Kevin Plank, presidente de Under Armour
  • La marca de Baltimore sigue su imparable ascenso y rompe la barrera de los 3.000 millones y eleva sus ventas hasta un 32%

  • La firma va apuntalando su presencia en el sector con un único objetivo: derrotada ya adidas, el siguiente paso es Nike



Una de las firmas que más crecimiento exponencial está viviendo en los últimos años, la compañía presidida por Kevin Plank, Under Armour, ha hecho públicos estos días los números con los que cerró el ejercicio 2014, unos números que vuelven (o debieran volver) a convertirse en un motivo de preocupación más que importante para sus dos grandes rivales en el mercado de la ropa deportiva: Nike y adidas.

Under Armour supera los 3.000 millones de dólares en 2014



La firma presidida por Plank ha hecho públicos el informe correspondiente al cierre del ejercicio fiscal, finalizado el pasado mes de diciembre. Así, la compañía ha superado la barrera de los 3.000 millones de dólares para elevar su cifra de ventas hasta un 32% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

No quedan ahí las buenas nuevas para la marca de Baltimore. Under Armour registró un beneficio de 208 millones de dólares, lo que supuso un incremento de hasta el 6,7% con respecto al año anterior. Del mismo, más del 55% corresponden a una espectacular subida de las ventas del calzado deportivo, que vienen a suponer casi 86 millones de dólares de la facturación total del grupo.

A la caza de Nike


Under Armour ha pasado de ser una firma simpática que crecía a un importante ritmo a convertirse en una verdadera preocupación para las grandes firmas dominadoras del sector, sobretodo Nike y adidas. La firma, con un ritmo de crecimiento imparable en los últimos años que ya quisieran para sí las dos gigantes citadas anteriormente, ha logrado incluso desbancar a la multinacional alemana adidas de la segunda posición que ocupaba hasta entonces en el mercado estadounidense.

Superada adidas, el siguiente objetivo que se plantea (quizás más en el medio/largo plazo) sea el actual número uno que ocupa la multinacional norteamericana Nike, para lo cual la marca ya ha comenzado a tomar posiciones dentro no sólo del mercado USA sino igualmente a nivel internacional. Y aunque a día de hoy es una hazaña inviable desde un punto de vista realista, no es menos cierto que la marca ya ha comenzado a dar serios avisos a Nike, como el último caso de la renovación de Kevin Durant por parte de Nike que, ante el acoso de Under Armour, se vio obligada a hacer un sobreesfuerzo económico para lograr mantener a la estrella de los Thunder en el portafolio del swoosh.

Participa y comenta esta noticia

 
Top