• La Dimayor, organización encargada de regular el fútbol colombiano, ha remitido una carta a los medios de comunicación en la que obliga a los mismos a mencionar a su patrocinador principal, Bavaria, o la marca elegida, en sus retransmisiones o artículos en prensa

  • La no observancia de esta obligación supondrá la retirada de la correspondiente acreditación que da permiso para acceder a los eventos organizados por Dimayor

  • Bavaria es patrocinador del fútbol colombiano desde el pasado mes de Diciembre



La situación que atraviesa el fútbol colombiano fuera de lo estrictamente deportivo raya, a veces, lo absurdo. O, si se quiere ver desde otro punto de vista mucho más preocupante, llega casi a la estridencia. Dentro del apasionante mundo del marketing deportivo poco a poco nos hemos ido acostumbrando a que las marcas y firmas comerciales vayan adquiriendo cada vez más importancia hasta llegar a la situación actual que se vive en Colombia, una situación que si bien merece un análisis, el mismo no supone una justificación a algo realmente difícil de entender.

El ascenso del marketing dentro del mundo del fútbol



El fútbol mueve millones. Nadie duda de ello. Y cada vez son más los partidarios de entenderlo como un complemento al verdadero protagonista, el dinero, que como el actor principal del mismo. La evolución que la figura del marketing deportivo, en sus diferentes formas de manifestarse, ha ido experimentando con el paso del tiempo, ha dado lugar a situaciones tan increíbles de llegar a entender como la que ahora se presenta en Colombia.

Quién sabe si quizás este sea el futuro no sólo del fútbol sino del mundo del deporte en general: ser un complemento de una actividad comercial que lo tiene como verdadero reclamo. Hemos pasado de botas sin ninguna identificación de marca alguna a tener una verdadera evolución que aparece con el famoso pacto Pelé y que finaliza con el momento actual, con jugadores portando botas cada una de un color como es el caso de las de la marca Puma. O camisetas inmaculadas sin ningún tipo de patrocinador a otras que parecen verdaderas páginas de anuncios de prensa con publicidad en cualquier resquicio o hueco existente en la misma. La última figura, que ha encendido todas las alarmas, ha sido la del patrocinador que financia la contratación de seleccionadores/entrenadores, como en Italia está pasando en la Federación con Conte-Puma o la más que previsible llegada al Milan de Alejandro Sabella gracias a adidas.

Sin embargo, cuando creíamos haber visto todo dentro de ese sector en este deporte, el del fútbol, nos llegan unas, para muchos, inquietantes noticias desde Colombia que atentan contra la libertad de prensa y que ha puesto en armas a la mayoría de profesionales del sector en aquel país.

Bavaria y la salida de Postobón



Sucedió a finales de 2014. En el mes de diciembre en Marketing Deportivo MD anunciábamos un importante movimiento dentro del fútbol colombiano que suponía la llegada a la División Mayor del Fútbol Colombiano, la Dimayor, de una nueva compañía que cogería el testigo de la hasta entonces patrocinadora principal, la firma Postobón, en un inesperado giro de los acontecimientos que dieron como resultado la retirada del fútbol del país del considerado favorito para continuar dando nombre a la liga.

Bavaria, que ni siquiera estaba entre las firmas que inicialmente se habían postulado ante la Dimayor hasta entonces como alternativa a Postobon en el naming de la competición, presentó una irrechazable propuesta a la organización de una cifra que rondaría entre los 30 y 40 millones de euros que permitiría al grupo Bavaria, a través presumiblemente de su marca cervecera Águila, dar nombre durante los próximos cinco años a la liga colombiana, hasta el año 2020. Se quedaba así con un negocio que mueve millones de euros al año procedentes del patrocino y los derechos de televisión.

Dimayor obliga a publicitar a Bavaria



En este escenario, tan sólo unos meses después de oficializar la relación, el escándalo ha saltado en el fútbol colombiano. Desde hace tan sólo unos días, la Dimayor ha comenzado a enviar una misiva a periodistas y medios de comunicación con una serie de pautas a respetar para obtener la acreditación necesaria que permita a los mismos a acceder a los encuentros y competiciones.

Y uno de los puntos más polémicos de la misma ha sido el que recoge que el medio de comunicación, "a través de sus publicaciones escritas, radiales o audiovisuales, se obliga a denominar, anunciar y asociar cada uno de los campeonatos con el nombre oficial asociado a la marca de propiedad de Bavaria que para tal efecto se elija en calidad de patrocinador", bajo amenaza de, en caso de no cumplir con lo establecido, no conceder la acreditación necesaria para el acceso.

La medida ha suscitado una fuerte polémica en el sector de la prensa deportiva y generalista aunque muy pocos son los que se atreven a contradecir a la competición y a su patrocinador. Las voces críticas contra esta medida, que la observan como un modo de coacción indirecto, aparecen siempre bajo el anonimato o en voz excesivamente baja para no tratar de despertar la cólera de la organización que rige las competiciones dentro del fútbol.

Si hace tan sólo unos días nos sorprendíamos con el nuevo caso "Conte" que adidas estaba planeando para el desembarco de Alejandro Sabella en el Milan, ahora vemos una vuelta de tuerca más a la cada vez más presencia e importancia del marketing deportivo dentro del mundo del deporte.

Participa y comenta esta noticia

 
Top