• La DFB alemana exige una revisión de su contrato con adidas y le advierte de abrir las puertas a Nike

  • Hace tan sólo unas semanas, otra entidad alemana, el Bayern de Munich, hacía la misma petición a la marca de las tres tiras



Lo venimos contando desde hace ya algunas semanas. El acuerdo alcanzado entre el Manchester United y la multinacional alemana adidas, que reportará al club británico la friolera de casi 100 millones de euros anuales durante los próximos 10 años (excepción hecha de la letra pequeña de ese contrato que exige al club de Manchester como mínimo clasificarse para la Champions League para cobrar esa cantidad) ha provocado un seísmo dentro del sector de la sponsorización técnica que, a día de hoy, nadie logra ni tan siquiera imaginar cuáles pueden ser las consecuencias del mismo en el corto-medio plazo. Sin embargo, se están produciendo una serie de señales con este escenario como telón de fondo que vaticinan movimientos inimaginables hace tan sólo unos meses. El último, el aviso de la Federación Alemana de Fútbol.

adidas, ¿sin capacidad para más?



Desde que se alcanzara aquel acuerdo, muchos pusieron en entredicho la capacidad de los alemanes para poder acometer otras operaciones de la envergadura de la del Manchester, sobretodo teniendo en cuenta los importantísimos clubes y federaciones que tiene en su portfolio, no sólo dentro del mundo del fútbol, que a buen seguro iban a pedir un incremento en las cantidades que percibían de adidas a la vista de lo que la entidad estaba dispuesta a abonarles a los británicos, teniendo en cuenta que deportivamente hablando el Manchester no pasa, precisamente por su mejor momento (ni siquiera se ha clasificado para Europa esta temporada).

Y a tenor de los últimos acontecimientos en torno a la marca, así pareciera. Por de pronto, la marca ha confirmado su salida de la Selección Inglesa de Cricket, a la que lleva patrocinando desde hace años y de la British and Irish Lions, que tampoco continuarán junto a los alemanes. Estas decisiones no se ciernen exclusivamente al apartado de las entidades deportivas sino también a sus embajadores. Recientemente informábamos de que Andy Murray no renovó con adidas por la imposibilidad de los alemanes de poder llegar a las exigencias del británico tras el acuerdo alcanzado con el United.

Nike, demasiado silencio



Si esperada era la situación que actualmente viven en adidas, se podría calificar de sorprendente la que viven en su gran rival, Nike, donde una sospechosa inactividad ha ido acrecentando los rumores de que en la firma de Oregon están preparándose para algo realmente grande.

Así, cuando todo el mundo daba por hecho su renovación con el United por una cifra cercana a los 70 millones de euros anuales, Nike se echó a un lado para dejar en bandeja de plata de su gran rival a los diablos rojos. Pero no fueron las únicas "pérdidas": el Oporto portugués, club equipado por Nike, también abandonó la disciplina norteamericana para incorporarse a filas de Warrior, ahora New Balance y en Italia, la Juventus de Turin pasará a estar equipada precisamente por adidas, dejando a Nike en la estacada. Y todo ello, con una aparente indiferencia en Nike que ha provocado la aparición de innumerables rumores que ponen a Nike en operaciones orientadas a hacerse con grandes clubes actuales de adidas.

Alemania, el gran dolor de cabeza de adidas



En adidas, mientras tanto, esperaban algo que se veía venir: las peticiones de los actuales clubes y entidades equipadas por adidas de revisar su relación y, sobretodo, las retribuciones que los alemanes abonan a los mismos. Sin embargo, cuando todos los ojos estaban fijados en el Real Madrid, con Florentino Pérez a la cabeza, los grandes dolores de cabeza para adidas vienen precisamente de territorio amigo: Alemania.

Hace tan sólo unas semanas el Bayern de Munich, recordemos, club al que sponsoriza técnicamente adidas y del que además es accionista la firma alemana, advertía a la marca de la posibilidad de una posible no renovación una vez concluya su actual vinculación si no se advenían a negociar unas nuevas condiciones en su contrato, sobretodo económicas.

El aviso cogió desprevenida a la firma que recogía así la primera de las solicitudes que se espera lleguen a su mesa de los clubes y entidades a los que patrocina. Sin embargo, mientras aún trataban de asimilar la advertencia procedente de un club del que es incluso, como decimos, accionista, la marca ha vuelto a ver como sus intereses en Alemania se volvían en su contra. Así, esta vez una organización, la Federación Alemana de Fútbol, la DFB, ha sido la siguiente en llamar a la puerta de adidas para informarle de la necesidad de revisar una relación por la que recibe menos de 30 millones anuales. Como referencia, Nike abona a Francia 42 millones de euros por año mientras que Inglaterra cobra de los norteamericanos una cifra superior a los 33 millones. Y esos son los datos que pone la DFB a adidas en la mesa para renovar su relación, advirtiendo que no cierra las puertas ni a Nike ni a ninguna otra marca interesada.

El mercado comienza a moverse y todos los ojos miran hacia adidas y su capacidad de resupesta. Nike espera pacientemente mientras adidas ve como tiene al enemigo en casa.



Participa y comenta esta noticia

 
Top