• El club de Anfield recupera la senda de los beneficios después de 7 años con números negativos

  • La llegada, en 2010, de los nuevos propietarios, el fondo de inversión Fenway Sport Group, clave para la recuperación de la entidad



Tras siete años de difícil caminar, uno de los clubes más importantes de la Premier League, el Liverpool, anunció hace tan sólo unos días una de las noticias más esperadas por los aficionados pero sobretodo por los dirigentes del club británico: la vuelta del club de Anfield a la senda de los beneficios.

El Liverpool vuelve a la senda de los beneficios



Hace tan sólo unos días el Liverpool daba a conocer los números y resultados económicos concernientes al ejercicio 2014, que concluyó el pasado 31 de mayo, y en el que por primera vez en siete años, logró arrojar un balance positivo que le ha permitido volver a la senda de los beneficios.

Así, el club británico cerró el citado ejercicio con un resultado neto antes de impuestos de 1.235 millones de euros, una cifra importantísima que vino a corroborar la enorme progresión de la entidad británica desde hace unos años. De igual manera, el club informó de la cifra de negocios de la entidad, fijada en alrededor de 352 millones de euros, lo que supone un incremento del 19% con respecto al ejercicio anterior.

La llegada de Fenway Sport Group, clave



En estos buenos resultados económicos sobresale, por encima de todo, un protagonista con nombre propio: el del fondo de inversión estadounidense Fenway Sport Group. La mencionada firma desembarca, no sin pocos recelos por parte de los aficionados británicos, en el seno del Liverpool allá por el año 2010 y recoge una herencia lastrada enormemente por las deudas dejadas por los antiguos propietarios del club, Tom Hicks y George Gillett, que obligan a los nuevos dueños, FSG, a acometer una importante reestructuración con el único objetivo de evitar llegar a la quiebra.

Los resultados de aquella gestión fueron recogiéndose poco a poco con el transcurrir del tiempo. La llegada de una ingente suma de dinero procedente de los derechos televisivos, con un reparto para los de Anfield que rondó los 140 millones de euros en la temporada pasada, supuso un incremento cercano al 46% respecto al ejercicio 2013. Para completar las cuentas, se estableció una importante estrategia de expansión a nivel comercial, con la figura de los regionals partners como principal protagonista, que le ha permitido incrementar su portfolio de patrocinadores en siete nuevas entidades que permitieron elevar la cifra de ingresos procedentes de los mismos hasta los 145 millones de euros. En el apartado de la deuda, la misma aumentó en 17 millones de euros hasta dejarla en una cifra cercana a los 80 millones de euros.



Participa y comenta esta noticia

 
Top