Agüero y Di Maria en un enfrentamiento Manchester City - Manchester United en la Premier League
  • La operadora considera excesivo el coste de la venta de dichos derechos

  • Virgin ha presentado una demanda ante la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia británica, la Ofcom, para anular la venta de los mismos



Hace ahora justo una semana se conocía uno de los acuerdos comerciales por los derechos televisivos más grandes jamás alcanzado en el mundo del fútbol: la Premier League anunciaba la venta de tales derechos para el nuevo periodo de explotación de tres años de duración a partir de 2016 por 6.900 millones de euros, esto es, aproximadamente 2.300 millones de euros anuales. El acuerdo rápidamente se convirtió en portada de medios de comunicación deportivos y generalistas además de generar un amplio debate en las redes sociales acerca de la conveniencia de utilizar el sistema de la Premier para la venta de los mismos, un sistema basado en un paquete conjunto, o el que defienden los grandes del fútbol español, sobretodo Real Madrid y FC Barcelona, de una negociación a nivel individual. Todo el mundo alababa el acuerdo firmado salvo la operadora Virgin, que se siente gravemente perjudicada por la venta de dichos derechos hasta el punto de recurrir al órgano regulador de la competencia británico para que declare nulo el acuerdo alcanzado.

14,6 millones por partido



Los ingresos obtenidos por la Premier League en los últimos veinte años ha experimentado un incremento espectacular hasta el punto de vender el nuevo periodo de tres años por casi 7.000 millones de euros, esto es, 2.300 millones de euros anuales, un incremento de casi el 70% con respecto al acuerdo anterior, incremento que supera y con creces todas las previsiones que los analistas esperaban obtener para dicho periodo de venta, que en el más optimista de los casos alcanzaba el 40% de subida.

La espectacular subida cobra si cabe más importancia si tenemos en cuenta el coste individualizado que ello supondrá que tengan que pagar las dos operadoras que finalmente se han hecho con los citados derechos. Así, de los siete paquetes en los que se dividía la venta, Sky Sports se aseguró 5 por valor de 5.700 millones de euros mientras que BT Sports se quedó con los otros dos por 1.200 millones de euros. Todo ello ha implicado que el coste por partido para las operadoras se haya disparado de los apenas 800.000 euros del acuerdo alcanzado en el periodo 1992-1995 a los más de 14,5 millones de euros que supondrá el coste por partido del nuevo perido que entra en vigor a partir de 2016.

Virgin denuncia ante la Ofcom



Poco se ha hablado sin embargo de la otra gran aspirante a hacerse con tales derechos, la operadora Virgin Media, que ha visto como los mismos han ido a parar, nuevamente, a los actuales propietarios, las ya citadas Sky Sports y BT Sports pese a los intentos de hacerse con los mismos. Sin embargo, desde un principio la cadena ha venido denunciando la manera de negociarse la venta de tales derechos.

Así, frente a la tan defendida venta conjunta, la operadora considera que la misma no hace más que incrementar el precio de venta de un producto por un precio que, en su opinión, está completamente fuera de mercado. Por tal motivo no dudó en poner en conocimiento de la Ofcom, la oficina encargada de velar por la competencia en el Reino Unido, un sistema que considera injusto y orientado a la sobrevaloración de tales derechos.

El pasado 28 de enero, Virgin realizó una solicitud formal a la Ofcom para exigir la suspensión de la subasta de los derechos de la Premier League hasta que el órgano regulador estudiara de manera detenida el sistema de comercialización puesto en marcha por la Premier y que ha supuesto una inflación de más del 200% en los últimos años en la venta de tales derechos. La petición fue rechazada y el proceso de subasta siguió adelante con el resultado ahora conocidos por todos.

Sin embargo, la negativa no ha sido motivo de desaliento para Virgin que nada más conocer el resultado de la misma ha vuelto a presentar una nueva demanda ante la Ofcom para exigir la revisión del sistema y, en su caso, y si procede, la anulación de la venta conjunta de los derechos de la Premier League. La Ofcom ha puesto en marcha un procedimiento de investigación cuyos resultados se darán a conocer este mismo mes de marzo. Desde la Premier League se limitan a defender la venta de sus propios intereses al mejor postor, asegurando que gran parte del dinero recaudado repercutirá de manera positiva en los clubes de manera directa a través de las obras de mejora en los estadios que a la larga beneficiará a los aficionados.

Participa y comenta esta noticia

 
Top