastante simple: adidas vivía plácidamente con una de las grandes estrellas NBA del momento, Tracy McGrady, que actuaba como gran embajador de la marca dentro del baloncesto profesional norteamericano. Curiosamente, por aquel entonces, adidas perdía a otra joven estrella que ya despuntaba en el universo NBA: un tal Kobe Bryant, que abandonaba la marca alemana a la espera de firmar un acuerdo mucho mejor en lo económico con alguna otra marca interesada.

Nike y una apuesta a lo desconocido



La situación en Nike, por su parte, distaba mucho de ser la que tiene actualmente. Su máxima representación dentro de la NBA era Vicent Carter y en la firma norteamericana suspiraban por dar un golpe en la mesa que rompiera con el status quo existente y que daba cierta ventaja a adidas frente a Nike. Los directivos de la marca del swoosh se encontraban más que interesados en cerrar un acuerdo con una estrella del baloncesto USA que permitiera ascender escalones en su particular carrera con adidas. En un primer lugar todos los ojos se fijaron en la estrella en ciernes que era Kobe Bryant y que acababa de romper su contrato con adidas. Sin embargo, contra todo pronóstico, la firma norteamericana llevó a cabo un giro en su estrategia que muchos en su momento catalogaron como mínimo de arriesgada. Los visionarios gestores que entonces tenía la marca decidieron apostar muy firmemente por un chico de Ohio que tenía potencial para ser una gran estrella dentro del mundo de la canasta: LeBron James.

Hoy, 12 años después, el tiempo parece haberle dado la razón. Hace tan sólo unos días se han conocido unos datos realmente espectaculares. El contrato con LeBron James reportó a Nike la impresionante cifra de 340 millones de dólares en el año 2014, procedentes en su inmensa mayoría de la venta de camisetas de la gran estrella de los Cavs. La citada cifra supone un incremento del 14% en relación a la obtenida en 2013. Si tenemos en cuenta que Nike abona a LeBron cerca de 44 millones de dólares anuales, la inversión en LeBron le reporta a la marca del swoosh un retorno de casi un 8 a 1, es decir, Nike obtiene de LeBron 8 dólares por cada dólar invertido en él.

Dominio absoluto de Nike



Los otros dos jugadores que completan el podium de estrellas que más zapatillas venden también pertenecen al portfolio de Nike, aunque a mucha distancia de LeBron: Kevin Durant y  Kobe Bryant. Durant, que tuvo sus escarceos hace tan sólo unos meses con Under Armour parece justificar con hechos la enorme inversión que Nike tuvo que hacer para retenerlo como embajador. El caso de Kobe Bryant viene a poner de manifiesto el enorme tirón que tiene el jugador de Los Angeles entre los aficionados, sobretodo si tenemos en cuenta que lleva alejado de las pistas gran parte de la temporada por culpa de las lesiones.

Entre los ocho primeros, tan sólo tres de la marca adidas, aunque a muchísima distancia de las cifras vendidas por LeBron. Este es el listado de las zapatillas más vendidas en la NBA en el año 2014:

1.- LeBron James: 340 millones de dólares - Nike
2.- Kevin Durant: 195 millones de dólares - Nike
3.- Kobe Bryant: 105 millones de dólares - Nike
4.- Chris Paul: 32 millones de dólares - Jordan (Nike)
5.- Derrick Rose: 32 millones de dólares - adidas
6.- Carmelo Anthony: 30 millones de dólares - Jordan (Nike)
7.- John Wall: 8 millones de dólares - adidas
8.- Dwight Howard: 1,5 millones de dólares - adidas


Participa y comenta esta noticia

 
Top