• Por sorpresa y sin previo aviso, la marca alemana anuncia que no renovará su relación con la NBA

  • La organización esperaba una disputa a tres por los derechos de sponsorización técnica que le reportara una importante suma de dinero a sus arcas



Sorpresa. Esa es la palabra que puede definir el sentimiento general de la gran mayoría del sector tras conocer la decisión de la multinacional alemana adidas. Y preocupación es la que mejor puede definir la que tienen en el seno de una de las organizaciones deportivas más importantes del mundo, la NBA, tras comprobar que las noticias que llegaban desde la sede alemana en Estados Unidos eran totalmente ciertas: adidas no renovará con la mejor liga de baloncesto del mundo cuando concluya su contrato.

La NBA se queda sin uno de sus grandes pretendientes



Hace tan sólo una semana lo anunciábamos en Marketing Deportivo MD: la NBA, una de las organizaciones deportivas más importantes del mundo, se frotaba las manos ante el esperanzador horizonte que vislumbraba de cara al 2017, año en el que debería entrar en vigor el nuevo acuerdo de sponsorización técnica con una de las marcas interesadas.

El panorama se antojaba de lo más beneficioso si cabe para la organización: adidas, actual patrocinador que ejerce esta función desde el año 2006 a cambio de 400 millones de dólares por 11 años de duración, era junto con Nike y con Under Armour, una de las tres grandes candidatas a a hacerse nuevamente con el patrocinio principal de una de las competiciones deportivas más importantes del mundo.

Los motivos para tan desbordado optimismo eran más que consolidados en todas y cada una de las aspirantes: adidas no podía permitirse perder un valor tan sumamente importante en el deporte estadounidense y mundial como es el de la NBA, sobretodo tras la pérdida de terreno en el mercado de la ropa deportiva en suelo norteamericano a favor de otra de las aspirantes, Under Armour, que fue capaz de arrebatarle a los alemanes la segunda posición en este mercado.

Nike basaba su interés en el cierre de un importante círculo que nacía con el patrocinio personal de las principales estrellas del baloncesto norteamericano para concluir, si podía, con el patrocinio de la NBA. Y para ello estaba dispuesta a poner toda la carne en el asador, sobretodo si, de paso, podía asestar un golpe mortal en el sector a su gran rival adidas.

Para Under Armour la aspiración era igualmente importante y motivadora: una posible llegada a la NBA con el rol de principal patrocinador en el apartado de la sponsorización técnica podría reportarle una exposición mediática a nivel mundial que le permitiría explotar exponencialmente su enorme potencial, además de con ello volver a demostrar a Nike y adidas, sus dos rivales, su enorme potencial y capacidad para poder hacer frente a las hasta ahora dominadoras del sector.

¡adidas deja plantada a la NBA y no renovará!


Sin embargo, tan sólo una semana después, el escenario que tan positivo se mostraba para la NBA ha dado un verdadero vuelco tan sólo con una decisión que procedía de la sede alemana y que nadie esperaba: adidas se retiraba de la puja y anunciaba que no renovará su contrato de patrocinio de la liga profesional de baloncesto estadounidense, la NBA, una vez concluya la temporasda 2016/2017.

Los argumentos expuestos por la entidad, un reposicionamiento de la compañía dentro del sector que motivaría una salida de una de las competiciones más mediáticas y con mayor número de seguidores en todo el mundo, algo que no logra entenderse muy bien dentro del sector. El objetivo de adidas pasa ahora por el personal endorsement, un argumento del que ya hablamos hace ahora algunas semanas y por el que la marca ha anunciado que alcanzará importantes acuerdos de representación a nivel de embajadores con más de 500 deportistas de las principales disciplinas deportivas en los Estados Unidos.

Un jarro de agua fría para la NBA


La decisión, sin embargo, no acaba de convencer a nadie dentro del sector. La marca pierde de esta manera y voluntariamente a uno de sus grandes valores dentro del deporte a nivel mundial y más que deberse a una remodelación de su estrategia, más de uno considera que la decisión viene precipitada por las preocupantes cuentas de la marca y sus últimas inversiones que habrían obligado a la entidad a tener que renunciar a un importante valor como es la NBA.

La otra parte que también ha recibido como un auténtico jarro de agua fría la decisión de los alemanes no ha sido otra que la propia NBA, que de frotarse las manos ante la lucha que se vaticinaba entre las tres firmas, ha visto como se ha pasado a una situación entre dos y donde las mismas jugarán con la ventaja de tener un rival menos para la puja, lo que puede provocar que la misma sea sensiblemente inferior a la que en principio pretendía ingresar por este concepto la NBA.

La decisión de adidas es una de las que, a buen seguro, serán una de las noticias de este año 2015. Y mientras el resto del mundo trata de descifrar cuáles son los verdaderos motivos de esta huída de adidas de la NBA, en la liga ya comienzan a hacer números acerca de las potenciales pérdidas que la postura alemana puede haber dejado con respecto al nuevo acuerdo a firmar.


Consigue 25.000€ y date un capricho

Participa y comenta esta noticia

 
Top