• Carlsberg exige a la DBU, la Federación Danesa de Fútbol, la resolución cuanto antes de su conflicto con el Sindicato de Jugadores que pide más dinero por acudir a la Selección

  • En la DBU ven con preocupación la posibilidad de perder a uno de sus principales pilares en el cuadro de patrocinadores si no solucionan la disputa a la mayor brevedad


El amplio, y cada vez mayor, protagonismo que están adquiriendo las firmas y marcas comerciales que desembolsan ingentes sumas de dinero para unirse en calidad de patrocinadores oficiales a entidades deportivas está deparando escenarios y situaciones impensables hace tan sólo unos años hasta el punto de poder permitirse el lujo o atrevimiento de amenazar a las mismas al objeto de que la actitud de estas lesione lo mínimo a la imagen de marca de dichos sponsors. Esto es lo que ha ocurrido en la Federación Danesa de Fútbol con uno de sus principales patrocinadores.

Toque de atención



Uno de los principales patrocinadores de la Federación Danesa de Fútbol, la cervecera Carslberg ha dado un serio toque de atención a la misma para resolver, lo antes posible, el conflicto que mantiene con el Sindicato de Jugadores ante el temor de que el mismo pueda acabar afectando a la imagen de marca de la compañía cervecera.

El quid de la cuestión, la disputa en los términos que deben regir en sus acuerdos  por los salarios, ha provocado una amplia disputa que amenaza con llevar a la suspensión al fútbol danés, que tiene en la marca cervecera junto con Sportmaster y adidas, a uno de sus grandes sponsors, pilares fundamentales para dar viabilidad y sustento a su proyecto.

Preocupación por su imagen



Carslberg ha advertido que el conflicto afecta negativamente a la imagen de su marca que si bien puede no estar afectada de un modo directo, la extensión en el tiempo de dicha disputa sí que puede acabar pasándole factura a nivel de imagen en el fútbol danés.

La situación es tan complicada que puede acabar con que el todavía seleccionador danés, Morten Olsen, que acaba de anunciar su retirada de la selección nacional tras la Eurocopa de 2016 si Dinamarca finalmente se clasifica, tenga que hacer su lista de convocados para los próximos compromisos con la selección con jugadores que no pertenezcan al Sindicato de Futbolistas profesionales danés, esto es, un equipo que los medios del país ya catalogan no como una versión "B" de la selección sino como una opción "C" como mínimo.

Y ahí es donde comienza realmente la preocupación de Carlsberg, que considera que una lista con estos jugadores puede acabar echando por tierra toda su estrategia comercial con la Selección Nacional, por la cual paga una sustanciosa suma de dinero que van directamente a las arcas de la Federación Danesa.

La Federación Danesa de Fútbol, conocida como la DBU, se encuentra ahora por lo tanto ante un doble dilema por resolver: el primero, el conflicto con los jugadores que le exigen más dinero por su asistencia a la Selección Nacional. El segundo, la amenaza de Carslberg de comenzar a valorar la oportunidad o no de continuar al lado de Dinamarca si dicho conflicto no se resuelve cuanto antes.

Participa y comenta esta noticia

 
Top