• Dos temporadas después, y tras mucha polémica, el club británico recupera el protagonismo del blue bird en el escudo en detrimento del dragón, además de recuperar el color azul para el mismo

Advertisement


Ha costado tiempo, trabajo y, sobretodo, muchas luchas internas para hacerle ver al propietario asiático Tan Sri Vincent Tan que una de las cosas más sagradas dentro del mundo del fútbol occidental es el respecto, cada vez menor todo hay que decirlo, a la tradición e historia de un determinado club. Sin embargo, y aunque con retraso como decimos, los aficionados del Cardiff festejan a estas horas la vuelta de su mítico blue bird al protagonismo dentro del escudo del club.

El fútbol al servicio del marketing



¿Alguien se imagina a un Real Madrid a barra y estrellas dentro de unos años? ¿O a un FC Barcelona completamente de rojo? Año 2012. Los aficionados de uno de los clubes más históricos del fútbol británico, el Cardiff respiran aliviados ante la llegada de dinero asiático procedente de las arcas del nuevo propietario del club, Tan Sri Vincent Tan, que con su aportación vino a salvar la delicada situación económica que avocaba al club a casi una segura desaparición.

Sin embargo, toda inversión requiere una contraprestación procedente de la otra parte. Y la ingente suma de dinero que puso el empresario asiático sobre la mesa del Cardiff tuvo como contrapartida una disposición total y absoluta de los valores del club a conveniencia de los intereses del magnate. Así, mientras los aficionados aún festejaban la solución a sus problemas, comenzaron a conocerse las primeras acciones y decisiones de la nueva cúpula directiva del club. Y una de ellas pronto suscitó una seria polémica: el club, que tradicionalmente vestía de azul, dejaría este color para la segunda indumentaria, mientras que la primera camiseta sería en color completamente rojo. Además, para asombro de los hinchas, su escudo también cambiaría, pasando del tradicional blue bird a un dragón completamente rojo. El objetivo de ambas medidas, conquistar el mercado asiático para rentabilizar la inversión.

El "blue bird" del Cardiff expulsa al dragón chino



Las redes sociales rápidamente se convirtieron en un hervidero de críticas procedentes por parte de los aficionados británicos a la decisión del club de someter la tradición a la ambición del marketing, convirtiéndose en un claro ejemplo de cómo en la actualidad el mundo del deporte en sí está supeditado casi al 100% a esta actividad.

Desde entonces, dos años se han vivido de enfrentamientos entre una gran mayoría de aficionados y la dirección del club con el objetivo de retornar a sus valores principales. El ascenso conseguido hace tan sólo dos temporadas que le permitió disputar la Premier League fue la gota que colmó el vaso para los hinchas, que vieron como este antojo del nuevo dueño provocaba que su equipo se paseara por los campos de la competición con colores y distintivos erróneos. Sin embargo, no hay mal que cien años dure y el dueño del club parece haber recapacitado al respecto.

Así, el Cardiff ha anunciado la presentación oficial de un nuevo escudo del club donde se recupera el protagonismo del blue bird identificativo de la entidad y el color azul como color identificativo y protagonista del mismo a partir ya de la próxima temporada, un escudo en un tono muy similar al original que fue cambiado por el del dragón hace tan sólo un par de temporadas.

Con ello se recupera así una importante parte de la tradicción del Cardiff que tanto reclamaban los aficionados del club británico a la vez que se pone de manifiesto nuevamente el debate sobre hasta qué límite puede llegar el mundo del marketing dentro del fútbol. ¿Un Real Madrid a barras y estrellas? ¿Un FC Barcelona completamente rojo? El tiempo dará y quitará razones... Por de pronto, convendría recordar que el Madrid ya luce esta temporada un dragón en su camiseta como guiño al mercado asiático.



Participa y comenta esta noticia

 
Top